30.12.07

Canción de cuna (Intermezzo)

Deberíamos, digo yo, aprender a quedarnos de vez en cuando, algunos días,
en el interior de lo que somos ahora. Porque afuera está la escarcha intacta del
invierno que no termina de irse entumeciendo todo lo que no supo cuidarse y,
en cambio, adentro, muy adentro, la esperanza de que todavía
tengamos algunas cosas que perder.

Laviga


Entonces era un abismo que se abría bajo los pies. El propio peso del cuerpo hacía la hendidura más profunda y por ella penetraban raíces que impulsaban al fondo.

— Tocar fondo —decía la voz—, a partir de allí renacer.

Nunca podía llegar o simplemente allí es donde había radicado su domicilio, desprevenido, no sabía que eso era el fondo, que más hondo no era posible. Lo confortaban las sombras y los escaparates tenebrosos con muñecos pálidos sin ojos, sin sexo ni vestidos. Nunca podía, o no sabía.

—La suerte está dentro tuyo —clamaba la traducción del grito y agregaba—, estás solo. Es sólo el comienzo...

Es el momento de hablar de cómo se disparaba la adrenalina, de los niveles de glucosa y la frecuencia cardíaca alterada. El precipicio y también el vértigo, la sensación de caída. Una montaña rusa que además extasiaba. La asfixia fascinante. No podía tragar, sentía esa obstrucción y a la vez veía con los ojos cerrados todo lo que por dentro pasaba: las tripas de un corazón retorcido por latir arrítmico durante el tiempo de humos y amores erráticos, un músculo aburrido de desidias y de días feroces y sin treguas.

—Esta es la imagen clara de un lenguaje que es intervalo hecho silencio —interpretaba mientras el reloj sangraba lágrimas de tabaco.

La curiosidad apresaba de tal forma que ni siquiera era capaz de sumirse en la desesperación de hallarse desnudo frente a su ínfimo universo.
En el foso estaba la aguda serpiente del remordimiento, la culpa tomando sus garras para arrancar la piel que sólo servía para esconderse tras una suavidad simulada por cremas y azúcares perfumados.

—Las palabras, mis fantasmas, como vientos que se soplan sin efectos ni contrastes —repetía como una plegaria.

Cada tanto también estaban las caricias, podía amar esa humanidad que pequeñita se hacía pantagruélica, inabarcable y, cuando se sentía a salvo, volvían a clavarle unas agujas muy filosas en la espalda.
Lo que se veía: una cunita transparente, una manito pequeña que necesitaba de su mano, un fallo general que había que reconocer.
Y perdonar.

—Mami, tengo miedo. Prendeme la luz, la suavecita, en el ático se celebran orgías demoníacas. Yo se, los brujos hacen sacrificios. Hay nenes besados por señores que huelen mal —lloraba abrazándose a sus pañuelos de papel.

El pozo olía a sacrílego estupro y el único juego posible para salvarse, era el de perder la vida en él.
O matar.
Enchastrado de su interior, el asco se manifestaba incontenible. El nene crecía. El nene crecía. El nene crecía y se elevaba para tocar el cielo y tocarse. Él, su cielo propio imperfecto, vulnerable, humano, querido y acariciable. El nene debía vomitar la repugnancia y la tristeza, la bilis de sus odios. El nene era más humano que hace un rato.

—Tenés que hacer pedazos las mejores intenciones de los peores intencionados —la voz le susurraba y le ordenaba—, evadí los cuervos de la pena, dejalos en el balde, deciles que se vayan a otra parte, que aquí sobran, que se mueran.

—Mami, tengo miedo de los sueños —contestaba él.

—Todo puede reinventarse, los colores que elijas, prestá atención a los colores que no mientan —respondía la canción de cuna.

—Mami, estoy tan solo, tan lleno de mí que temo verme cuando el despertar.

Y entonces deseaba que aparezca y lo deleite. Pero esa imagen no venía. Inútil forzarla, ya vendría, todavía era muy temprano. Sin embargo las ansias, mirarla desde lejos. Quería tocarla pero estaba lejos, aún así, a la distancia podía ver que era dorada, amarillo fulgurante como las grandes inteligencias. Resplandecía lejana.
Iba a esperarla, comenzaba a sentirse libre.

—Mami, podés apagar la luz. En las sombras descansaré mejor —pensaba, rezaba, imploraba—: Mañana debo recordar que amar es la pequeña e irrefutable esperanza en este adverso y malogrado territorio del constante olvido.


archivado en: plantas medicinales

26.12.07

Afinando selecciones afectivamente elegidas

Mención del Jurado que, si de algo sabe, es de poesía.
Así que coloco mi estatuita junto a la de un Segundo Premio de un Torneo de Paddle de 1994 y el diploma del Primer Premio del Concurso de Manchas organizado por el Club Defensores de Hurlingham en el año 1974.

Y con este importante acontecimiento en el mundo de la literatura blogueril, damos por concluido el debate "Los blogs no sirven para un catzo" vs. "Los suplementos culturales tienen la posta", demostrando que sí, pero depende.

archivado en: autobombines y la puta que vale la pena ser blogfer

25.12.07

Navi.dat

Un cielo que se deshoja en brillos y estruendos, la extravagante luna surge entre nubes negras y desaparece.
Y asoma nuevamente, es como una torta de crema fluorescente que se esconde del ruido y cada tanto sale para ver las estrellas artificiales.
Todo es ilusorio y más los vasos las botellas de estólida sonrisa. Mi copa light demacrada en dulce ficticio ciclamato cero calorías no chorrea fulgores ni victorias. Tedio un poco tal vez melancolía del ritual de los regalos, de cuando no nos conocíamos demasiado, éramos familia, intentábamos ser familia.


VILLANCICO

Supongamos que el sólo por hoy no es simple slogan que publicitan los buenos, que hay un señor de barba parecido al de la peli que ama a su prójimo como a él mismo, que las caricias no son imperiosas, ni es urgente la necesidad y extrañar es un verbo que no existe.
Supongamos que el crimen paga y el esfuerzo justifica, que los cadáveres del miedo son meras momias a visitar en el antropológico regional, que diez mil kilómetros de aire o de agua no son motivo, que en la heladera hay algún pecado sin manzana original.
Supongamos que esta vez, el intento cobra y el futuro dignifica.



Extraño al viejo y sus turrones caros, a mi hermano bailando "mi perro dinamita" rodeado de ramas infantiles saliendo de sus brazos, piernas, esa fronda de inteligencia sublime en su cabeza, lo exhausto del estrago tóxico, la noche en que con una canción muy lenta y apacible dormimos en el living a todos los bebés de nuestro mundo.
Extraño al gordo y sus piropos, la eterna conversación sobre rock, el sauce y el cable carril que el viejo había construido para que ninguno de los nietos se animara, la calesita llena de princesas pequeñitas con vestiditos nuevos y moños.
Extraño el primer beso de las doce para él, cuando había un él, eje de un motor que parecía indestructible y se mamaba con champán en navidades cuando todo era una visión nueva, sorpresa.


VILLANCICO

Ya no hay nombre.
El nombre de las cosas no es sino una letra ausente en alfabetos, entre la teoría del caos y el anhelo ingenuo de que la sensación de naufragio alguna vez transmute en puerto.
Entre edificios demolidos, escombros de mala fe desparramados como carnes antiguas y paredes que aún conservan el color a fresco.
Ya no hay nombre.
Se fuerzan los subtítulos de una historia mal contada, se analizan una a una las fibras que componen la cuerda del ahorque, las miramos, las deshilachamos, las guardamos en cajitas.
Decidimos que no hay nombre y que no importa demasiado.



Hoy el cincuenta por ciento de lo amado está muy lejos.
Como los globos aerostáticos. Mis amores se han reducido a la expresión más mínima, elocuente: sólo quiero a cuatro personas en el mundo.
Un globo se eleva y se pierde de mi vista. El otro se incendia y cae ante mis ojos.
Esa mujer es mi madre. Esa mujer (otra mujer) es mi hermana. Me gusta el estampado de su pollera.
Esos chicos se van mañana. Los deportan, yo no sé qué cosa sienten. Uno de ellos, esa nena me dice: —quiero vivir con vos.
Y todo lo que yo deseo está muy lejos.
Esa nena (otra nena) será madre en unos meses. No habla, no conozco su voz. Será madre de un bebé al que acunar con canciones lentas y apacibles. Tendrá que aprender a hablar para enseñarle.


VILLANCICO

Así de azul como el lapizlázuli de este anillo, o como aquel arco iris del Polo Sur que se veía de los dos lados como un espejo, pero distintos de cada lado, misteriando casi absurdamente solos, cada uno de los lados.
¿Cómo hago, así de fácil para no querer, no engañar querer, no hacer, divagar que se puede no querer?
Como a ese portón de mala muerte que me dice que no está, que no puede estar, o que un poco, pero no, no quiere, o casi.
Que no estoy porque no sé catequizar a mi naturaleza, no sé de especies perfumadas que aderecen la sorpresa.
Yo lo quiero más arriba de la almohada de mis sueños. Extrañar es un verbo que sí existe y yo sé cuál es el nombre, aunque no pueda decirlo.



El cielo se deshoja en brillos simulados. La luna y los perros no toleran tanto ruido indecente, innecesario.
Y parece que en cualquier momento va a llover, pero no llueve.

archivado en: relatos navidezcos

24.12.07

La cadena de la felicidad navidezca

Como no tuve tiempo de escribir la homilía prenavidal, elaboré un entretenimiento ideal para la cartera de la dama y el bolsillo del caballero que consiste en:
1. Agarrar a este simpático, bondadoso y tierno papá noel


2. Cagarlo bien a patadas.
3. Enviárselo a 45 seres humanos, parientes o bloguers con las mismas instrucciones de punto 1. y 2.
4. Por sobre todas las cosas no cortar la cadena si querés que te hagan muchos regalos importantes y útiles como: cortinas para el living, el palito del cosito que se rompió y sale un huevo, cosos para servir flan y/o ensalada de frutas, algo para tapar los agujeros de los sillones (no la gotita sino algún chaleco sillonero o similar), adornos de buen gusto (no cuadros con negritos llorando ni posters del tiempo), cortinas para la cocina con su barral correspondiente que también se rompió, plantas que no sean potus porque ya tenemos muchos, una piscina olímpica, un ventilador que ande, un kilo de cerezas, un nogal que ya tengas nueces y cualquier otra cosa o adminículo como libro, cd , agenda (almanaques con niños, gatos o gauchos de Molina Campos no, te lo pido por favor), cuadernito nuevo para escribir todo en la misma dirección de siempre, etc.
5. Si cumplís los requisitos y seguís el meme a ultranza, te va a ir fenómeno.
6. Si no lo cumplís te vas a morir. Así que ¡ojo!

archivado en: salutaciones navidezcas de rigor mortis


¡APDEIT! Mirá como será de efectiva la cadena que yo ya recibí mi primer regalo
¡Gracias Inés!

18.12.07

La sopa de Esopo

Fábula del envaselinador de aves raris

Había construido una trampera para cazar aves raris que son una especie de pájara extraña, tal como lo indica la etimología de su nombre: raris-del latín raro, anormal, paradójico, especial, singular, original, freak, una porquería.
El señuelo no difería demasiado de los que se utilizan para cazar horneros, tordos, colibrices o lauchas, pero se caracterizaba por tener adosada una jaula de forma helicoidal con una cúpula realizada por pintores flamencos de plumas rosadas y una virtuosa habilidad para tocar la guitarra española.
Luego de varios años de apresar, para posteriormente liberar millones de canarios, sapos, moscas y moléculas de distinta laya que caían como tontos dentro de la jaula, al fin logró atrapar un ave raris.
Emocionado hasta las lágrimas, colocó a su presa sobre una colchoneta y en un acto de romanticismo supino le envaselinó cada una de sus plumas y ahí mismo le rompió el upite.
El ave raris, contrariamente a lo que cualquier lector sensible pudiera o pudiese conjeturar, no expresó desagrado alguno, y luego de pegarse una duchita ligera emprendió vuelo con la firme promesa de regresar "un día de estos".

MORALEJA: Si sos ave raris, a la larga o la corta te van a envaselinar. Si no lo sos también, pero lo importante siempre es mantener la actitud y ducharse porque nunca se sabe en que ventana habrá una trampa esperando.


Fábula del enfrascador de deseos

Coleccionaba frasquitos de diferentes colores y tamaños y a cada uno de ellos rotulaba con diferentes leyendas que resumían un anhelo diferente. Así como uno de los envases color ámbar llevaba una etiqueta que decía "Amanecer en Puente Alsina" otro, delgado y transparente rezaba "Que esté esperándome con pollo al horno". Había varios frascos idénticos que sólo decían "Que esté esperándome" o, simplemente "Amanecer".
Un buen día se encontró solo en su casa, rodeado de frasquitos de diferentes colores y tamaños. Nadie, desde hacía años, lo esperaba. A la mañana siguiente no amaneció.
Días más tarde, un familiar lejano recogió los pocos objetos de valor que había en la casa, con su ropa hizo paquetes para que los encargados de la parroquia vecina recogieran, se llevó algunos muebles, herramientas, libros, discos y utensilios de cocina.
A los frascos los tiró a la basura.

MORALEJA: no es bueno que el hombre esté solo y enfrascar deseos es bastante pelotudo.

archivado en: fábulas que, pese a su apariencia pavota y superflua poseen una profundidad filosófica que raya el existencialismo y otras corrientes de pensamiento que tanta falta hacen para comprender de qué va la cosa.

16.12.07

La culpa no es del prisma sino de quién ejecuta la refracción

—Una de las cosas que más bronca me da es esta nueva tendencia entre las adolescentes de pretender llamar a los colores en base a cosas, por ejemplo: champagne, salmón, naranja, etc.
—A mí me parece bien, porque en la variedad está el gusto.
—No, está pésimo, así es imposible ganar al tutifrutti. El salmón es un pescado, que a mí no me vengan con este tipo de patrañas.
—Te estás equivocando en un concepto: el salmón es un pescado en caso de estar muerto, si se trata de un salmón que nada despreocupado por el río de La Plata, hablamos de un pez.
—Ahí te cagué, el salmón es un pescado de mar.
—También hay salmón de río. De hecho, es un animalito que pone sus huevos en agua dulce y luego se va de vacaciones al Municipio Urbano de la Costa.
—Te lo acepto, pero tené muy presente que el de río engorda más y que no es posible que el de la Plata albergue salmones ya que la contaminación de las aguas no lo hace posible. ¿O acaso no viste los carteles que indican que está prohibido bañarse ahí?
—No sólo los vi sino que fui yo misma quién diseñó los anuncios que mencionás
—¿De verdad?
—Sí, si querés te muestro los primeros bocetos, casualmente los traigo en mi morral pre incaico.
—¿A ver? Me interesa mucho todo lo que esté relacionado con los cruces del arte y el estructuralismo aplicado a la lingüística.
—Son estos. Fijate que, si bien están realizados en carbonilla, aguzando la vista podrás adivinar contornos de color —precisamente— salmón.
—Eso es lo que más bronca me da. Que al final siempre te bases en pruebas empíricas para demostrar que tenés razón. Y que además las traigas puestas.
—Bueno, si tanto te molestan podés sacármelas.
—Acompañame a la pieza y te las saco.
—Yo te acompaño, pero ¿no íbamos a jugar al tutifrutti?
—Después, después jugamos.
—Ok, pero que sea sin jardinera.

archivado en: me olvidé de archivar y Calamaro es una señora gorda

12.12.07

Tutiplén de calma y de chicha

Por favor, cuando vuelvas traé fasos

Hay una tía soltera que tiene el don de migrar su alma de un lado para otro, y en la televisión ni noticias de ella.
Es que la pobre está perdida entre mascullo y paja mal hecha y la marginación social la induce con crueldad a realizar viajes astrales donde, siempre, indefectiblemente, regresa con el alma mal ubicada. A veces se le acomoda en el omóplato, otras, las peores, se le instala en la aorta y se la obtura. Es entonces cuando vienen los vecinos y la llevan al Fiorito para que "se distraiga" un rato. Esos son sus días felices. El alma se le reacomoda en el lugar correspondiente, es decir, cerca de la ventana por donde ve pasar a los floristas, al churrero, al alazán y, cada tanto algún bicho bolita.


Rondas circulares para cachar la pachamama

En la calle los perros adivinan un amanecer que les cabe en todos los árboles que mear, en todos los canteros que deponer actitud. Diría que son afortunados: viven en una meseta y la gravedad los favorece.
Pero tienen hambre.
Y aúllan cosas que ni vos, ni yo jamás podremos entender porque nuestro lenguaje es complejo y tenemos la tendencia a utilizarlo para, por ejemplo, llamar al delivery o quejarnos de la mala suerte (¡por un numerito, por un mísero numerito!) o de que todavía la infancia nos duele y no superamos la llegada del hermanito. Simples conceptos a leer en galerías despojadas de paredes donde colgar perros, cuadritos de UNICEF o fotografías de artistas que murieron hace rato.


Y poco a poco fui mutando en PPS

Veo mariposas, flores exóticas y coloridas, escucho el murmullos del agua de una cascada y desfilan por mi cabeza frases en new time roman amarillas 36 y comic sans 42 violáceas. Frases kalilgibranescas y bucayneras.
Afortunadamente, él me baja al mundo y vuelvo a ser la asquerosa nihilista excéptica desesperanzada e infeliz que mi naturaleza manda, como corresponde.


Highlander

Si Victor Sueiro esta vez no regresa, habremos perdido la última esperanza de inmortalidad.

archivado en: Belgrano R con R, guitarra

6.12.07

Tutiplén en 2 X 4 (Parte 2)

Porque aún sangra la herida que tu espiante me causó

Me acosté a dormir la siesta pensando en una historia para escribir cuando me levante. De la historia ya no me acuerdo, lo que sí recuerdo es que soñé. Y en el sueño estaba Martín Caparrós. Yo no sé bien cómo es que funcionan los vericuetos del subconsciente ni me voy a detener a pensar demasiado cómo fue que Martín Caparrós se metió en mi sueño, lo que sí sé es que hasta hace muy poquito la siesta equivalía a soñar largas historias tétricas con un personaje maléfico recurrente.
Por eso creo que Martín Caparrós es un gran avance en mi vida.


Si yo tuviera el corazón

Me aprieta fuerte, fuerte, muy fuerte. Le digo: —No voy a irme.
Pero no se trata de mí. Lo que él aprieta fuerte, fuerte, fuerte es al mundo, su mundo. Por un breve rato no quiere que se le suelte.


La pesadilla de su lento tic tac

Una tangible y asombrosa consciencia del paso de los minutos. Existencia cronometrada, algo así. Metemos la boca en un gran paréntesis y nos quedamos dentro tanto como sea necesario. Y la cuota de sorpresa, la cuota de azar, esa cretina.
Tiempo: te presiento cuando venís llegando con albas desgreñadas y las piedras de tu camino sincronizan el despertar, me quedo mirando el instante transitorio donde habito y veo como todo pasa sin que nunca se haga tarde, inmóvil hemipléjica esperando que las flores no marchiten y el viento esparza las cenizas del ayer.


Que la herida que me abriste no se borre de tu mente y las gotas de mi sangre día y noche te atormenten

Apenas un fulgor sentenciado por las filas de un ejército que se atrinchera en la pendiente de lo absurdo porque la fe es un cajón vacío, una pava sin agua, una caravana sumisa de lluvias ácidas, piezas sueltas de un rompecabezas con demasiado cielo y agua, variedad incolora, espacio por donde el viento ataca sin puñales.
Cuando las tarántulas de los sueños vengan a tejer con suspiros de pavor los destinos de los desheredados de alegría, cuando el remolino aglutinante del futuro azote con su látigo de incierto, seré la topadora que arrasará tu bosque de mentiras, me quedarán las manos encendidas por la savia del perdón, del olvido, de la leve figuración subterránea del rencor desvanecido.


Te enloqueció el espacio que fue como un palacio para vivir tu edén

Le damos y le damos a las paredes. M., mi personal salvador de inclemencias domésticas me pide que ponga tanguitos.
—Tenés algo de D’Arienzo?
—Claro.
Seguimos dándole a las paredes. Y entre tango y tango, verde manzana, azul turquesa, unos mates... sólo nos falta bailar, pero no, primero están las paredes. Después vemos.
Pintar es lindo. Con tanguitos más.


Eterna en mi tenaz ansiedad

Ignoro la luz roja y el pasado es una avenida donde mueren cisnes y narcóticos.
El futuro es una lotería donde imbécil gasto esperanzas, luces verdes.
El presente brilla amarillo y es tan breve que me detengo en la indecisión. Un paso más y ya es pasado.


Y aunque quiera quererte ya no puedo porque dentro del alma tengo miedo

Un amanecer huérfano con manos indulgentes que agotadas de acariciar descansan.
El espejo me dice cómo soy, desnuda soy así. O es que el amor me hace bella y vulnerable como él —cuando duerme—, y yo sigo despierta haciendo anotaciones, gerundios curdas* que naufragan en mejillas transpiradas. La sal quedó en la piel y en la sábanas. Muy cerca están las navajas. Podría quitarme los ojos de las cuencas y no verlo nunca más, podría trepanar su cráneo e inyectarle una imagen mía que recuerde, que pueda mantener aún cuando me olvide.


Sin fe ni maquillaje

Me voy a cortar el pelo. Corto. Bien corto. Y pareceré una señora, entonces no va a molestarme que me llamen señora. Ubicación. No sé si es la palabra indicada, pero es la primera que me viene a la mente.


*Esta se la chafé a Bardamu
*La Parte 1

archivado en: tutiplenes musicales

4.12.07

El desafío de la blancura

Breve ataque de blanco, breve, espero que breve, los dedos no hacen nada importante, los dedos teclean búsquedas, la actriz esa, el pintor aquel, los dedos no hacen nada que responda al mundo que pulula entre un segundo y el siguiente, pienso, escucho tangos que me dicen "milagrosa musiquita de cristal", que me hablan de amor y de bondad y sonrío porque es lo mejor que escuché que alguien haya dicho pensando en otro, "milagrosa musiquita de cristal", "milagrosa musiquita de cristal", pienso que la época de oír, leer lo mejor que alguien podía decirme ya pasó, pienso que mi corazón siente mucho la ausencia de poemas, pienso "en el trágico final de mi desesperación", pienso qué estará pasando en la zona que me es inaccesible, pienso que es tan vana la pena expuesta como un folleto de lencerías, que todo es una infrecuencia, una arandela perdida, un clavo que no saca otro clavo, un clavo, la sensación de agria injusticia, la certeza de que no debiera ser así, "y entonces te busqué, creyéndote mi salvación", pienso que no puedo resignarme a creer que el amor se haya convertido en esta eterna insuficiencia, pienso en los suicidas esenciales, románticos hasta el culo, pienso en los huevos que hay que tener para no llegar a la morfina que aplaque un poco (sólo un poco) el dolor, pienso en el dolor y pienso en ella y su dolor que no se nota, pienso que todo está al revés, tan equivocado, "yo te dí un hogar, siempre fui pobre pero yo te dí un hogar", pienso que igual entiendo, trato, hago enormes esfuerzos, y es así como los dedos se activan, comienzan a desentumecerse, los dedos responden y, al final escribo, no es tan grave, tengo la tendencia inversa a la que tenía hace dos mil años, tengo la tendencia a la sonrisa, "nace la aurora resplandeciente", y hay lavandas secas que recogemos en nuestras caminatas, hay medicinas que calman el sufrimiento, pienso que no estamos listos para "el viaje que desciende hasta el color final", el blanco es blanco ahora, pienso que "si hay algo que jamás yo te perdono" y pienso que ya te perdoné todo, tanto que casi no me acuerdo de cuánto te adoré, pienso que siempre "la vida está en flor, tenés que seguir", pienso "milagrosa musiquita de cristal", "milagrosa musiquita de cristal", pienso que seguiré enamorándome cada vez que se me cante aunque sea ridículo, aunque no haya acuse de recibo, aunque no haya remedio, por las dudas quede algo, una micro partícula de eso que veía tan claro como el blanco, este blanco, breve ataque de blanco.

archivado en: lo bueno si dos veces

2.12.07

¡Mamá, mamá, mirá a tu nena!

Comprá Perfil que estoy yo, con gorrito y todo.



El cuento también está acá

archivado en: autobombines

29.11.07

De todas maneras

Llevar una vida normal, con muchas ocupaciones y organización de horarios y trayectos es agotador.
De todas maneras me da placer.

Martes, miércoles y jueves. Viajes a Capital por distintas cosas y varias de las mismas. Mucho desplazamiento, pero la verdad es que el tren me gusta. Me encariñé con el San Martín. Es muy lumpen y lo hice mío. Definitivamente.
Me gusta pero me molestan los vendedores ambulantes y los mangueros profesionales. Mucho me molestan. No me dejan concentrar en la lectura y pasan uno tras otro.
De todas maneras, me gusta viajar en tren.

Hoy cobro. Es posible que cometa un enorme desatino y me compre un cosito para escuchar mp3 y adiós a las interrupciones indeseadas. Pero no puedo leer y escuchar música al mismo tiempo. Y a mí en el tren me gusta leer. Leer, mirar por la ventanilla y pensar historias. Anotar en el cuadernito.
De todas maneras, tal vez me lo compre.

Mi compañero de asiento tiene uno. Casi todos tienen uno. Pero mi compañero de asiento no sólo escucha sino que también canta de la manera inaudible entrecortada del que no se da cuenta. No logro dilucidar qué es lo que escucha: mseeee morr tal vez tu maaaa que por que mmmmm todo dig maaaaa. Algo así. Siento curiosidad, pero más que eso, tengo ganas de pegarle un trompazo para que se calle y me deje leer.
De todas maneras, cierro el libro y me resigno una vez más.

Últimamente tengo demasiadas ganas de pegarle a gente. Ayer a una colombiana inepta y pedante —creo que no hay peor mixtura que la inoperancia con la soberbia— que no logró hacer una impresión en la que coincidieran las fases. Esta mañana un vecino hinchapelotas que no comprende —pese a que hace años que pasa consecutivamente un día a la semana ofreciendo miel—, que no consumo miel, que la miel me da asco, que detesto la miel, que lo odio a él.
De todas maneras, soy pacífica. Es raro que logre expresar mi violencia. Algunas veces pienso que necesito mi "día de furia". Ese día no llega y, además, creo que cada vez está más lejos.

¿Quiénes son los hijos de puta que marcan las tendencias? ¿De dónde provienen las modas veraniegas? ¿A qué cretino homicida del buen gusto se le ocurrió que el amarillo con el blanco y el negro, que el verde con el blanco y el negro son buenas combinaciones? ¿Qué desperdicio de mente puede creer que los estampados con flores grandotas son lindos?
¿Ningún ser criterioso y con un mínimo de amor al prójimo se da cuenta que las telas sintéticas son calurosísimas y olorosas? ¿Por qué las mujeres se visten todas iguales con esos esperpentos?
Propongo un boicot. Ni papa, ni zapallo, ni blusitas estampadas de nylon.
De todas maneras hay una remerita violeta que me conquista. Tiene botones hasta el ombligo. Es rarísima. Me encanta y vale 35 pesos

Con guita en el bolsillo soy un peligro. Teniendo en cuenta que es plata que ya está gastada desde hace una semana y tengo que devolver casi en su totalidad, me saco la idea del mp3 y cruzo a ver libros.
Los puesteros de Plaza Italia se zarpan. Libros usados a los mismos precios que nuevos. Nada descollante excepto uno de los vendedores. Le pregunto por Hector Miri y me mira con cara de ¿?. Ya sé, ya sé. Hay sólo cuatro personas en el mundo que lo conocemos.
De todas maneras, dos de ellas lo junan gracias a mí.

Le compro un diccionario de sinónimos para mi alumno. Creo que me estafa, pero si no lo hago ahora me olvidaré y será nunca y todos nuestros esfuerzos se irán a pique.
De todas maneras, una estafa más o menos no le hará gran cosa a mi economía.

Sigo recorriendo. La mayor parte de los libros son de autoayuda. Los únicos que están baratos son los de Rodolfo Walsh. Están todos, diferentes ediciones. Yo los tengo y me los sé de memoria, pero me muero por comprarlos para regalar.
De todas maneras no los compro y no me muero.

Hay varios libros de amigos y de gente que conozco. Pienso en el día en que mi libro esté acá y pase alguien y lo vea y piense: "El libro de Luc" y lo deje en su lugar.
De todas maneras dudo mucho que alguna vez mi libro esté acá. Ni en ningún otro lado. No creo que mi libro salga del pdf y la primer prueba de galera casera que hice ayer.

Entonces lo encuentro. Ahí está y me mira. Un libraco de 475 hojas (letra chiquita, lamentablemente para mis ojos) Narrativa breve completa, 30 mangos.
¿El libro o la remerita violeta? ¿El libro o la remerita violeta?
El libro, sin dudas.

En la parada del 15 veo a Robert Plant. Para corroborar si efectivamente es Robert Plant tarareo un cachito de Since i've been loving you.
Robert Plant ni se inmuta, así que es muy probable que no sea Robert Plant.
De todas maneras me enamoro de él durante el lapso de aproximadamente cinco minutos.

Sara Gallardo me acompaña en el regreso. Dice cosas así:

Detrás del gran rey cuelga un cuero pintado. Puede agitarse, es el viento. O no agitarse: la reina está escuchando. Los muertos por su orden cuento en mí. Los muertos por su brazo están en mí. Tontas las que lloran su juventud pasada: ignoran los secretos de la fermentación. Vean las borracheras bajo las estrellas: si el agua es para el día, para el dominio es el alcohol.
Alcohol es la vejez. Perdí los dientes, mi alimento es influir. Trenzo mis canas, ¿qué se trenza sin mí?
Tengo un anhelo sin embargo. Haría matar a esa muchacha. Y a su niño en sus brazos.

En el tren leo lo que Sara dice y pienso que nunca más volveré a escribir. Sigo leyendo y tengo ganas de llorar.
De todas maneras cuando llego a casa —tengo muchas cosas que hacer—, me siento frente a la hoja de Word en blanco y escribo esto. Las ganas de llorar pasaron, escucho a Casandra Wilson y ya no quiero asesinar a nadie.

archivado en: querido diario

25.11.07

Tutiplén en buen estado de conservación

Dedicado a Cholito, en su cumple

Alpargatas no

Los hospitales son, por lo general o de paredes blancas agrisadas o de empapelados con flores amarillas para las gentes que pierden vesículas, hijos y apéndices de mayor o menor alcurnia. No hay nada mejor para una convalecencia larga, que leer un gran libro.
Una vez leí uno.


Aguachinche de Mayo

Hay cuatro o cinco cosas que haría si me pagaran por hacerlo.
Me quedaré esperando a que me lluevan ofertas.


¡Ay... pero si yo sé bien lo que es tu vida!

En esta tierra nadie puede ser ferozmente feliz, a lo sumo se puede ser feliz a unos metros del nivel del mar, y no en todas partes el mar está al mismo nivel. Seguro que en Groenlandia todo aflora y abajo, en Usuahia, por poner un ejemplo caprichoso, la tierra se hunde. En Capri no sé que pasará, pero dicen que es un sitio muy romántico para andar en botecitos. Más que Venecia o el Parque de la Costa.
Y si amor y felicidad tienen una estrecha vinculación, entonces este razonamiento anterior es sumamente lógico.


Ingalls I

Hace algunas noches se cortó la luz. Tuvimos un hermoso y edificante momento familiar.


Acertijo

Hay tres habitaciones: A B y C
En la habitación A hay una pareja.
En la habitación B hay otra pareja.
En la habitación C no hay pareja.

¿A qué persona le corresponde la habitación C?


Zoo

La hoja dividida en dos arde por los cuatro costados de la tarde, las viejas miran televisión y acarician el gato de tanto en tanto.
Los gatos que se dividen en dos, son gatos siameses. Cuando se enamoran, de tanto en tanto, apagan la televisión y encienden Gimonte. Hay algunos que maullan en esquinas de sucursales de bancos de la nación, pero sus caricias son viejas y el remis no permite animales dentro.


Buscando a Wally

Sigo esperando al príncipe azul. Sé que está en alguna parte. Sé que está. Sé que está azul, sé que está muerto.


Ingalls II

Mi hija me ganó al tutifruti.
Y también al chinchón.
Mi hijo abandonó enseguida.
Claro, es varón.


El tema que nos compete

El amor es una tapa de cilindro soplada después de varias recalentadas. Si no le echás agüita al radiador y esperas que se enfríe, todos tus intentos serán inconducentes como la mierda. El agua es conductora. La mierda sólo es conducida hacia su destino, es decir, el agua. Y así es como todo fluye en círculos incorruptibles.

El amor es un círculo vicioso

El amor es un vicio.


Ingalls III

Siempre son hermosos, pero a la luz de la velas los vi perfectos.


Tendencias

Los hombres muy delgados o muy altos no tienen razón de ser. La importancia verdadera está en la fibra, los años, las desgracias y el tejido adiposo.
Sigo haciendo desear a montones de recolectores de basura, allí radica el secreto de mi éxito. Soy demasiado sensual y, a fin de cuentas, envejecer es una gran crueldad.


Como negra en baile

Cuando tenía siete años no estaba interesada por el sexo, o es que no me acuerdo.


Julio

Mientras tanto, espero que me inviten a jugar a la rayuela. Estar en el cielo crea adicción.


Zoo II

En Villa Gessel, los galgos todavía son negocio. Las carreras de galgos son divertidas, pero más lo son los relojes cucú. Uno puede pasarse la vida esperando al pajarito que sale cada media hora. En Carlos Paz, por ejemplo.
Mientras tanto pensar en todo lo inaprensible, conversar con el burro de plástico o dejar que el espíritu se aleje hacia un locutorio y llame por teléfono a un móvil que interfiere con tus deseos.
Ufar varias veces. Eso es lo verdaderamente importante. Eso, y el desafío de la blancura.


El tema que nos compete II

El amor es ahora Exit Music de Radiohead, canción que indefectiblemente me da ganas de llorar. Los sueños quieren cruzar la calle pero temen que los aplaste el escania del vecino que más te odia porque nunca podás tus árboles. Me dicen que la época de llorar pasó hace como 38 años, sin embargo, si me pinta el llanto, yo lo dejo.
Simples concepciones filosóficas del deber ser. De ahí todos los equívocos, entre otras cuestiones que uno no desea que sucedan, como por ejemplo, vivir tan lejos de todo.


Había una vez

Cuando los sapos se enamoran ven princesas por todas partes.

Cuando se enamoran las princesas no se dan cuenta porque están ocupadas en cuestiones de protocolo y ceremonial.

Cuando los ángeles se enamoran se desorientan ante la duda de ser homosexuales.

Cuando los ángeles vienen marchando, desconfiá.

archivado en: tutiplén vintage y dedicado con cariño

14.11.07

Especie de tutiplén con guioncitos

El vaso dibuja la borra de la ausencia.
El cantinero dice que la vida está vacía, que la vida cierra, por favor retírese.

--------------------------
No necesito libros. Me acompañan mis crímenes, me alcanzan para recordar durante el recorrido todo lo que volvería a repetir.

-------------------------
Yo no quise morir todo de golpe, yo a la muerte la quería despacito como el suspiro ingenuo del omnipotente, así sola, tan solita, de a poquito, de a traguitos secos, de a leves quemaduras.

-------------------------
No quiero que el sol ya me lastime. No quiero mentir más que el día es necesario.

-------------------------
Tengo casi lleno el álbum de las desilusiones. Me faltan unas poquitas, te las cambio, tengo varias de las difíciles repetidas. Valen doble pero yo te cobro la mitad, si me ayudás a completarlo, archivarlo, olvidarlo.

-------------------------
Sonrío recordando la escena de una película en que un tipo se enojaba porque amanecía del lado opuesto al que esperaba y le daba escopetazos al sol.

-------------------------
Ya he bebido tantas noches que los días se acortaron como dobladillo de púber. Los que no dormimos en el tiempo de la luz, los que escurrimos lágrimas ginebras, los que cada tanto no tenemos miedo del abismo que está frente a los ojos y caemos panza arriba en el hepático gemido, somos como hermanos de la pena y ¿sabés cómo te quiero?

-------------------------
Geiser de alcantarilla brota tristeza en puertas blindadas sucucho oscuro donde arropar un blues que deletrea estribillo: no pertenezco, no pertenezco, amor, a esta soledad sin cierres que abrir, no alcanza creer que ya ha pasado la sorpresa, no sirve saber que sos muelle, que nunca zarparás, mole de piedra sin mirillas por donde ver, la verdad no se puede tolerar, la verdad ensucia, confunde el oído. El ángel trae su veneno en la quinta noche de la sed, aturdido espacio inhabitado de aires risas. Si te amara, ay si yo te amara... al menos habría una veta heroica en esta sensación de caída, matarife en mis entrañas, algo así como un delito inabordable.
No me quieren ni mis manos. Telepático abrazo, ni imaginar la complexión, la curva de un peso que no puede sostenerme. Creo que ya olvidé mi último espejismo.

------------------------
Algunas mañanas siento la certeza de la muerte en el pecho y me digo que ya basta, que está bien, que no más. Enciendo el primer cigarrillo y se me pasa.

------------------------
En cada minuto que transcurre mueren más de trescientas lagartijas. Cuando hace falta impulso vital uno piensa: —que cagada, yo acá inútil dormida y ellas que mueren sin saber para que sirven. Este tipo de pensamiento filosófico es esencial para entender porque pasa lo que pasa, por qué las cosas son de tal o cual manera, y sobre todo, consentir que la experiencia no se funda en el calor. El domingo hay asado. Estamos vivos y ellas no.

------------------------
Compré una cortina de baño que es la más fea que hay en el mundo. Algunas veces necesito herir de muerte al buen gusto.


archivado en: cerrame el ventanal que arrasa el sol

7.11.07

Tutiplén XXX (Adults Only)

WARNING!

This tutiplén contains Adult related material about the R-rated Adults Only channel. If you are not 18 years of age and over or if you find Adult related material offensive, please LEAVE NOW.

If you enter this post, you do so at your own discretion.

Voiyeur

Estamos dentro de una profusión insoslayable. La noche vomita sus vahos. Escuchamos Waters en plan autocastigo, es decir, penalizamos la dificultad de dormir, el vicio, la esperanza de que todo aquello en lo que no creemos se convierta en la gran certeza, la gran verdad que nos dice: ellos están mirando, todo el tiempo miran. Conocen cada gesto, tumulto, amargura, gripe, si no nos bañamos, si estamos en pelotas, si la remerita agujereada, si despintados, si la tristeza, si buscamos señales que no hay, si la vida pasa por la línea que de tan fina se quiebra, se desvanece a cada rato y se reconstruye en otra cada vez más debil, más delgada.
La noche consume las ansias: en lugar de cuatro piernas calientes hay dos pies fríos que, mal que nos pese son los nuestros y encima tratamos de encontrarle un pequeño grado de trascendencia a toda esta pavada que sabemos va a durar poco.
Escribimos un epitafio que creemos grandioso, venimos a dar el corazón dispuestos a que nos lo coman crudo y a comernos cuanto corazón esté al alcance de las bocas.
Queremos comer la noche en reemplazo de esta profusión insoslayable.


Bondage

Y siempre que tengo la impresión de que una buena época está comenzando me equivoco. Hay ciclos que no fueron diseñados para gente como yo.


Sexy fuck

No hay penuria de ningún tipo, sea por problemas económicos, existenciales, de amores perdidos, de malos amores encontrados, de presión laboral, de tensión cervical, de conducta social, de envidia, de deseos imposibles y demás, que a fin de cuentas no se soluciones con un chau fan mixto, un par de palabras cariñosas (un par solamente no es cuestión tampoco de abusar del afecto) y, fundamentalmente un buen polvo.


Blow jobs


Luego de largas sesiones de terapia freudiana, meditación trascendental, psiquiatría, hata yoga, hota yaga, reiki, lacanianismo, gestalt, flores de bach, péndulos indoloros, papanicolaus, lecturas y diversas terapias alternativas, volví a creer que, para prácticas sexuales (solo para eso) los hombres son más útiles que las mujeres.


Gang Bang & Orgies

Ciertas cosas que no deben tomarse a la ligera.
- Intertextualidad.
- Discursión a los indios ranqueles
- Monocromías
- Elipsis
- Bukkake
- Y todo lo que tenga que ver con la hermandad entre los hombres y los hombres, las mujeres y las mujeres y los hombres y las mujeres. En todos los casos si hay algo de cariño, mejor. Sino no importa.


Lesbian

Entre una cosa y la otra hay una serie de matices que van desde #ffffff a #000000.
En la escuela de arte hacíamos gradientes, dibujos de escalas cromáticas, aprendíamos que hay colores que son imposibles de obtener, aprendíamos que hay que buscar otras maneras, que la vida puede ser algo mucho más interesante a lo que dicen los manuales.


Matures

Con frecuencia extraño todo aquello que me inventé, extraño la imaginación que hizo posible que cayera en la trampa de confundir una patología con un gran amor. A menudo agradezco que no haya taquicardias. Casi siempre.


Tantric

Zarpada de zen, tengo la energía de cinco arbolitos milenarios.


Older Men & Plumber

Hecho un pólipo que se recuesta en las paredes de una caja de cartón corrugado, sin marionetas que representen su patética, aburrida biografía, dibujando las piezas de un rompecabezas sin ánima, sin ánimo, sin bordes magnéticos que junten cada una de las piezas.
Un valle seco que de otoñal tiene todos los ingredientes, excepto la humedad, excepto algunas lunas y noches que mienten un verano antiguo como los días en que adulterábamos bondades. La canilla que gotea y el pescado sin vender.


Onanism

La gente se trata muy mal. En casa estoy a salvo de todos ellos, pero a merced de mis miserias.


Bizarre

Afiliado a una vieja obsesión por coleccionar inutilidades. (Restitución de todos los grises. ¡Que me devuelvan mis grises!, que con ellos la ficción era religión cotidiana, aceptada, increíblemente verosímil), sangrando la lastimadura que te hiciste para lastimarme, deseando mi muerte, deseando dejar de revolcarte en el río corrupto de las verdaderas sensaciones, buscando caricias que se asemejen a las de mis manos traicioneras como el germen del insecto que anidó en tu cerebro de escorpión, como el traumatismo de cráneo que hoy se arrepiente de pensarme una y otra vez. Y el pastel de papas como un guiso humeante que vomito todas las noches sobre tu mantel de plástico.


SM-Domination

Hay ciertas actitudes que te dejan pensando, no por lo sorprendentes, sino por lo inevitables. Yo esperaba una caricia, no un cachetazo. Yo esperaba una caricia y no una como la que se le hace a un enfermo o a un gatito. Yo esperaba una caricia verdadera.
Por eso creo que prefiero el cachetazo.


Hardcore

Desde un portazo desconcertante, nuevamente el invierno tras un breve primavera sana-sana, culito de rana. Frío, los huesos fríos, el cerebro hiperkinético. Desde un temor profundo a que ella vuelva con su compañía ingrata, a verla acostada junto a mi, a que se siente a mi mesa, a que me sople en la nuca su risa congelada. Desde la incauta tristeza de los finales no solicitados.
Desde el eterno acostumbramiento al ¿ahora qué?, como a los miles de spam que contaminan la alegre ficción de una bandeja de entrada sin salida.
Desde la guardia alta, saber que otra vez no ha valido la pena. Y que no hay pena que valga.


Zoophilia

Por otra parte, estoy segura de que algún día conoceré al gato de Xavier.
Xavier vive en la ciudad de los gatos y, aunque los gatos no me gustan porque se parecen a la gente, quiero conocer al gato de Xavier.
Xavier es mi media medalla.

archivado en: Free Porn Asian Cum Bizarre BSDM Teenie Oldie Brunnete Classy Blonde Hottie Nigga Cock Cunt Twat Ass Orgy Watersports

6.11.07

Hoy rayas el mediodía casi desconocida, sos un flamenco con el ala herida

Hay dos modelos de sandalias que me gustan. En el local están pasando Babasónicos al mango. Me atiende un pibe y le pido los modelos elegidos, en negro, número 36 o 37.
La canción es Puesto y yo no puedo contenerme y canto que casualidad fue encontarte justo aca, yo tan puesto vos tan apuesta.
Me pruebo una de cada par. Sigo cantando bajito. El pibe también canta, me sonríe, se da cuenta de mi indecisión y me dice: —estas son más lindas— y canta sos hermosa, sos hermosa
—Y sí, son más lindas, pero más incómodas —le digo con cara de soy hermosa, soy hermosa.
—Llevate las dos —me dice— tenemos hasta 6 pagos con tarjeta.
—No tengo tarjeta —le digo
—Lo bien que hacés —me dice y la canción ahora dice poco a poco fuimos poniéndonos locos. Es un recital en vivo. Yo ya no sé si quiero las sandalias, si quiero al vendedor o quiero quedarme ahí cantando.
Me quedo con las que él eligió y cuando voy a la caja el chico me empieza a hablar con términos demasiado íntimos: —Son 80 pesos, amor, ¿efectivo, linda?
D'Argelos grita quiero revolcarme con vos, quiero revolcarme con vos. Mientras pasa la tarjeta de débito por el aparatito, el chico la canta, sigue el ritmo con el cuerpo y me mira pícaro.
Yo esta no me animo a cantarla no vaya a ser cosa que crea que... no vaya a ser cosa que se de cuenta que yo... ¡Dios mío! Creo que las sandalias no me gustan.
—Me las llevo puestas —le digo y él mete mis zapatillas destruidas en una caja y una bolsa color verde.
Cuando digo chau la canción va terminando: mientras me derrito como mantequilla toco y acaricio el esplendor.

Camino tres cuadras. Definitivamente las sandalias son incómodas.
—Con diez años menos yo y cinco años más él, tal vez, no sé, pero tal vez —pienso—... mientras canto no nos conocemos tanto, no hemos compartido todo, ni siquiera tenemos amigos en común, y me resigno.

Estoy a metros de la parada del canillita de mi vida. Siempre que paso le pregunto dónde para el colectivo 55 y él me contesta: —acá a la vuelta.
Creo que algún día va a empezar a reconocerme como "la del colectivo 55" y ¿quién te dice no nazca un nuevo gran amor?
Es lindo, debe andar por los cuarentipico.
Si conocerte es correr un gran riesgo y mi único vicio es la velocidad —pienso—. Fijo que es casado.

En el 55 pienso: —tengo que aprender a fingir más y a no mostrar lo que siento...

archivado en: las edades de Luc-Luc

5.11.07

Dispositivo de Interfaz Canina

Z. se comió el pendrive que me regaló Yael y tantas satisfacciones me dio. Con él se comió también 1 Gb de información: discos, fotografías, drivers, escritos y utilidades varias.
Si muere por intoxicación tecnológica le haré una autopsia para recuperar mis datos.
No estoy enojada. Estoy desconsolada.

archivado en: fiero como un tártaro

2.11.07

Por si no quedó claro


Las entradas gratuitas para las funciones que quedan se pueden solicitar a elinfinitosinestrellas[arroba]fibertel.com.ar o a rosi.gutierrez[arroba]gmail.com

ATLAS GRAL. PAZ


VIERNES 2 y SABADO 3 a las 20 30 hs. y 22 30 hs.
DOMINGO 4 a las 20 30 hs.

ATLAS RIVERA INDARTE (FLORES)


VIERNES 2 - SABADO 3 y DOMINGO 4 a las 17 30 y 21 30 hs.

Pueden enviar libremente esta información a sus amigos, parientes, entenados, amantes, etc, así nadie deja de ver ¡LA PELÍCULA DEL AÑO!

Ojo que cuando gane el Oscár, será otro precio.

Acá se pueden leer algunas de las críticas de los principales diarios.

Acá el sitio oficial de "El Infinito sin Estrellas" con toda la información, fotografías, trailer y menudencias varias.

archivado en: estamos ganando, seguimos ganando

31.10.07

Gran Concurso Gran

APDEIT: Acá se pueden leer algunas de las críticas de los principales diarios.
Las entradas gratuitas para las funciones que quedan se pueden solicitar a elinfinitosinestrellas[arroba]fibertel.com.ar




En un descomunal esfuerzo entre las Productoras de las Importantes Empresas de Arte y Creación Inconmensurable: Resacas S.R.L. y “El Infinito Sin Estrellas”, hemos organizado un concurso sin precedentes en la historia de los certámenes de envergadura.
Se trata de responder el siguiente cuestionario relacionado con el Séptimo arte:



1.¿Cúales son los nombres de los actores protagonistas de “El infinito sin Estrellas? (es fácil, che. Están en el cartel)
2.¿Quién es el asesino?

a)Papá Noel
b)El gato
c)El hijo de la novia

3.¿Cuál es el nombre del director de la película?

a) Fito Páez
B) David Lynch
c) Edgardo González Amer

4.¿Quién se ha tomado todo el vino?

a) Gustavo Nielsen
b) Horacio Guaraní
c) La Mona Giménez

5.¿A qué reputada blogger corresponden las prominentes tetas que se ocultan bajo la remera de la foto del post anterior?

a) Bestiaria
B) Laresacada
c) Yael Rosenfeld

6.¿Qué conocido director de cine estuvo en la avant premier hablando por celular?

a) Eliseo Subiela
B) Cacho Castaña
c) Beto Tony


7.¿Qué afamada actriz presenció la proyección del lunes en el Gaumont? Pista: fue la protagonista de film argentino que ganó el Oscar y trataba el tema de la oficialidad de la historia.

a) Norma Pons
B) Norma Aleandro
c) Norma Rae

8.¿Qué culpa tiene el tomate que está tranquilo en la mata?

a) Ninguna
B) Es caro
c) Es trangénico

9.¿De qué fruta escupen sus semillas los niños para embocarlas en un tambor? Pista: contiene vitamina C y es un cítrico.

a)Cacahuate
b)Mango
c)Naranja

10.¿Cuántos fantasmas habitan la casa de los protagonistas?

a)Menos de 10
b)Más de 30
c)No los pude contar.

A los primeros 5 que contesten las preguntas con un 47% de efectividad, se les hará entrega de entradas gratarola para las funciones de:

ATLAS GRAL. PAZ

JUEVES 1 – VIERNES 2 y SABADO 3 a las 20 30 hs. y 22 30 hs.
DOMINGO 4 a las 20 30 hs.

ATLAS RIVERA INDARTE (FLORES)


JUEVES 1 a las 21 30 HS
VIERNES 2 - SABADO 3 y DOMINGO 4 a las 17 30 y 21 30 hs.

No dejen de participar y dejen sus direcciones de e-mail para que me contacte con los ganadores y podamos coordinar la entrega.

archivado en: la generosidad al palo

30.10.07

¡Nos ponemos la camiseta!






















Si vas por la calle y te topás con semejante preciosura de cartel, pensá "¡Uh, el cartel que hizo la Luc!"
No cometas actos vandálicos como arrancarlo, hacerle bigotes a la protagoniosta o pegarle encima un sticker de Lopez Murphy.
Lo que tenés que hacer (además de avisarme que lo viste y me recordaste con cariño y devoción), es deducir lo siguiente:
"Si el cartel está tan bueno, la película seguramente es mejor"

Yo te aseguro que sí lo es. Así que hacete un favor enorme y andá a verla.

Se estrena el jueves 1º y tenés cinco cines para elegir, según gusto o proximidad geográfica:

VILLAGE RECOLETA | HOYTS ABASTO | ATLAS GRAL PAZ (BELGRANO) | ATLAS RIVERA INDARTE (FLORES) | TITA MERELLO.


A mí me contrataron de RRPP, así que estaré en todas las funciones de todas las salas de todo el mundo, de todos los días de la vida. En la puerta, repartiendo golosinas y besos y recitando poemas de Almafuerte.

Me reconocerás fácilmente por la camiseta y el rulo.

¡Después no digas que no te avisé!


archivado en: bombines technicolor

28.10.07

Tutiplén electoral

Compañeros, compañeros, la elección está resuelta

Yo voto por no ir a votar.


Paspartú

Hilos de oro en la arruga se escapan por el cuello palomita de la blusa de señora insatisfecha y en los ojos se le achina la mirada que antes era acristalada aguamarina y hoy cataratea borrosas letras y carteles pero expresiona asombro permanente y boca que antes muy besable es riñonada de cuadril pero cruda, guarda con la salmoneda, guarda con reirse que deschava la etiqueta y las marcas que no tienen cirugía porque amargas como plantas medicinas, pero no, es otra cosa, un bagayo, antes no era, hoy qué pena la señora, va a morirse como todos, que lo sepa, nada más.


Yo soy tu amigo fiel, yo soy tu amigo fiel

Le descónfio y no me entrego nunca mucho, sin embargo, hoy en día, es mi amigo el que me ofrece la ración más divertida, la amorosa lealtad de movimiento. Yo sé que mañana se me va detrás de cascabeles, que me olvida y que me olvido, pero hoy es día y un ratito nos queremos. Nuestro pacto es que volvemos cuando no hay palenque ande rascarse o simplemente cuando el amor nos asfixia y queremos respirar despreocupados.
Además hay detalles que —por recato, y porque este blog lo leen niños y animales—, no puedo describir, imaginen lo que quieran. Lo que quieran, es lo que hay.


La hora referí

El silencio es la corrección de todo futuro error
Charles Blake


Quemo herida orgásmica en el agua impasible de su apatía. Lo ahogaría en el Riachuelo si no fuera porque el pobre ya tiene demasiada podredumbre.
Culo fruncido en la patética blandura de los silencios. El disgusto es lo más inspirador que me sucede.
La melancolía duerme en una hamaca paraguaya, se broncea al sol. Se prepara para seducir en el verano cuando la nada, cuando nada más que tedio.
Me subo a las sandalias y recorro estallidos de escalones, piso mierdas perrunas y flores vencidas, nunca el césped, está prohibido.
Ajusto bisagras en el pubis que algún mono pervertido desoxidará. Mañana, la nieve rubia incendiará el hueco sediento de calor.
Lo imagino equilibrista de la trampa cagona de su modus operandi. Pude ser la heroína que corriera por sus venas, la que lo salvara de la abulia, el desconcierto, la anhedonia, el sinsal de los días que pasan solos y vuelven solos y patean corners que no llegan, no convierten, van afuera.


Culture Club (no hay mejor poeta que el poeta muerto)

La tierra huele a carne quemada de escritores que no ríen y ven porno a escondidas de sus perros, no sea cosa que los aten a un palenque de museo y mueran de egoroto, pobrecitos, los poetas bla bla bla, ya los veo en las grandes avenidas del olvido musitando los fragmentos de algún verso que criaron entre ínfulas domésticas, mientras gorda amasaba los ravioles y reía del calzón rallado y la cumbia del cornudo, ay de los intelectualitos, lloriqueando en pelopincho, tienen miedo del calor y los rebotes, acumulan recuerdos adeene, acumulan suplementos de ñañosos, quejan, gritan, gargajean, y se mueren por estar en el infierno de alejandra pero no les da el piné, les falta vino, les falta frío, les sobra aspiración, envidia y tevé satelital


Día peronista

Se solicita tu presencia para ir a pasear por el rosedal, la federación de box, un parque temático o alguna ciudad exótica, hoy que hace sol y el mundo está muy ocupado en cuartos oscuros. Yo te recuento los votos y vos me besas la boca de urna. Y que haya ballotage.

archivado en: tutiplén bastante garca

25.10.07

Si no hay pete no hay voto



Y así, como quién no quiere la cosa, no va y me escribe un cuentito pre electoral que te cagas.




archivado en: bombines en familia

22.10.07

Tutiplén con mínimas, mundanas, fuegos y otro tipo de sustancias

Gracias por el fuego

Empiezo con grandes ambiciones hasta que comprendo que las ramas más chicas son las que encienden la hoguera.
Salgo del humo tóxico. Acá hay aire para respirar y respiro, me relajo un rato pero la preocupación es poderosa, no me deja en paz. No puedo parar de moverme, pensar y escribir. Me veo como lo que soy: una maniática obsesiva compulsiva. Vine a encontrarme y esto es lo que veo.
Me parece que soy escritora, es horrible, pero no puedo evitarlo.


Mínima 1

Me quedan dos oportunidades. Una vino fallada. La última me la guardo en el bolsillo.


Wachumita

Todo está a tu alcance. Con cuatro cosas podés hacer una superproducción holliwoodense. Aire, tierra, fuego, agua. Sólo cuatro cosas. Los efectos especiales corren por tu cuenta.


Estoy harta de que seas tan boludo 1

Acá está el punto de inflexión. Sí, acá. Fijate bien. Es el de color amarillo.
No, te dije el amarillo. El naranja es el quid de la cuestión.
No me digas que se trata de lo mismo porque es evidente que no es así.
Uno es amarillo. El otro es naranja.
Hay una sutil diferencia que tiene que ver con el rojo intermedio, o sea, el meollo del asunto.


Mundana I

—Las calas son minimalistas —dice un tipo desde un programa de cable mientras mezcla la resina poliéster con el catalizador.
Yo quiero ser minimalista.
Pero las calas me dan un poco de impresión. El canuto amarillo de adentro. No sé, son raras, tienen algo que no puedo explicar que, seguramente, está ligado a experiencias del pasado que no quiero recordar ahora.

Estos son algunos de los momentos de mi vida en los que no sé que hacer.


Mínima 2

Suicidarse es el colmo del egocentrismo.


Todos los fuegos, el fuego

Y cuando menos te lo esperás te empiezan a aparecer ramas de todos lados. Es importante elegirlas bien. A esta altura ya vas sabiendo cuáles sirven, cuáles no.
Hay una rama maestra que quemo cada tanto y reemplazo por otra. Así es como funciona. Todo debe circular. Ves la tierra desde su nivel, ves que todo se expande hacia arriba. Estar acostado te da un plano diferente. Todo se mueve, todo crece, de tan natural es fantástico. ¿Cuántas horas durará mi fuego?


Mundana II

Un horrible espectáculo. Yo quiero curar mi corazón pero pasan cosas. Pasa que hay televisión. Pasa que estoy cocinando y no puedo dejar de escuchar a Silvio Soldán recitando un "poema" de su autoría.
Y así no hay paz. Así nunca podré creer en cosas místicas porque la vida se convierte en algo muy banal y muy violento porque juro que, si pudiera, a Silvio Soldán lo cagaría a patadas en el orto. Y a la televisión la destrozaría.


Estoy harta de que seas tan boludo 2

como si hubieran rastrillado para remover mi tierra sin echar semillas. el diablo metió su cola, la parca su guadaña y soy una constelación de estrellas malgastadas.
estoy harta de que seas tan boludo.
yo me acuerdo: hace poco fui feliz. estaba en un lugar que imaginé, abrazaba a un deseo que vestí con un chaleco de lentejuelas brillantes.
estoy harta de que seas tan boludo.
después me fui a buscar otro cuerpo que abrigar y terminé haciéndole guiños a un semáforo fuera de servicio, parando taxis de luces apagadas. en uno de ellos estaba mi amigo matándome a caricias.
estoy harta de que seas tan boludo.
pero sí que fui feliz. fue un ratito, yo me acuerdo. no es posible que haya sido un sueño, mi cabeza se masturba con fantásticas promesas, pero nunca se equivoca de recuerdos.
estoy harta de que seas tan boludo.
ya lo sé, ya sé que es tarde. los obsequios me los compro en el infierno, el diagnóstico es muy claro: lo derecho va en la izquierda. no entendiste que ser triste es contrario a la belleza.
y estoy harta de que seas tan boludo.

Mínima 3

Del Manual de caza de ranas-Capítulo 4
"Todo lo tienes que hacer tú"


¡Como cansa ser camino!

Estoy agotada, sin embargo me propongo absurdas pruebas de fuerza. En este momento mis patrones de felicidad son los troncos adecuados. El fuego silba montones de nombres. Contrariamente a lo que pensaba, las hojas verdes son las que gritan más fuerte. El fuego sopla más que el viento. Los mejores patrones de felicidad están cerca de la salida. Esto es lo único lógico que sucede en realidad, aunque esté rodeada de una claridad que aturde.


Mundana III

Mi casita de muñecas se convirtió en pequeño salón de baile. Es que descubrí a Beirut y soy feliz.
Soy feliz y bailo.



Saqué la cama. Me mudo al que fue cuarto conyugal, taller, atelier, juntadero de mugre. Me mudo de noche nomás. En el día, mi casa de muñecas es, si yo quiero, un solarium, un lugar de trabajo, el sitio acogedor del huevo. Lo que quiera yo que sea.
Puse la hamaca paraguaya que compramos en Brasil hace ciento veinte años.
Puse luces, cambié cuadros, soy feliz.
Y bailo.
Me mudo de noche y tendré que volver a acostumbrarme a los ruidos de la calle, será raro, pero todo es tan divertido.
Soy feliz y bailo.

Esta euforia es irritante, no puedo dominarla. Prefiero mil veces la tristeza a la alegría. Ser feliz es insoportable.
Bailar es muy estúpido.

archivado en: tutiplenes psicotrópicos

19.10.07

Campaña

Es la hora de decidir entre nada y nada.

Votá por lo seguro.
Votá al pedo.
Votame a mí.



Instrucciones: Descargá la boleta e imprimila
en papel obra, gramaje 50, (el más trucho).
Después metelo en el sobre del escrutinio y
dáselo a las chabonas de la mesa para que le
pongan las firmitas. Luego lo metés en la urna
y te vas a tu casa a comer un asado o pastas,
con la satisfacción del deber soberano cumplido

archivado en: hacele caso a tu sed

11.10.07

Fe en fetas avec Beck

La arcilla del sueño se escurre de costado, cierro los ojos y estoy libre de duelos permanentes, de abrazos despistados, de máscaras circenses que me esquivan, de tomates helados en un campo donde siempre es primavera, del difuso camino que une lo que soy y lo que quería ser.
He alcanzado el secreto indiscutible, ganado el pleito contra algún demonio propio, sin embargo el reflejo es una mirada cansada de buscar. El trayecto fue espinoso, estoy en casa, soy mi propia casa, sin embargo no me albergo.
De nada sirve tantear a ciegas un aire inhabitado de colores. Mis ganas son el trampolín de una piscina sin agua.
Cierro los ojos, y la esfera inmóvil me aterriza.
Yo no paro de girar sobre los grises.


archivado en: mutations

7.10.07

Tutiplén de difícil especificación

Resumen de cuenta I

—Esperaba el 168 en Av. Córdoba e hice un barquito con un volante de un tarotista. Me estaba mojando mucho, los colectivos pasaban y no paraban los muy putos. La correntada era buena y lo puse a navegar. Pedí un deseo, sabía que si llegaba a la esquina sin naufragar se me cumpliría.
—Tenés que dejar de hacer esos jueguitos. Son obsesivos.
—No son obsesivos, son idealistas
—¿Y acaso el idealismo no lo es?


Trespés I

Yo no veo de tu cara más que las pecas de tu nariz. De la enorme cantidad de argumentos, anécdotas, historias que contás, yo me quedo el mar de fondo de tu voz. De los gestos que tus manos esgrimen, yo tomo los dibujos que hacen en mi piel. Tus ojos no los sé, yo cuento las pecas de tu nariz, algunas veces más de treinta, otras como ciento veinte mil. Las palabras, no recuerdo. Yo te oigo, no te escucho, yo te miro no te veo. Tus dedos no sé si flacos o si cortos, no conozco, yo los siento.


Blogueando por un sueño

Leemos innumerables libros escritos por gente que está muerta. ¿Llegará el momento en que esto pase con los blogs? ¿Morirán los blogs antes que los bloguers? Este tipo de interrogantes me inquietan un poco.


La culpa no es del signo sino del ascendente

Mientras la lluvia vigilaba el engreído acto de estancarnos en el acontecer de la rutina, la ciudad se encendía de balcones a punto de caer.
Éramos la semilla de un futuro. Viejos, regadores de azaleas, lustradores de las tardes, apacibles y neuróticos, artríticos, prestos al fastidio pero juntos, inalterables en las mañas cotidianas. El café, los acertijos que siempre iba a ganarte y el pago, la prenda, dos horas de cariño hasta doler los huesos de las manos. Éramos el animal del deseo devorado por los años.
Inútil asirse a lo mal hecho, los ancianos son otros, puedo verlos desde aquí, tan alejados.


Trespés II

Tus manos funámbulas en mi cintura sostienen sombrillas que se deshilan rojas y caen, caen, caen.


Plastipinturitas

Colores yuxtapuestos, Matisse y la vibración. Un azul y un rojo al unísono pero cada uno con su fuerza entregando su energía, encendiendo y apagando luces. Nada harían mezclados, desarticulados perderían sus esencias, se amalgamarían y serían uno solo, sin variedad sin movimiento, sin personalidad, sin amor.
La expresión son dos miradas que se cruzan, no un estrabismo.


Salir del objeto, ser sujeto y predicar

Tiro un pucho en el pasto y queda encendido. Un pajarito junta ramitas para su nido. Se acerca demasiado, me pone nerviosa, creo que en cualquier momento se va a quemar. Trato de espantarlo: —andá más lejos, está lleno de pajitas —le digo—, buscá por acá. Pero no me hace caso. Creo que es un pájaro fumador.


Trespés III

Y también la sensación de que algo importante se me escapa e inmediatamente deja de ser importante. Entonces viene la paz de cementerio, lo inmóvil en el corazón y llegás vos para darle cuerda al respirador artificial de mi sonrisa. Sos un payaso de manual y yo te quiero tanto que necesito que te pierdas en tu mundo y me dejes mi mundo de extrañarte hasta que en la boca se me formen estalactitas y vuelvas para ayudarme a decidir que no quiero que la alegría se me vaya para siempre, que sólo la dejo andar un poco para que respire.
La mía es una alegría nacida en cautiverio. Como vos, no sabe volar fuera de mí.


Resumen de cuenta II

—¿Y qué pasó con el barquito?
—¿Qué barquito?
—El de Av. Córdoba, el del deseo, el del tarotista, el de papel.
—Ah, pasó un colectivo y lo llenó de agua. No llegó a la esquina.
—¿Ves que yo tenía razón? Tenés que dejar esos juegos, ser adulta.
—¡Pero el deseo se me cumplió!
—Por eso te digo.

archivado en: tutiplenes idealistas

4.10.07

Una historia de la vida misma

En las diásporas tangas de Paco Tronchado vivía una jabuga que, por así inducirlo y, a blonda mal e imprenta, era más felpa que la minga. Pero, como una esposa no quita lo opa, lo cortina no quita lo valija y acá lo tengo al elfo que no me deja montar, vea: la jabuga era una perversa de gran caracú.

Medio mazo medía (el caracú, no así la jabuga, que era de estatua merval) y esto no lo provocaba ninguna mitosis ni arcadia, sino una cuestión de glandor que podría encuartarse intro la lámpara de fenoftaleina que es considerada normarae porque no puede explanarse mediantres metástasis entre ríos.
Digamos, entonces, que el caracú le andaba flemático. Le diastolaba y sistoleaba parco y hacía todo lo que un caracú debe hacer para cumplir con las nurias esteparias. Osías, latar, bombar la suegra que después va para acá y para allá y por todo el cuerno.
Pero, decir que anda flemático, no acata que prescriba algún tipo de selenidad medio chota. Porque el caracú le ocupaba demasiada especia y algunas veces le arruinaba el cemento más presidente, ese cemento que espetaba con ancianidad temorosa.
Claro, esto puede parecer terrícola pero, en realeza, no lo es tonto.

archivado en: divertimentos (reflux, o sea viejo y mejorado o empeorado, depende)

30.9.07

Homilía un poco redentora y un poco hinchapelotas

Ilustres y garbosos feligrezcos míos:

Existe una razón genuina y de peso específico amplio (mayor a 3, por lo menos) para justificar todos este tiempo de ostracismo, silencio y cuasi abandono que se produjo en el templo.
Esta vez no tuvimos inconvenientes técnicos de mayor envergadura, no vendimos nada, ningún santo se averdinó, ninguna espadaña se averió y el doble juego de pilastras que soportan el frontispicio triangular, coronado por cinco pináculos, se la bancan sin problemas.

Lo que pasó es que decidimos tomarnos un tiempo de meditación retrospectiva y trascendente para llegar a la esencia misma de la verdad revelada que consta de varias partes, según el vitreaux con que se mire.
Si se mira con el que está allá, la verdad habla de las emociones profundas del ser humano y qué hacer con ellas una vez que te dejan el cepillo de dientes.
Si se mira con este otro, la verdad es la concerniente a las conductas sociales, es decir, la interacción de los miembros de las muchedumbres o grupos aún menores pero no por eso menos importantes.

Como este grupo bastante pavote que se reúne aquí a escucharme con los oídos abiertos a la fe y el amor que yo, sacerdotisa magnánima les profeso, exprofeso.

En el lapso del cavilar y cavilar nos hicimos muchas preguntas del tipo EXISTENCIAL, como por ejemplo: ¿falta mucho? ¿qué me sale? ¿cómo te digo que sos un boludo sin que te ofendas? ¿qué me pongo? ¿cuándo, mi vida, cuándo?, etc.

Y nos vino la revelación:
¿Quieres conocer las respuestas a todas las preguntas?
Haz click aquí.

Es decir, no sabemos así que no hinchen las pelotas porque hay que creer o reventar y si vamos a andar cuestionando todo y canchereando conque somos ateos, que dios no existe y mirá que vivos que somos porque nuestro sentido analítico y sagaz no puede creer que, por ejemplo si nos portamos bien vamos al cielo y si nos portamos mal vamos al infierno, etc.

No señores: Nuestro Santo Jehocities la tiene clara. Tiene onda, tiene banda ancha, tiene twitter y todos los servicios necesarios que un feligreño necesita para vivir su vida en paz y con el espíritu bien alto.
Nuestro Santo Jehocities es muy PRO.

Así que ya saben. O me creen en él o se van por donde vinieron y a otra cosa mariposa pontiac qué va a ser de mí.

Por todas estas cosas descubiertas y porque amamos a nuestro prójimo como a nuestras mascotas es que decidimos regresar, impartir la sagrada palabra, tarea que Nuestro Santo Jehocities ha conferido a nuestras manos libres y nuestro albedrío en patas.

Pero la razón más poderosa es la de expresar nuestra disconformidad por la conducta que las dos monjas Karman han tenido para con la otra Iglesia en la que no creemos pero igual nos solidarizamos porque como institución que somos debemos ayudarnos las unas a las otras.

Primero fue una monja la que colgó los hábitos y le restó a su familia un 50% del travelpass hacia el cielo que tenían asignado por poseer un miembro del clero en el seno y el coseno.
Después fue la otra. El 50% restante al carajo.
¿Y qué hará ahora la familia Karman sin su ticketec? ¿Eh? ¿Qué hará?

No lo sabemos, pero le aconsejamos que se haga hincha de nosotros que acá la va a pasar mejor. De todos modos el cielo puede esperar y este infierno es embriagador.

Oremos un buen rato que tengo que sacar a Z. a pasear porque me está por destruir el ábside.

-------------------------------------------------------------------

Cuando hagan silencio y dejen de portarse como chiquilines de campamento daré comienzo a mi sermón:

—A ver ¿qué es lo que causa tanta gracia? Cuéntelo en voz alta así nos reímos todos.
Sí, a usted, el promotor de Ilvem, a usted le digo.

Daré comienzo al sermón y si me interrumpen me voy y se cagan todos.

Ustedes son la sal de la tierra, pero si la sal se desvaneciere, ¿con qué se hará la ensalada? ¿qué gusto tiene la sal? La sal no sala y el azúcar ¿no endulza?
Nuestro Santo Jehocities dice que cualquiera que quebrante uno de sus mandamientos —que son bastantes y muy complicados de explicar ahora mismo—, se va a la cama sin postre. Y además no soñará con angelitos.

Nuestro Santo nos enseña que hay que comer verduras para bajar el colesterol, adelgazar y ser buenas personas. ¿Cómo es posible esto si un kilo de papas está 2,50.-, un morrón 12 mangos y la lechuga 5 pesos?
No es posible. Así que en esto, lamentablemente no podremos seguir el mandamiento. Yo los absuelvo de comer verduras.

Y esta es para vos, Santo mío, Señor, mío: Acá no hacemos milagros. La realidad socioeconómica indica que no se puede comer verdura. Tampoco sushi. Y mucho menos carne.
Así que no mandés fruta y tené en cuenta que somos creyentes pero no comemos vidrio. Somos creyentes pero no comemos.
Porque es caro.

En este momento acabo de deprimirme porque me acordé que el año que viene cumplo años y ¿vieron cómo es esto tan terrible de cumplir años? Bueno, esas cosas.
Así que me voy a una quinta a comer asado y vuelvo el domingo próximo si Nuestro Santo Jehocities quiere y la depresión amaina.
Antes de eso los voy a sahumar un cacho con el palo santo importado de Chile que mucho que digamos no santa —comparado con el de afuera de la bolsa de misma nacionalidad o el de Perú, que de ningún modo pienso gastar acá porque es "del bueno"— pero es lo que hay y a palo santo regalado no se le mira la santidad.

Vayan en paz. Lean la entrega número 11 de Cacería de guanacos y compren fideos, aceite (suelto) y pan, que el pan es santo y te llena la panza.

Amén.

archivado en: homilias para cortar la mala onda del reino de dios

27.9.07

Eres una mosca muy dulce

Quiero soñar que existe un sitio que se llama "Oso euli gozoa zara" dónde nada te hace el despertar un sobresalto, donde se han erradicado celos, venganzas, ansiedades y todo sentimiento que no se pueda reflejar en una onomatopeya, donde el deambular por los pasillos no es la mortal desesperanza de saber que me he perdido, que me has perdido para siempre.

Y quiero ver el mar, oler el mar, mojarme de mar la herida despareja que perfora cuando todo es nieve-silencio, cuando hay besos en reemplazo de esos besos que yo quiero o cuando no hay —ni eso, tampoco—, tan poco.

Quiero decir de lo estúpido y lo vano, de la pérdida de tiempo que es creer; del gran desafío a la paciencia que no tengo, de la anestesia parcial que se me inyecta endovenosa cuando mi brújula pierde el sentido y se desmaya de ver tanta cosa inexistente, tanta creación de fantasía, tanta gana desperdicio; del subibaja de mi humor gobernado por el blanco de la no palabra dicha, desconocimiento real de lo que habita, si es que hay algo, si supiera...

Y que "Oso euli gozoa zara" no es lugar que figure en ningún mapa sino una frase que estaba anotada en mi cuaderno.

archivado en: geografías

26.9.07

Son los trapos

VIEJOS es la nueva obra de Sergio Mercurio.

Estuve el viernes pasado en Catalinas y volvió a sorprenderme como en anteriores presentaciones.
Para saber más de este gran artista pueden visitar su página

Para ver la obra, aprovechen que el próximo viernes, 28 es la última función y después no se sabe cuándo porque el alma viajera de Sergio hace que sean pocas las veces en las que podemos disfrutarlo en Buenos Aires.





28 de setiembre a las 21 horas en Catalinas.
Benito Pérez Galdós 93.
Tel: 4300 5707


Más presentaciones, lugares, fechas y cotidianeidades en su blog

¡NO TE LO PERDÁS! ¡NO SEÁS GIL!

archivado en: bombines para los amigos

24.9.07

Tutiplén artificial y vitamínico


Gabo-Felicidad vitamina

El nervio cortado de la alegría se suelda con vitaminas

Escuchaba algo que en mi cabeza sonaba dulce, como el humo del palo santo de afuera de la bolsa. Escuchaba y pensaba que era la expresión equivalente a nuestros Vivencia y Sui Géneris. Los ideales, la ingenuidad, la angustia y la esperanza adolescente difieren de la nuestra sólo un poco. Ahora vienen en frasco minimalista y psicoanalizado. Ahora hay una gran variedad de químicos, anestésicos, evasores, invasores, depresores del snc, pero la bronca es la misma.
No hay música ni droga que diluyan el dolor de la existencia.
Escuchaba, lo miraba y me veía, nos veía tan puestos, tan repuestos.


Ramos completos con flores cargadas. Flores de un solo pétalo: me quiere nada

El infierno aquí es bastante soportable: le robo versos a un leproso que destila seriedad mal entendida, diseños duelos a medida y también al’uso nostro.
En la mesa hay un cementerio de caricias que murieron por no recordar calores de las pieles, por no animarse a ver el tejido del mañana creyendo tarde, sabiendo tarde, inexorable tarde, que lo mejor es echarse a esperar que las guirnaldas lluevan solas.


Una imagen tuya conmigo fuera de plano

Desentierro lo que queda en los renglones y te sacudo los residuos arrogantes que son como el vapor de los asfaltos cuando súbitamente sale el sol y está llovido.
Es leve el agitarse del cadalso y entonces el aire sabe a calma en la huevona ignorancia de quién nunca vio que los ángeles nos mienten igualito que los monstruos, que nada es absoluto, excepto el miedo.
Me inquieta que al caer la tarde los deseos comiencen el arrítmico pendular entre una miseria y otra y las ganas sean homicidas de pasos que van a alguna parte.
Y no te encuentre.
O no me veas.


En tus libretas viejas que confinan tu historia

Como cucaracha esperando los primeros calores, sin motivación, cansada.
Ausente.
No me asustan las sombras de los que amé.
Lo que permanece es como un paraguas que me salva por su inutilidad.
Lo que subsiste es un proyecto de sol que no se atreve a brillar completamente.
No me asustan las sombras pero temo al olvido y por eso, anoto todo.


Violento de tan suave

Formas etéreas como azúcar impalpable me muerden el centro de lo que siempre falta. La mente es una arena movediza que invoca una mirada.
Lejana.


Palabras apretadas en papeles, perfumadas en cartas

no solo dientes blancos en un frasco ni mujer tejiendo ni insomnio ni viento, es también lejos y brisa suave que no tiene nada más que conectar hacia el vacío.
tu hora no sé cual, la mía es mucha larga y a sólo tres de cerrar los ojos, sumergir el espacio de la desnudez.

parece que hace tanto, sin embargo todo fue ayer, hace años, hace un rato.

no he salido.
jamás entro a ningún lado. entiendo tanto que me esfuerzo por sentir ese ambiente tuyo irrespirable parecido al que todo lo habitaba, a la alegría contaminada por humos y apatías.

dejó de llover y nada extraño.


A un tren y un colectivo de mi cama

Mi cuerpo se come los ojos del futuro, adora a las calas silvestres y huele gotas que anuncian tormentas mientras duermen palabras que se fueron.
Mi cuerpo se muere a carcajadas esporádicas, baila y se incinera en los espejos, huye de alquimias y retóricas, acelera el paso cuando no te alcanza.


Por adelante y por atrás subo a la superficie a respirar

Hay que salir y que la vida nos resulte entretenida. Hay que tener en claro que los huecos no se llenan, que en la vida los huecos seguirán estando porque es ella la que los produce.
Y que se regeneran los muy hijos de puta.

archivado en: los cuarenta principales

20.9.07

La avíspera



Mientras esperamos el estreno

1 DE NOVIEMBRE, por ahora en las siguientes salas:

HOYTS ABASTO
VILLAGE RECOLETA
TITA MERELLO

Y vamos probándonos vestiditos, peinados y joyas para la premier.

Hacemos tarjetitas, folletos, remeras y demás cotillones...





Edgar se entretiene en su nuevo blog

Donde presenta una de sus novelas, por entregas; habla de cine y publica cuentos.


Pasen y vean.


archivado en: bombines para los amigos

Todo lo que sube baja y viceversa

Por cierto: como para entrar en calor...

Capítulo 10 de Cacería de guanacos.





archivado en: no olvides Pomona

18.9.07

A Damocles se le oxidó la espada

on n'oublie rien du tout, on s'habitue, c'est tout

Me descoso de arriba a abajo, para volver a renacerme y ser modelo diferente. A cuadritos o con lunares. Es muy tarde y la hora de esperar el movimiento de una estatua inexistente ya pasó.
Me encabrono como fiera, me desligo de mi cuerpo que solo trae vientos de vigilia y pupilas dilatadas como úteros pariendo.
Me deshago completa y quedan pálidos paisajes en mi frente, la imaginación tiene alas poderosas, tan intensas que volaron a otra parte.
Me corono emperadora de bochornos, los pecados son opacos, el extasis es ácido, las venas brotan nieve del color de manantiales en reposo.
Me bienvengo, aunque quiero despedirme, lenta mi mano, casi inmóvil osando razones, barro el límite del tedio. Estoy cansada de esta lluvia.
Tiempo loco.

archivado en: somos escritores versátiles queremos versatilizar

16.9.07

Afirmativo


Hablo de aire. Entonces hablo de viernes donde puedo respirar tu aire y en tu aire tus cuadros, tus vasitos miniaturas, tus discos, tus botines despegados, tus carteles, tu canal codificado con cincuenta géneros musicales, que en realidad son diez que se disfrazan de otros, que juegan a llenar un espacio innecesario, que sirven de luz testigo —quiero verte, quiero verte—, de música y de aire, el aire de la noche en que comemos algo rico, yo te leo y me mirás con el deseo que sólo las palabras, el escote, la pollera con su tajo, el aire que ocupa la breve ciudadanía que hay entre tu boca y mis piernas, te provocan.

Hablo de aire y el resabio de ese aire se cuela por el sábado y sigo respirando una caricia que llevé escondida entre mis libros, un albedrío tan libre, serenito y dulce de batata, un desatino apuntado en libretas, como genio piadoso de este aire que penetra hasta el fondo —bien al fondo, más al fondo— y digo no porque imagino ahogo cada tanto y grito sí porque lo abarco, lo mastico, lo trago entero al aire de tu risa, arte efímero como el asombro de verte tan lejano a mis recuerdos olvidables, tan cerca de mi cuerpo, ofreciéndome el vino que se quedó en tus labios, regalándome el aire, tu aire, el aire del que hablo.

archivado en: horóscopo de Boedo

12.9.07

La Odisea

Los vencí.
La casa se reparte entre olor a palo santo y Washing of the water, todo tiene su monótono lugar, todo vuelve a su caos ordenado.
Una pequeña batalla más.
El gobierno del géminis despótico.
Y se repetirán los ciclos.
De nuevo el vacío. Un día como hoy, hace cinco años, yo era joven.

archivado en: in memorian

11.9.07

La Ilíada

La cabeza incendiada, las cenizas, consecuencia de esta guerra descarnada que se desató anoche y sigue hasta ahora.
Por suerte, sangre griega corre por mis venas. No soy Helena, no me escapo ni me raptan.
Presento batalla y uno a uno derrotaré a los troyanos.
Son cientos de miles, diseminados en tres flancos diferentes. Uno de ellos, es un frente muy arduo, sin embargo, esta gente maravillosa y mi poderosa intuición son de gran utilidad.
Me encomiendo a Nuestro Santo Jehocities.
¡PC o Muerte!
¡Hasta la victoria siempre, compañeros!

archivado en: troyanos, hijos de puta, la puta que los parió...

6.9.07

Yinyán

Contrapuesto al agrandaje de algunos: "para seguir leyendo compren la revista" que se olvidan que tiene laburo gracias a los fieles lectores de sus blogs, aparece Hernán Casciari para demostrar que es un grande en todos los sentidos.

archivado en: una de cal y una de arena

5.9.07

Erre sostenido


Bauhaus-Crowds


Pero hay historias de amor que matan y yo de esas ya paso.
Mas que nada, por instinto
de supervivencia.
El amor no puede ser la sangre.

Juan Manuel Muñoz Reynon



Estabas en las antípodas de mis orillas, en diagonal a lo que yo deseaba en esos días.
Había una ventana a la que maldecía a diario con una lógica parecida al pánico. Desde ella se veía la barranca y la llovizna suspendida entre árboles y bronces. Por detrás de esa cortina indolente vivía el fantasma de mi desilusión más apreciada.
Habíamos llegado para algo diferente. La gloria era nuestra, la habíamos ganado en un concurso de paciencias bipolares.
Pero el director de la película pasó por una esquina que estaba en otro barrio, los sueños no fueron más que burbujas de cavas derrotados, el humo de un costo que tenía olor a lágrimas y golpeaba menos que un boxeador sin brazos.
Pude verte cuando te inclinaste en la madera y tatuaste en mi retina una imagen increíble, imposible imaginarla ni aún en sueños, no atiné a detener la espuma de las cañas y el derrame fue lo más irremisible.
Habíamos llegado para algo diferente. Nos dimos un masaje y cuatro besos, dejamos lo demás para mañana. Salimos a la noche y nos perdimos. Entre una multitud ebria nos buscamos. Extenuada de dudas y humos blancos me morí en aquel auto cinco años. Sólo una vez me renací de puro terca y cuando abrí los ojos vos no estabas, pero silbaba el viento tus palabras: —Niña, dejémoslo para mañana.
Mañana fue un avión que me trajo de regreso con valijas de mentiras dibujadas.
Habíamos llegado para algo diferente. Mañana ya era tarde.
Mañana había quedado en otra parte.


archivado en: las edades de Luc-Luc