31.12.05

Una lagartija luminosa que cuida mis sueños.

Todo aquel que piense que la vida es desigual, tiene que
saber que no es asi, que la vida es una hermosura ...


Faltan pocas horas. Suficientes como para agarrar el lampazo y barrer con todos los males residuales de este año. Quedarse mirando el espiral tornasolado que gira, el molinito, las ruedas en marcha, las aspas del ventilador.
Que todo sea centrípeto y si hay esquirlas que sea ahora, que sea ya, porque faltan pocas horas y todavía queda tiempo para cicatrizar.
Y volver a empezar nuevitos.
Como el año nuevo.
Con la esperanza intacta.
Con ganas de estrenar.

Salut y alegría para todos.
archivado en: puta que vale la pena ser weblogsfers

28.12.05

El miércoles fue jueves

En el enorme paredón del edificio de la fundación escribieron en letras enormes "Sonríe: el niño ha nacido en Belén, Jesús llego para salvarnos".
Un 53 a las tres de la mañana es una buena señal. ¿Es como la estrella que guió a los reyes Magos?
No lo sé. Sí, en realidad lo sé. Los Reyes Magos son los padres.
Lo mismo sonrío.
Pero es por otra cosa.

----------------------------

Speedy resucitó, pero ahora estoy apurada.
Me voy al Club del vino a juntar miguitas de pan

----------------------------

Sigo soñando cosas fabulosas. Esta tarde fue con el Cardenal Richelieu dándome consejos.
Estoy pensando seriamente no volver a dormir la siesta hasta que no rindamos sociales.

---------------------------

Mañana voy a ir acá




Si alguien se prende que me chifle al meil así nos encontramos. Es en un lindo sitio pa festejar algo. Al menos el nombre es lindo.
Festejar que este año del orto ya se va.
Festejar que hay estrellas que brillan, más allá (de) la inundación.

Y, sobre todo festejar los 18 nuevos y tiernos añitos de YaeLa, adhiriendo con fervor al día de San Quintín

26.12.05

No lo soñeeeeeieeeeeé

Yo no sé si alguna vez te pasó pero lo que es a mí acaba de pasarme algo extraordinario:
Dormí la siesta y me curé.
Y además soñé.
Soñé con un día en el futuro inmediato. Con una fiesta en la que están muchas personas significativas, con muchos sanguches de miga triples (yo como dos nomás) y con masas finas que cuando voy a buscar ya no quedan, como suele sucederme siempre en ese tipo de reuniones. Me panfileo y llego tarde. Llego a la hora de sacar las migas.
Pero no importa. Son detalles que no hacen a la cosa en sí misma, lo que importa, el asunto literario, literal o el Kill Bill de la question es lo que sigue a continuación:
Resulta que en la reunión estaba B. que en realidad sé que era B. porque uno en los sueños sabe perfectamente quién es quién, pero se parecía bastante (no fisonómicamente hablando) a C. en los días en que lo conocí y tenía una galera llena de conejos drogados sobre su cabeza.
Entonces con B. nos cansamos de la festichola y nos vamos a buscar un arbolito o un zaguán o algo lo suficiente no intimidatorio como para intimar un cacho y en lugar del "lugar" si es que se me permite la reabundancia de lugares (comunes) al final es un encuentro de B. con cuatro o cinco músicos de heavy metal de esos que tienen tatuajes y son grandotes, peludos, morochazos y cantan como Gillan.
Yo pienso: - Este B. se me pierde entre bambalinas y líquidos efervescentes, me acuerdo que él me aviso que en estos casos lo mejor es que me aleje, así que mejor me vuelvo para la fiesta.
En ella tomo cerveza porque coca ya no queda. Los invitados que quedan allí me miran sorprendidos y yo creo que es porque estoy vestida con la misma ropa que tenía cuando baldié el patio, entonces decido ir a cambiarme y me pongo una pollerita de esas de seditas de colores que atrás tiene un cierre que está falseado, me pongo un pañuelo en la cabeza que me brinda un espíritu semejante al de Chicholina criolla y me maquillo al estilo Liverpool.
En eso me da un raptus emocional y hago uno de esos llamadetes que, ni siquiera en sueños, debo hacer y J. me dice que viene. Pero resulta que, en alguna parte olvidada del sueño, se ve que también había llamado a K. No sé, capaz que no lo llamé y vino de colado nomás.
La cosa, para hacerla sintética como un yérsey, es que B. vuelve a la reunión en condiciones inmejorables: afeitado y con el pelo cortito, lindo y fragante.
La escena final es toda una revelación del subconsciente: J. me hace una escena de celos ridícula, K. se ofende porque lo ignoro y B., que tiene la paciencia de un santo observa divertido que mi cierre estalló y se me ve el culote blanco.
Me acapara una sensación de chupahuevéz genuina, de váyanse a la concha de sus madres respectivas y acepto gustosa la invitación que me hace B. a ir a un bosque que queda como a 600 Km. que tiene unos árboles re-copados.
La cosa se pone buena, porque además vamos en una Harley Davidson.
Y después me despierto.
Y ahora me parece que estoy curándome. Ya no me duele la panza, sino todo lo contrario.
Llamo a una amiga para contarle el sueño (sí, yo hago estas cosas) y no está. Entonces me digo: - ¡Si querés contar, contá!
Y aquí estamos. Eso sí. Me quedé con ganas de comer masitas, así que ya mismo me voy a zampar un pedazo de postre que quedó del 25.

archivado en: la interpretación de los cierres, querido diario y gastronomía de cadáveres.

24.12.05

Navidezco

Es más fácil enamorarse que desenamorarse lo cual es una especie de retro-adolescer ad infinitum.
O sea.
Que el 2006 nos encuentre a todos en un nido de bienestar y embotamiento cuasi enamoradizco, teniendo en cuenta que las password que teníamos, tenemos que cambiarlas a todas. Eso es condición necesaria para la era de acuario que se avecina con sus hippies, sus trajes babasónicos, sus ideales máximos y, máxime si se trata de reflujos (o influjos) astronómicos, que harán que al fin, que finalmente, seamos mucho más que dos como decía Benedetti cuando andaba por la calle junto a Nacha Guevara y Eliseo Subiela.
Es decir.
Estos son mis deseos para el año que, dentro de una semanita nomás, empieza:

(deseos globales)

- Que haiga salud para todos los sanos y recuperación para los que andan con nanas.
- Que se abola (¿abuela?) el EGB, Polimodal y este espeluznante sistema educativo que hace que los pibes de hoy día gusten de Miranda, Árbol y Babasónicos
- Que Maradona devenga en flor silvestre.
- Que todos los desubicados que tienen el cerebro en el orto lo devuelvan a la cabeza que es el lugar correspondiente.
- Que los weblogsfers hinthelectuales revienten como sapos.
- Que venga Papá Noel y deje muchos regalos importantes. No esas porquerías que se compran en el dos pesos.
- Que haya paz en el Municipio Urbano de la Costa.

(deseos personales)

- Que la vida les sonría a las gentes de buena voluntad, como por ejemplo, a mi vecino R. que me tapizó las sillas hermosamente y no me pidió nada a cambio.
- Que hagamos lo que dijimos anoche vos y yo: positivizar.
- Que sigan adorándome, admirándome, halagándome, dorándome la pildorita, como siempre todos los weblogsfers de bien, todos los amigos, todos los hermanos de la patria empelotada, los primos, los cuñados, etc.
- Que Z. me coma la comida
- Que mis nenes sigan apuntalando al mundo y dejen de ser mis muletas. Que los roles se inviertan, que sean convencionales y copantes, que vuelvan al camino correspondiente por defecto.
- Que haiga trabajo y dinero.
- Que todo alcance para todo.
- Que no se me muera nadie.
- Que no se me ocurra enamorarme otra vez de un marinero bengalí.
- Que vuelva a comer con ganas.
- Que mi guitarra se pueda arreglar después del golpe nefasto que la destartaló mal.
- Que todo sea un eterno comienzo con ese "qué" de los comienzos.

Y que haiga mucha pero mucha alegría y hip-hop para mí y la humanidad entera.


Este post está dedicado a varias gentes que son especiales por alguna razón de mancomunamiento con mi ser y mi nada:
Gentes que están ahora y otras que no están pero estuvieron durante este año de apocalipsis now:

Demo, Michi, Yael, Roly, Viole, Zack, Damaris, Pablo, Cholo, Helena, Patricia, Fede, Guille, Mario, Eva, Fernando, Matías, Ale, Mavi, Jimena, Ringo, Cordín, El Cretino, Purranki, Viguita, Inés y seguramente muchos más que ahora no me acuerdo pero ya saben que son, están y pertenecen a mi sistema inmunológico de pasiones y afectos.

FELIZ NOCHEBUENA. FELIZ NAVIDAT. FELIZ AÑO NUEVO.

archivado en: motivos navidezcos y afines

20.12.05

Fábula ornitológica y de alto amor filial

Pajarillo verde
cómo no quieres que llore
pajarillo verde
cómo no voy a llorar.

Ay, ay, ay, ay
si una sola vida tengo
pajarillo verde
y me la quieren quitar...


(canción popular venezolana,
en este caso interpretada
por la grandiosa Cecilia Todd)



Escena en la cocina:

Estoy lavando los platos. Son muchos, son platos acumulados, platos y vasos. Vasos, cubiertos, ollas, sartenes. Sartenes y tazas.
Y pienso. Pienso y vienen a mi mente grandes ideas. Ideas para subsistir o para escribir. Ideas para no desarrollar o sí. Vienen ideas, viene la nena y prende la tele.
Y a mí se me van las ideas.
Me quedan los platos y hay que lavarlos. Son muchos. Platos, vasos, cubiertos, ensaladeras, fuentes.
Los lavo y escucho. Escucho el sonido de la tele. Es una propaganda. Es un nene que dice: - Gracias Papá Noel, sos un capo (o algo así), ¡justo lo que quería!
Dejo los platos y miro hacia la tele. Al nene, Papá Noel le ha traído una barbie y todos los familiares se miran extrañados.
Yo pienso: - ¡Qué gran idea! El nene cree en Papá Noel y ya tiene definida su sexualidad. El nene la tiene clara.
Sigo mirando y no. No tiene nada claro. En la escena siguiente, una niñita angelical recibe la barbie como obsequio de ese pequeño futuro nabo del orto, a cambio de un beso tierno e inmaculado.

Escena doméstica-zoológica

El perro no me come.
Le doy vital can y no quiere, le doy pan y me mira con asquete, le hago un potaje con carne y arroz y lo huele, parece entusiasmarse, pero no, se aleja despreciativo porque quiere que le convide de mi alfajor.
Y yo le doy. Porque él me puede.

Escena doméstica-telefónica:

- Hola nene
- Hola má
-¿Cómo va eso?
- Bien, todo joya
- ¿Te bancaste el sueño?
- Sí, pero no puedo más.
- ¿Terminaste el laburo?
- No, ahí quedó.
- ¿Pero todo bien?
- Sí, má, todo bien.
- ¿Venís temprano, no?
- No creo
- Dale, que tenés que descansar.
- No sé, veo.
- ¡No sabés que lindo pajarito estoy viendo ahora desde la ventana!
- Será un gorrión.
- No, bolas, es un pajarito verde.
- Será una cotorra.
- No, no es una cotorra. Es como un gorrión pero es verde.
- Capaz que es uno de los de tu cuento. Un sobreviviente.
- ¡Je! Puede ser.
- Tengo que seguir laburando.
- Está bien. Besitos. No vengas tarde
- Chau má.

Escena en el patio:

Lavando mucha ropa. Ropa acumulada. Ropa que, desde hace días permaneció en el lavarropas y había olvidado. Ropa que tiene olor a humedad y hay que volver a enjuagar: jeans, remeras, medias, bombachas, calzones. Ropa. Ropa sucia, afuera...ahora mismo estoy colgando ropa para dar paso a la siguiente tanda.
El perro no me come.
Escucho un aleteo y dos ladridos.
¡el pajarito! Mi perro está atacando al pajarito.
Intento salvarlo y no puedo. El pajarito se debate entre las garras impiadosas, los torpes manotazos y el instinto de un perro que, según me han dicho, no es cazador ni nada que se le parezca.
Le grito desesperada y enojadísima:
- Z., no hagas eso, no te comportes como un gato. ¡Dejalo, dejalo, dejalo!
Pero no. No lo deja y el pajarito verde muere inútilmente.

Escena en mi pieza:

Intento rescatar el cuerpo del pajarito y no me deja. Se esconde con su presa ¡debajo de mi cama!
¡Ay, diosmío! ¿Qué hacer para que salga de allí?
¿Qué hacer para que olvide su trofeo, para que se comporte como un perro respetuoso de los derechos humanos de la fauna?
Lo tiento con una lata de paté y la ignora.
Lo tiento con un alfajor e ídem.

Escena final:

Me olvido del asunto. No permito que la mala impresión y la sensación de desalineación y vértigo que me da tener un cadáver debajo de la cama me intimiden. Me olvido. Y como me olvido todo transcurre en forma natural. Tan natural que ahora mismo estoy viendo a mi perro haciendo un pequeño pozo en el patio. Veo a mi perro en el inicio de una ceremonia religiosa. Z., está por darle al pajarito una santa sepultura.
Z., es un asesino de pájaros, pero es cristiano.
Y, de las dos cosas no sé todavía cuál es la que más me molesta.

Moralejas:

- las barbies son unas muñecas de mierda que no tienen pezones, ni culo, ni concha, y portan una cintura mínima que, hoy día, no sirve ni para tiro corto ni culote rosita.
- su canto entre cadenas es canto de agonía y porque te empeñas pues señor su canto en prolongar.
- matar pajaritos es feo, sino preguntale a la pájara Pinta, viuda del pájaro Pintón.
- no comer en todo el día trae graves trastornos psicológicos y físicos. Lo mejor es realizar cuatro comidas diarias.
- el negro estiliza
- los hijos y los perros son lo mejor que te puede pasar, a pesar de todo.
- mamás bobas: no hagan que sus hijos participen en Tv, sobre todo si son chiquitos y no tiene definida su identidad sexual.
- mamás castings: ¡matensén!

19.12.05

Pequeño tutiplén reincidente

Quiero creeer en los besos que curan
y esperar la medianoche de año nuevo.
Apretar fuerte los ojos y pedir con toda el alma
que haya otro refugio que el alcohol...


Pequeña Orquesta Reincidentes



Disparaba el viento arena

A comprar fasos en una ciudad donde todo esta prohibido, pero los pecados prescriben en el momento exacto en que fueron cometidos. Las veredas llenas de hojas amarillas, residuos de un otoño que no termina de morir. El viento, el sentido contrario del camino siempre eterno como el desvío que es tu vida. Tu vida que se cuela sin permiso y quiere quedarse un rato más.


Y contame de todo lo que como vos se derrumbó


No preguntes, seguí acariciándome. No pienses, no abras los ojos, no entiendas, no busques, no esperes, no trates, no seas.
Dejame que llore, dejame que ría, dejame hablar como una nena, seguí, seguí acariciándome.


Ceniza en la cara, brasa y cicatriz.


Sólo el mar puede salvarme. Así comienza una seguidilla de frases, una en cada hoja, una o dos por día, y en septiembre otra que dice: "y este día estaremos festejando". Hay algunas paradojas de la vida que me causan gracia, una gracia emparentada a lo tragicómico. Sólo el mar puede salvarme.
Viví cerca del mar cinco años en los que recuerdo haberlo visto sólo dos o tres veces. Una vez, una ola gigante atrapó mi medio metro, una ola gigante de sesenta centímetros. La sal en la garganta, la tos, el susto, el gran susto. Mar del Plata era muy diferente. En las fotos, mi vieja usaba una gorra de baño con cintitas de plástico. Ridículo, pero ella es tan hermosa que la gorra es un detalle mínimo.
Siempre quise haberme parecido a ella. El tiempo me dice que cada día me asemejo más pero no en su belleza. Sólo el mar puede salvarme.
Cerca del mar conocí al hombre que más quise en mi vida.
Lejos del mar voy a dejar de quererlo.


Sin dinero no puedo pensar (Se ve borroso)

Mirás hacia adelante y hay una gran montaña de bosta en la que vas a hundirte inexorablemente. A menos que todo de un vuelco de 180, 45, o como mínimo, de 30 grados.
Mirás hacia adelante y ves que eso no va a suceder.
Es un día de tantos como esos oscuros.
Mirás hacia adelante y no ves nada.


Cuanta memoria incendiada para llenar esas hojas que no te alcanzan


Algo así decían unas de esas palabras perdidas en la cobardía, en la negación de los deseos, en la escondi egoísta, que, con tal de perder, nunca llegó a la piedra libre.


Al ver de cerca se siente enseguida el olvido

No causa nada especial. Intento esforzarme, intento sentir algo diferente, sea melancolía, sea bronca, sea tristeza, sea ternura. Sin embargo, sigo frecuentando a diario caminos parecidos y no me causan nada especial. La mente es tan fuerte que logra, en poco tiempo una adaptación a la condición de siempre, la que te conocés de memoria, esa adaptación que por un rato creíste (la mente hizo que lo creyeras) era un cambio, te convertiste en otra cosa, tu vida, tu lugar en el mundo, el amor, el amor andreaboquense, es así, volvés fácilmente al estado natural, al confortabily numb, a la anestesia parcial.


Julio soñar sin dios ni patrón y que al fin me quieras


Vientos como esquirlas que se clavan en pechos que antes no dormían.
Lo que ha muerto no se desentierra así de fácil. Lo que está vivo no se ve si no abrís bien grandes los ojos.



La espuma brinda con su nariz

Dejà vous. Sopa, sopa, ¿Otra vez sopa? No hay remedio para la enfermedad de tener que vivir adorando a un recuerdo enclenque que, cada día se aleja, se aleja, se aleja y es como borra adormecida en el fondo de un vaso de vino.


No ve mucho más porque mira para abajo

Hacia el inframundo personal donde nada feliz está permitido: la esperanza, la ilusión. No está bien bailar, no es bueno soñar. El amor es un bien de descarte, amar es una distracción torpe. (Casi vuelvo, casi enfermo, casi arrugo y me distraje y me quedé).

Gracias a  Pequeña Orquesta Reincidentes

archivado en: tutiplenes musicales

15.12.05

De mientras...

Resulta que mañana, viernes 16, a las 13:00 hs, en el Hall de la Sala Casacuberta del Teatro San Martín, entre otros eventos de menor envergadura como entrega de Premios de concursos literarios y otros chirimbolajes varios, se presenta el Nº2 de la Revista Gulliver




Y en la sección Narradores de la Reserva...



...se han publicado cuatro relatitos de yo misma que harán las delicias de quienes gusten de una literatura de alta calidad estética y comprometida con la problemática social circundante.

¿Ven? ¿Ven? Acá está la Luc con su pseudónimo de siempre:



Además de lo que en verdad importa, que son mis exquisitas obras, en esta publicación podrán encontrar textos de figuras menores tales como: Ambrose Bierce, J.R. Wilcook, Enrique González Tuñón, Ramón Gómez de la Serna, Silvina Ocampo y muchos otros más.
Así que, si alguno anda por la zona y no tiene nada mejor que hacer, invitado está a luquear una revistilla.

Todo esto, gracias al Señor Guillermo Piro a quién felicitamos fervorósamente por su excelso gusto literario.

archivado en bombines y autobombines y grandes obras de la literatura contemporámea.

13.12.05

Just a gigolo

Guarda el hilo, estoy preparando una superproducción findeañera que se cagan todos.
Tiene que ver con esto:

Dorita era drogona


Y también con otras cosas de concordia, paraná y las palmas.
¡Haber esas palmas! (Upps, mutó en mí la Adelita... ¿alguien se acuerda de Adelita?)

Así estamos.
Tan pero tan apochoclonados que ni sabemos qué.
... que vapasar

... que será será, será lo que deba ser.

10.12.05

Te la vamos a dar el día menos pensado

Por más que lo intentes, siempre tendrás la sensación de haberte perdido de algo, el sentimiento metido bajo la piel de no haberlo vivido todo. Ese corazón abatido te dirá siempre que has pasado por alto momentos en los que deberías haberte fijado. Bien, acostumbrémonos a esta sensación. Algún día, la vida se reducirá tan solo a eso. Todo es cuestión de práctica.
Chuck Palahniuk - Monstruos invisibles



Un día perdí los estribos. Los busqué por todas partes, en los cajones, entre los libros de la biblioteca, debajo de la cama, detrás de los muebles, dentro de las alacenas, en todos los bolsillos de mis sacos. Revolví bolsas de basura, pregunté a diosymaríasantísima por si alguien los había visto, contraté un detective que los hallara.
Durante días busqué empecinada, ¿qué digo días? semanas, meses. Y no hubo caso. Los estribos no aparecieron hasta hoy en que los encontré de casualidad.
Fue al subir al 244, rumbo a Morón. Estaban en el asiento trasero del lado de ventanilla derecha. Los llevaba puestos una mujer a la que conozco por interpósita persona.
Me los había robado, vaya a saber en que descuido mío.
Indignada, me acerqué a ella con ánimo de increparla a que me los devuelva, con toda la intención de, en caso que se negara, denunciarla a la policía o bien, recurrir a la violencia, cosa que, de inmediato comprendí no serviría de nada, ya que de esa manera volvería a perderlos.
Me puse frente a ella, la miré con detenimiento y decidí que se los quedara. A ella le sentaban mucho mejor que a mí.

archivado en: protopelotudismo, esencia de vainilla y fábulas de alto contenido moralizador.

9.12.05

Se autoriza el uso de este producto

Entonces la mina grita. Grita y llora, le reclama por unas fotografías que encontró en la computadora: fotografías de él teniendo sexo con una mujer que no es ella.
- No sé de que me hablás.
- De las fotos. De esas fotos.
- No sé de que me hablás -repite él incesante.
A los pocos minutos todo parece volver a normalizarse. La avenida 9 de Julio es un palito de helado, la tensión está meando detrás del monumento al Quijote y el edificio del Ministerio de Obras Públicas se desmorona, pero no los toca.

Archibaldo se queja porque no le dieron los meses de preaviso, además porque en todos estos años, aún no tuvo la oportunidad de conocer Marsella.
Rafael jura por la imagen de la Virgencita (que esa noche, junto a su esposa, vio a los pies de la cama), que no es un traidor sino todo lo contrario, que lo suyo es una misión patriótica y celeste. Rafael jura, pero no jura. La samsonite está lista.
Rafael mira la samsonite, una lágrima tímida le recorre la mejilla y se promete a sí mismo cruzar los dedos la próxima vez.

La mina le mete como cuarenta y cinco puñaladas con un cuchillo tramontina y la pantalla se llena de sangre.
La mina (la otra mina) sueña cosas horripilantes. El Congreso Nacional es una gran hamburguesa humeante que chorrea grasa y chimichurri comprado con un 15% de descuento en un Día de la zona.

Él se unta el cuerpo con dulce de damascos y un grupo de palomas se adhieren a su cuerpo como sanguijuelas. El Doctor Lorenzo intenta practicarle un habeas corpus, y los cartoneros de Hipólito Irigoyen le tiran botellas y maíz.
Lorenzo piensa:
- Nadie me entiende.
Poco después suena su celular y del otro lado, la voz de Socolinsky le brinda su mayor apoyo con frases que lo animan a bregar por la salud de nuestros hijos y lara lala laralala?

Ella (otra ella que no es la otra ella ni la ella anterior) es el ser más dulce y encantador que existe en el mundo. Ella lleva el nombre de la primera mujer.

Ella (la otra, la verdadera, genuina otra) compra helado para llevarle a sus nenes. El heladero le pregunta si ya armó el arbolito y ella le dice que no todavía y pide cuatro gustos, mientras piensa:
- En la mayoría de las casas hoy armaron su árbol de Navidad, mierda, ya se nos va el 2005.
Menos mal.

archivado en: no sos yo, soy vos (gracias Cordín)

3.12.05

Tutiplén a secas

Viceroy

¿Cómo es que llama la minita esa de belleza y felicidad que escribe para el orto, que debe tener un gran esponsor y está ahora de moda porque se sube a un bafle con un par de plumas y lentejuelas y recita y ¡CANTA! peor que la brédice y hace lo mismo que hacía mi prima Elizabeth hace 25 años?
Mi prima, casi la única rubia del barrio Vicente López y Planes de Villa Celina, la potra Eli que movía el culo cuando caminaba por las calles que todavía no estaban asfaltadas y con su contoneo hacía que todos los cimientos masculinos se desmoronaran y no había ni ceresita ni hierros que basten, que hacía que todas las paredes varoniles de las casas de ese barrio pobre se llenaran de grietas tan enormes que no había llaves ni nuevos revoques que alcancen para que cada una de las patronas no pusieran el grito en el cielo y además, al rato fuesen a la peluquería de Martita a pedirle los claritos, como para parecerse a ella un poco, al menos un poquitito.
Pero no.
La comparación nada tiene que ver.
La Eli no avisaba. La Eli era. La Eli era una gran performance de ella misma.
Confieso que también yo la envidiaba bastante.
La minita esta de la que empecé a hablar, ésa de cuyo nombre no me acuerdo pero hace unos días salió en el suplemento de Clarín como la reina del under o algo así. Creo que se llama Gabriela, creo que me acordé también de su apellido y creo que las yeguas hablaron de ella hace algunos meses.
Decía: esta mina no existe.
Decía: No me gusta hablar mal de la gente. Me gusta hablar bien de la gente. Aunque no lo parezca.
Me gusta la Eli. El recuerdo que tengo de la Eli
Creo que, en realidad, sólo quería hablar de ella, de mi comadre, de mi prima, de la gran belleza (y felicidad) del barrio Vicente López y Planes de Villa Celina.
Lo creo ahora porque está loca como una cabra.
Y para mí eso es todo un arte. La locura es el gérmen del arte. La Eli no es artista, pero es loca. Ergo: arte genuino, vida real.
No me jodan con la Gaby Vex, se los pido por favor.


Panasonic



Me aburrí de ser niña, me aburrí de la adolescencia, me aburrí del matrimonio, me aburrí de ser amante, me aburrí de la intriga palaciega, me aburrí del fracaso, del programa de radio, de vender planes de ahorro previo y "chapar" con el jefe en ese baño ínfimo e inmundo, me aburrí de mis novios, me aburrí de ser madre, me aburrí de letras, me aburrí de los viajes, me aburrí de contestar meils, me aburrí de hablar por teléfono, me aburrí de algunas, muchas, varias canciones, me aburrí de esperar la próxima cosa de la cual aburrirme. Así son las cosas.


Tortulan


De todas maneras hay como un Perito Moreno que esnifa el aire del verano que vendrá.
Leía hace poco en el mejor blog del mundo porque no es un blog sino que es casi la vida escrita.
Leía esto: "Me acabo de enterar que el Glaciar es Perito Moreno y no Pedrito Moreno"
Este tipo de cosas me parecen una maravilla.

Carilina

Me pongo de perfil. Esa posición me beneficia. De chiquita, en casa había un cuadrito de la Virgen Niña. Todos decían que mi perfil era idéntico al de ella. Y parece que era lindo.
Ahora ya no sé. Las vidrieras, los espejos hablan idiomas que sólo entiendo yo según el día, la remera ajustada, el negro, el blanco, el corpiño nuevo con aro o el otro, el de entre casa, el que me cae cómodo y me libera.
Por cierto, estuve leyendo varios posts referidos al semanario Perfil. Algunos muy buenos, otros graciosos, otros infumables.
Lo cierto es que leí (y muy por encima) sólo una vez ese semanario, así que no tengo opinión al respecto. Tampoco tengo opinión acerca de Clarín, de Página, de La Nación ni de ningún otro porque, simplemente, hace años que no leo diarios.
O sea que no me importa el tema.
Me pongo de perfil y hago este tipo de declaraciones porque, sinceramente, no hay nada que me guste más que participar de debates estériles y verter conceptos elaborados y profundos que impresionen a mis queridos amiguitos que me leen a diario o a semanario, no sé yo.

Edifier

No da más el pobrecito que castigué, y castigamos tanto, sin darme cuenta que era lo que me quedaría cuando me quedara sin el que convirtió el "ara" en "amos".
Sin darme cuenta que era el que me seguiría acompañando donde fuera.
No doy más. El piripipí infame no me deja escuchar The Clash, justo ahora que por obra del cielo santo o la naturaleza del éter que todo lo sabe y lo controla, que conoce esta extraña necesidad de que ahora The Clash sea como un canto gregoriano poco antes de hacer votos de castidad, de pobreza, de nobleza obliga: Avenida del Libertador me consume el pedal del acelerador.
Un pibe se acerca vendiendo jazmines. Un ramo tan grande y oneroso como la zona de consumo. Dame dos, dame dos, no, mejor dame los tres que tenés ahí y haceme precio, redondeamos en diez, ¿sí?
Todo se inunda de perfume. The Clash ahora es Love and Rockets, el piripipí se ausenta por un rato y sólo pienso en Love and Flowers.
El pibe tenía ojos de gitano. No hay ojos más bellos que algunos ojos de algunos gitanos.
El pedal se afloja y desde hace mucho tiempo siento que nada me apura.

Rockola china

Extraño el edite pad. Nos debemos una panquequeada. Eso pensé uno de esos días. Puta madre. Al final nunca fuimos a comer panqueques, ¿cuánto quedó en la pendiente de las cosas inconclusas, o, mejor dicho no hechas? ¿No? ¿No creés?
No, no creemos. Lo que creíamos hace dos mil días, hoy es otra cosa parecida a la recta inicial, a la casilla de largada.
Hoy es buen camino. De ninguna manera buen camino debe significar camino recto.
Hay diversos senderos con amables y bellas ondulaciones. Viajar por la ruta que va a Sierra de la Ventana es como jugar al Scalextric pero siendo uno el que conduce desde adentro de uno de esos autitos pequeñitos, por citar sólo un ejemplo.

Loop

Le ruego a mi nene que por favor se siente a mi lado, que a ella la deje atrás porque habla y habla y habla sin parar y pocas cosas me rompen más que eso: que me hablen y hablen y hablen sin parar, especialmente cuando estoy manejando concentrada en la ruta, en la música, en mis pensamientos o en algún recuerdo que se despereza, en frenar en los semáforos (antes de la línea blanca, como corresponde, porque yo no soy ninguna tachera del orto, ¿o qué te creés?).
Pero él me traiciona. Y se va atrás para pegarse una buena torrada, cabeza a cabeza con su hermana intercambiando sueño, piojos y cada tanto un "correte", "má, decile que se corra"
Conclusión: mi familia es un dibujo.



Cochería Lizardo


Como escrache sin manifestantes, un ritmo enturbiado por la nada.
Cuatro años, nena, mi nena no puede recordar
Ambulancias, hipertensiones, carita amarillenta, olor a alcohol fino, a pervinox, no recuerda tu figura, tu embobamiento cuando la mirabas.
El tortita de manteca de sus manos suavecitas.
No recuerda las lágrimas de esa noche cuando mi cuerpo olía a los jazmines que dejé en la caja que cuando vamos a limpiar esa chapita infame que dice tu nombre, seguro ya no es nada, como vos, que no sos más que un recuerdo que ella no recuerda.

El eterno complicamiento del encendido electrónico
¿Cómo es posible si con un fósforo basta?
Es así, abuela, ahora es así. Ahora todo se rompe pronto. Todo es de descarte. Todos somos grandes y el mundo cambió demasiado pronto.

Franco vendía jeans de contrabando, militaba y era alfabetizador. Lo levantaron en una villa. Tenía 20 años. Franco es el hermano de Luly. Es también mi hermano y nadie sabe dónde está.
Al-Fa-Bety... la Bety también se fue y nadie se esperaba el cáncer temprano que le consumió las ganas. Tito volvió a casarse y dicen que ahora está bien.

Esa noche él no estaba. Escuche un chasquido en la ventana y salté de la cama asustada
-Tía, murió el abuelo.
-Murió el viejo ¿Cómo es posible que todo sea un eterno complicamiento? ¿No ves que estoy durmiendo?
Viejo querido: vos que no te acordabas ya de nada...
¿Te acordás cómo mierda es que se enciende esta cocina?
¿Cómo es posible si con un fósforo basta?

Como cucarachas esperando los primeros calores, sin motivación, cansadas.
Ausentes.
No me asustan las sombras de los que amé.
Lo que queda es como un paraguas que me salva por su inutilidad.
Lo que queda es esta lluvia y el perro sacando la cabeza para mojarse con el fresquito

No me asustan las sombras pero temo al olvido y por eso, de vez en cuando, quiero recordar.

Lego

Se trata de unir los bloques, el problema fundamental es la fragmentación, aquello de unidos o dominados, en uno mismo, los pedacitos debilitan y permiten que los lobos te coman los ojos. Los días pasan y el sentimiento que hasta ahora sólo era de estafa emocional, se va convirtiendo en una desconfianza creciente, casi proporcional a esta nueva ilusión que emerge del autoengaño andreaboquense.
Luego de vivir unas largas vacaciones. ¿Cómo creer que el largo turismo aventura no terminaría, no terminará con la siguiente escena: mina sola con su valija, teniendo que pagar íntegramente el check out?

Rexona-Roxana-Rosana-Rosa-Ana- No duerme-Espera el día-Excepción-Esección

Impulse. Como en la propaganda en la que el chico le llevaba flores a la chica por el simple hecho de estar tan bien desodorizada, de tener un culo memorable y una cara bella como si se la hubiese fotoyopiado al nacer, para su beneficio.
Impulso de revolver entre papeles y archivos sin extensión. Un largo tiempo para comprender... ¿Cómo es posible que haya olvidado algunas claves del buen orgullo tiñéndolas de la obviedad más silvestre? ¿Cómo es posible?
Sin embargo encontré la fruta amarga y todas las señales que en algún momento entendí cábalas que anunciaban el "no lo hagas" se murieron como sapos reventados en la ruta.
Si lloro es porque todavía quedan lágrimas.
Y son de mi propiedad exclusiva.

TDK

Hay dos canciones, sólo dos, que me provocan la misma sensación.
Yellow Ledbetter, de Pearl Jam y Sprend your wings de Queen.
Nada tiene que ver una con la otra, pero cuando las escucho siento una alegría enorme que invade todo epiplón de mi ser y me eyecto con unas ganas incontrolables de bailar, o de volar.
No sé yo. Algo raro pasa.


archivado en: tutiplén para que dure, por lo menos una semana.


24.11.05

El sentimiento espiralado y la tormenta que no llovió

Y si vos te vas me siento tan poca cosa,
pero cuando estás me pierdo en esa oscura nebulosa

La Bersuit


Cuenta la leyenda que, hace cosa de unos años (más o menos) existió un lagarto al que habían confundido con un hamster, lo metieron en una pecera de cristal que dentro de ella tenía una ruedita y un colchón de afrecho, para luego abandonarlo a su suerte. Aburrido, se subió a la rueda y comenzó a girar cada vez con más velocidad.
Posteriormente
el lagarto
murió de un infarto.
Del lagarto su suerte
fue la muerte.

Y entonces comenzaron a caer montones de hormigas voladoras sobre mí.
Eran enormes. Más tarde me explicaron que eran hormigas reinas. No sabía que a las hormigas que ponen los huevos las llaman reinas como a las abejas, las abispas y las de la vendimia, pero igual la persona que me lo explicó es un albañil que no me resulta demasiado confiable. No por menospreciarlo, ni porque sea albañil, sino porque dice muchas cosas al pedo. Y algunas veces también en pedo, aunque no era hoy el caso.
Por suerte cuando salí corriendo como loca quitándome las hormigas de encima, M. (a quién llamaré por su inicial para preservar su identidad y demostrar que he perfeccionado mi oficio bloguer a lo largo de estos años) estaba en la puerta de su casa ensimismado en vaya a saber que pensamiento acerca de cerecitas y ladrillos huecos, o tal vez en alguna otra cosa de carácter privado o, ¿por qué no comunitario?.
Por cierto, lo que venía contando es que crucé desesperada y le dije:
- M., por favor ayudame, tengo un problema -y él me contestó
- ¿Qué te pasa? -pregunta a la que yo respondí:
- Me atacan las hormigas.
Así fué como munido de su máquina de flit se acercó a mi hogar y entró a meter veneno en el techo, en los zócalos, veneno, kiko veneno, no se puede vivir con tanto veneno, veneno del bueno
veneno siempre es veneno
casi no hay malo ni bueno,
me pregunto ¿existe el freno?
no importa si hay veneno
veneno gracias por el dolor
gracias por el placer
por hacerme sentir un esclavo
cristo que eligió su propio clavo.
veneno, veneno
mi cruz, veneno.

Pasé el resto del día barriendo hormigas y aún, a estas horas tan inoportunas, siguen cayendo los cadáveres del techo.
Miro el techo
y en el techo no hay nada, hay solamente un techo.

No recuerdo en que contexto ni a título de qué cosa, pero hoy dije algo muy importante. Es más, se lo dije a H. (a quién llamaré por la letra inicial por las cuestiones anteriormente mencionadas)
Tenía que ver con algo así como que todos los seres humanos debieran ser cristianos, o tener valores y moral cristianas. Después pensé que nada más los hombres debieran, que a las mujeres no nos hace falta porque tenemos otras cosas como cosméticos, depilación con cera y el método Pilates.
Igualmente ahora no estoy tan segura de que haya sido una gran idea. Pero, ¿quién sabe?
El domingo, en lugar de ir a la cancha, los hombres irían a misa a pedir perdón o a llorar... a la iglesia.
Y no me sé ninguna de Enrique Iglesias porque sino se las cantaba.
Pero sí me sé alguna de Julio Iglesias:
Abrazame, y no me digas nada, sólo abrázame
me basta tu mirada para comprender que tu te irás...

H. me sugirió que pelara a Z. (que es mi perro, pero me referiré a él por su letra inicial para preservar su intimidad y bla bla bla...) Entonces me acordé de N.(otro
perro que tuve y ... ¿tengo que explicarlo de nuevo? ¿verdad que no?) al que un día pelamos y estuvo metido debajo de la cama como dos o tres días. No quería que nadie lo viera, se sentía muy avergonzado y era lógico: ¡Estaba desnudo!.
Así que Z. tendrá que soportar este verano como cualquier perro cristiano.
Prometo manguerearlo y armale charquitos en el patio para que se moje la panza, dejarlo jugar con el agua del bidet e, incluso, si él fuese capaz de pedírmelo, o hacer algún tipo de maniobra que exprese su deseo, comprarle un ventilador para su uso personal.
Pero me parece que el vientito le molesta. Y la verdad es que a mí también.
Es hinchapelotas el viento. El calor es hinchapelotas, el frío también y ni te cuento el aire acondicionado.

Hace algunos días en los que vengo agarrada a nube fantástica. Me siento como un barrilete de los buenos, de los caña y papel barrilete, no de esos de plástico que son una porquería inmunda y cuesta un montón hacerlos volar.
Por las dudas, sólo saldré si el servicio meteorológico me indica que las condiciones están dadas para que no suceda de sopetón lo más temible, y en lugar de barrilete termine convertida en papel maché.

Muy lindo todo. Que no se corte.

Los temas musicales que acompañan esta publicación pertenecen a (por orden de aparición) Bersuit Vergarabat, Shakira, Kiko Veneno (en forma no de canción sino más bien a título homenaje o mención especial), Andrés Calamaro, Moris, Enrique Iglesias (idem caso Kiko Veneno), Julio Iglesias

archivado en: zoología, excepciones a las reglas, protopelotudismo y ¿por quién doblan las campanas?

18.11.05

Trenes, camiones y tractores, tanta fuerza, tanta fuerza...

Despertarme escuchando una canción tan horrible es semejante a la espeluznante pesadilla que tuve durante las pocas horas de sueño a las que el destino me dio acceso.
Que en el kiosko no haya alfajor Águila brownie es equivalente a un pedo de colectivo en pleno invierno sin nadie con el suficiente valor como para abrir una ventanilla, pese a bufandas y gorros frigios.
Que no haya ninguna persona ocupada de atender el teléfono, al igual que en la madrugada que pasó porque ahora ya es mañana, es complementario a las ganas de volverse a la cama, bañarse o pegarse un tiro en la yugular.
Como pistola no tengo... la decisión se reduce a dos alternativas y a estas horas tener que optar entre una cuestión u otra es pior que no tener coca light y reemplazarla por gaseosa Córdoba para achicar costos o bien fumar Viceroy, en lugar de Marlboro, por el mismo motivo.
Es decir, todo mal, estamos en el horno, hasta las manos.
Bipolarización extrema.
No recuerdo una temporada más geminiana que ésta.
No sé bien si lo que necesito es afecto, medicina, astrología, o escuchar radio Kabul.

Me compré un molinito de esos para poner en la bici. Como no había amarillo y violeta, colores que harían juego con mi existencia, elegí el rojo con amarillo que en el centro tiene un dibujito horrible de Barney, dibujo que en cuanto pueda modificaré, o convertiré en algo un poco más abstracto o conceptual. Digamos que cuando surja alguna idea pictórica que me satisfaga, la desarrollaré sobre el mismo. El problema que se me presenta, algo así como la espada de Damocles o el pìe de Atleta de este día tan absolutamente nímeo es que no tengo bici, o mejor dicho, la tengo rota hace como cuatro años.
De todas maneras, soplar el molinito me despierta una especie de sensación bobalicona que me brinda cierto placer. No es para exagerar, pero casi podría afirmar que siento algo de alegría en mi corazón, algo simil fitopaiez o espineteanismo que provoca un inmenso deseo de ponerme a hachar los troncos que quedaron en el patio y me dificultan la entrada y salida del auto cuando llego o me voy en condiciones un tanto insalubres que nada tienen que ver con químicos ni drogas de diseño, sino más bien con un estado existencial de insatisfacción y gérmenes generales o particulares, dificil de relatar en detalle dada la cantidad de caracteres permitidos en la columna semanal de este medio que tanto bien le hace a la difusión de la anormalidad incipiente y/o generativa de grandes fenómenos a nivel masivo.

Me quemé el brazo con una asadera hace algunos días. Pude superarlo, pero no fue la mejor experiencia que tuve. Tampoco fue la peor, así que estamos hechos.

Por cierto, adoro a Eusebio Poncela. Cuando sea grande quiero casarme con él, o tener algún tipo de relación sentimental más o menos organizada o bien enkilombada pero leal.
Si a algún spamer se le ocurriese mandarme una oferta para comprar un cassette que mediante radiograbador y auriculares se reproduciese durante mis horas de sueño, y fuese como un tañido de campanas en mis oídos con la voz perfecta y de amplitud modulada (algún método holístico o Ilvem de aprendizaje sin esfuerzo) relatando, desarrollando o enseñando cualquier tema que nos competa por el anteriormente mencionado, le pediría a alguno de mis amigos o parientes que posean tarjeta de crédito que porfa, porfa, porfa, me la presten un rato para hacer mi primer compra por Internec.

archivado en: de la cabeza por Eusebio, trastorno cuartripolar con agravantes, tema que nos compete, medicina alternativa y querido diario.

10.11.05

Buscando a Nemo

Muchas son las cosas que tengo que agradecerle a Yael.
Pero, sindudamente ésta es la que más.

achivado en: bombines y aitobombines, tema que nos compete y tecnología.

8.11.05

Somos escritores, queremos escribir (Capítulo 2)

Disculpenmen, pero estoy para cosas mayores que la bobedad blogal, el criado de semillas y el amor a la patria.
Hoy decidí convertirme en una escritora. No es que deje de lado mi oficio de bloguer y de fisicoculturista, simplemente es que haré hincapié en mi verdadera vocación que es la de ficcionar la vida como si ella se tratare o tratase de un culebrón checoslovaco.
O sea: hoy comencé a escribir una novela que todavía no tiene título pero seguramente se llamará "Cien años antes de Cristo" o "La otra cara de la alfalfa".
Es decir, que si no posteo seguido es porque soy una profesional comprometida con las letras. Cursé el CBC y siete materias de letras, ojito, que no soy ninguna improvisada. Y además me leí como quince libros más o menos, de esos largos y con letras chiquitas que son tan dificultosos a la vista y al alma entera.

Les dejo aquí un adelanto del comienzo de la novela que es muy ganchero, oportuno, pertinaz e invita a la lectura conogol (simil, sin parar, sin parar, que te podés pasar la noche entera leyendo entusiasmado y cuando se termina te da bronca porque... ¡quiero más!) Como un gran amor y con letras grandotas y tapa dura.

Leticia Albalatex tenía demasiados vicios, tantos vicios que enumerarlos sería tarea muy ardua para cualquier escritor o escritora con poca paciencia. Así que haremos (digo haremos, porque esta novela la escribo junto a mi perro que, en su afán de apoderarse no sólo de mi corazón sino también de mis bienes gananciales y las hawaianas de mis amigas, me dicta telepáticamente lo que he de relatar).
Decía que Leticia era una persona singular. Y lo de singular no es, de ningún modo caprichoso, es una descripción exacta de su personalidad, ya que ella era una mujer que no soportaba la compañía de ningún ser viviente, sea persona, planta, mascota o televisor. Leticia estaba sola y tenía vicios. Muchos, demasiados. Pero sólo haremos hincapié en uno.


No puedo adelantarles nada más porque no tengo idea de cómo va a seguir. Lo único que puedo aseverar es que esta será una gran novela, digna de los mayores galardones y los mejores lectores, será leída por personalidades importantes de la cultura como Mario Mactas y Gerardo Sofovich.
Doy fe.

archivado en: sociedad y estado, educación y tomates verdes fritos

6.11.05

Aquí vengo yo con una anortación

Que, o bien puede ser una anotación del orto, o una anotación pal'norte. Sin embargo, al final de esta secuencia cuántica, cómica o dóndica, comprenderemos que no es más que una norta al pié.

Conversando con Ch. surgieron temas que no pueden tomarse a la ligera, diferentes cuestiones que nos competen a todos y dan para el desarrollo articulado, minucioso, sostenido y pronunciado. Dogmático.
Do (Donde hubo fuego, cenizas quedan)
Re (Rechiflao en mi tristeza y la concha de tuermana)
Mi (Mi mamá me mima mucho)
Fa (Fasos me quedé sin, otra vez)
Sol (Sol de mi vida fui un fracasao)
La (La última noche que pasé contigo se me rompió el caño de escape)
SI (Sit, sit, sit. ¡Sentate, pendeho!

Da para entender cosas que ni Empédocles, ni Sartre, ni Ceratti pudieron dilucidar en su momento histórico y en su entorno socio-político como, por ejemplo, diversos tips existenciales:
- ¿Es cierto que los hongos se aburren?. ¿Y por qué?. ¿Podrá hacerse algo para diversión de hongos?. ¿Qué creéis vosotros?. ¿Hongo X Hongo?. ¿Eh?
El slogan reza: "un pie eficient es un pie feliz", pero, ¿cómo expresa un pie su felicidad?. ¿Por el olor?. ¿Por la textura?. ¿Por su férrea esperanza en post de un futuro de paz e in love?. ¿Por la cantidad de caca de gallina que se acumule entre los dedos o no?.

*Dentro del contexto hipertextual: cuando éramos chiquitos, con mis hermanos jugabamos al pie con pie. Yo estoy convencida que no puede haber sensatez en persona alguna que de chiquita no haya jugado al pie con pie.*

Tal vez hayamos resuelto la disyuntiva (¿diyuntiva o disyuntiva?, ¿disyuntor o llave térmica?) de la felicidad del pie, ¿verdad?
Pero no así la del hongo, ¿no creéis?


archivado en: tema que nos compete, el ser y la nada, crema del cielo y mistica endogeniana.

1.11.05

Tutiplén en 2 x 4

Tengo blanca la cabeza

No nos ponemos de acuerdo. Un yo mío, la géminis en sombras me dice que el moreno era el toque dark, la cosa antigua, la actitud de chupahuevismo, la gitanez que brillaba al sol y no se percibía en la oscuridad. El otro yo (los niños cantan en el boulevard), la géminis del protopelotudismo, dice que la mezcla favorece un efecto a saber: apariencia de iuvenes dum sumus, aspecto un tanto atrolado, opiniones ajenas que hablan de boniteces, cambios, nuevas etapas, punto final, obediencia debida a la psiquiatrías y sus acciones maléficas, pero no menos eficaces.
Mierda. Hay otra géminis más que me dice: yo no quería esto. Me obligaron. Violaron mis ilusiones y no tengo a quién reclamar. No hay ley, no hay justicia para una víctima que confunde testimonios.


Siga un consejo, no se enamore.

Saco cuentas y lo más probable es que me acompañe unos trece años más o menos.
Despues no sé que haré, pero espero que sea mi último amor. Hoy día, todos mis abrazos y mimos son para él. Necesito amar, amar es mi estado ideal, amar me hace bella, grandiosa, aunque seamos de especies diferentes (no es la primera vez que sucede ni será la última) el amor es amor y no hay demasiada vuelta cuando la mente está tan sana como el alma y el corazón.


¿Qué importará el después?

Madrugada, demasiado ruido. Ruido a calle, ruido a murciélagos, ruido a perros, a muebles, a autos, a músicas lejanas, a risas. Unos pibes patean botellas y cantan un tango: este tango.

El miedo enorme de morir lejos de ti.

La noche del eclipse imaginé que de viejitos, volveríamos a sacar las sillas al patio y miraríamos al cielo agarrados de la mano hasta que el fresco nos obligara a entrar, porque habría que cuidarse bien para disfrutar de los nietos, de la cama calentita y de todas esas cosas que hacen las parejas hasta que llega la muerte.


La flor no perfuma

Me gusta que los remiseros esperen que entre a casa. Este remisero, además de lindo, joven, conversador y tener un auto hermoso rojo cuya marca desconozco porque no distingo un peugeot de un fiat, no esperó que entre a casa. Y allí, en momentos como estos, es cuando siento que la vida es tan del orto que ni siquiera te compensa con pequeños gestos de amabilidad. No sé. ¿Qué le costaba esperar un cachito?


Que voy por los cafetines a buscar felicidad

Quesito con champignones, coca-cola, pan, puchos, libros. Cantidad necesaria. No pensar, de a pedacitos no pensar. Dura poquito, pero ese poquito bien vale la pena, ¿qué otra cosa diferente es la ocasión momentánea hacia un submundo donde el autoengaño se confunde con calma, con atisbos de ternura, dónde los milagros son un cuento litúrgico, donde una soledad más otra son igual a dos soledades y no más que eso?.

Pálidos despojos de un naufragio

Llegado un punto de la vida en la que te viste parada en la mitad, tu felicidad comenzó a convertirse en la felicidad de tus hijos, tus necesidades fueron las de ellos, tus deseos se adormecieron en la almohada se los sueños de los que te rodeaban, tu existencia comenzó a ser verdaderamente generosa y empezaste a odiar la hipocresía y la mentira. Hiciste una especie de raconto de falsedades y poéticos dorajes de píldoras. Y fueron tantos, la lista se hizo infinita, la ingenuidad fue tan calamitosa que el desengaño final te clavó una astilla en la planta del pie. Una astilla, que, a medida que caminabas, más se incrustaba, más imposible se hacía sacar.
Digamos: en esa instancia comenzó la verdadera lucha contra lo que fuiste y lo que vas a ser.

Pensando siempre en lo mismo me abismo

Poco queda por esperar. Alguna vacuna, algún aire silencioso que conforte, algunas pequeñas, leves, blandas ganas de levantarte a la mañana e inyectarte una molotov que active la sangre que viene reseca, obturando las arterias, templando el deseo, temblando el pulso, anerviosando las ideas, las escupidas de todo guanaco que pulula y ya ni siquiera te hace daño. O cada vez te pega menos, porque la droga se te mezcla con representaciones cortadas con aspirina.

Tómalo con calma, esto es dialéctica pura

De tanto esperar que sucediera, olvidé qué cosa tenía que suceder.

Tus ojos azules muy grandes se abrieron

Tan hermosa la mañana que me mandé dos viajes, uno tras otro. La remisería materna, algunas veces me da mucho placer. Otras veces la odio. Se abusan de mi nobleza, se abusan de mi flojera, se abusan de mi amor.
Tan hermosa esta mañana que adoro que se abusen y me digan: - gracias má, antes del besito.


Una tarde más tristona que la pena que me aqueja

Yo lo planté. Lo plantamos juntos: él, el mejor hombre de mi vida, el único que me amó con un amor sincero, sano, blanco. Nos sentimos orgullosos cuando lo vimos crecer con una velocidad ansiosa, con su rebeldía adolescente, con su autodeterminación y belleza. Lo admiramos cuando veníamos caminando desde Malaspina. Tan magnífico, tan fuerte, y después tan dañino, tan ingrato, tan destructivo (cría cuervos)
Motosierra mediante, el frente desnudo, desnudo mi corazón, filicidio vil, defensa propia.
Lloré toda la mañana. Aún no tengo el valor para asesinarlo totalmente. Necesito que alguien haga el trabajo sucio por mí. Necesito que el acidomuriatismo lo haga un mercenario, o un amigo. Necesito que me regalen un árbol cuyas raíces crezcan hacia abajo, que me regalen un nuevo brotecito de vida, para no sentir que todas son pérdidas.


Tarde me di cuenta que al final

Materias que se llevan a marzo por toda la eternidad.

continuará


archivado en: tutiplenes musicales, catástrofes naturales y epistemología

28.10.05

Leve perfume evanescente

(dedicado a la ratita Q.E.P.D.)


El perro me comió diez pesos.
He perdido bastante más que eso en la vida
(que me alcanza)
pero no me quejo
Igual lo cagué a trompadas
y ahora, por un rato, parece respetarme.

Eso no se le hace a nadie.
Mucho menos a la ama,
a la líder de la tribu, a la madre.

A la madre, por más que sea la peste
hay que quererla y honrarla, en su día y en los otros.
Todo el año es navidad.
Porque sin ella no estaríamos acá,
como bobos agazapados entre tinieblas.

Diez pesos: menos de dos paquetes de puchos,
más de cuatro paquetes, casi tres paquetes.
(dependiendo de la marca que uses).

Diez pesos: poco, mucho, nada,
según como venga la quincena,
según lo que dicte el almanaque
o el capricho del azar.

Leve perfume en la piel,
evanescente como la re mil putas.
Mañana tendré que comprar la pipeta antipulgas
Tiene las orejas llenas de cositos negros,
que seguro son caca de huevitos.

Ya no podremos dormir juntos, amor.
Aunque por un rato me respetes.
Soy alérgica a los bichos que caminan.
Todos ellos van a parar al asador.


archivado en: cuidado de mascotas y plantas, celeste carvallismo, evanescence, chubazcos y arataciones.

26.10.05

Buena música y mucho más...

Algunos días parecen hechos a la medida de mis necesidades.
Hoy no fue uno de ellos.

archivado en: aforrismos y pensamiento científico

23.10.05

Bukowski porteño bailando en Barracas

Pican pican los mosquitos.
Los viajeros sólo desean llegar y partir de los puertos, nunca permanecer.
Lleva más de veinte whiskys encima
¿Qué iremos a escuchar de esa voz ebria?
En los puertos la vida es una aburrida parodia.
Hay pianistas, payasos y toda clase de inventos para entretener a los que viajan.

La bola de espejos gira y todos deseamos que sea nuestra.
Todos imaginamos el despliegue de luces, el flash íntimo y personal.
Al atardecer de los sueños, el marino siempre se asoma a esa mágica sensación de que la vida empieza al borde del abismo que separa los mundos.
Diagonales incomunicadas por lo ensordecedor de la música
Una voz débil, ilegible, una sonrisa que se respira suavemente.
El mundo de los muertos que parecen vivir
y el mundo de los vivos que simulan estar muertos.

Va y viene por la sala, es como un Krusty viviente, nariz colorada
¿Qué iremos a escuchar de esa mente afiebrada?
La aventura es más allá, en el Mar del Nunca Jamás, donde Alguien nunca olvida que es Nadie.
Coca-cola a cuatro mangos y hurto ingenuo de papitas
Las risas, esa risa contagiosa que ella regala convirtiendo a la alegría en un acto de fe.
Todos los días nos vemos obligados a escoger entre ser el guerrero-pirata-loco-extraterrestre o ser el lame-mocos que sólo quiere casarse-escribir el libro-alquilar el dpto-comprar marihuana para llenar de escombros su vacío.
La banda es monótona, pero cuando él sube al escenario logra climas casi matemáticos
Cuando él sube, camisa hawaiana, panza alcoholizada, dan ganas de tomar la mano de alguien y darle la paz.
Como si todo se tratase de una gran misa pagana, donde el incienso es tabaco y dios es una gelatina asquerosa.
Es más cómodo viajar en silla de ruedas sobre la autopista de las emociones controladas. Es más cómodo que andar rengueando por caminos desconocidos.
Por momentos uno de nosotros desaparece, se va con su cámara a cuestas, deja el grabador en la mesa.
Por momentos parece japonés. Por momentos los ojos le brillan. Por momentos parece feliz.
Es más cómodo internarse en el asilo de las costumbres que seguir recorriendo nuestro miedo a la oscuridad.
Pienso en él, en el que fue en otro tiempo, las palabras se convierten en un son neversinezco, en una ausencia.
Porque ése que fue en otro tiempo, está internado en la unidad coronaria del hospital de lo correcto.
Brindo por mis invisibles amigos, los que saben que no saben, los que, deseando vivir, viven simplemente deseando.




Fotografía: Chinasky
Texto en itálica: Enrique Symns


archivado en: tengo un billete de mil

21.10.05

Ficha técnica de Tom Cruise

Plim, plim, plim... como leviatán alado, como espuma de Elseve, la cabeza eternamente a vuelo de pajaro. Pajarona, pajarito, pajarraco, pajera. Un chutazo de adrenalina te lo pido porfa, cerebro baboso, babasónico, cerebro sai bava. Run run se fue pal Norte.
Abracito de cartón, ojitos tristes. Tranquila desesperación atenuada con agravantes.
Haya paz, haya amor, haya justicia. Taza, taza... Cagadura canina. ¡Qué fea costumbre Panchito, mi amor, mi vida, mi compañerito blanco, peludo, hinchapelotas, polar!. Chinga tu madre. Esperando que el sol se vaya. ¡Andate sol! ¡Juira sol! ¡Juira perro caluroso!. Busco un iglú lejano donde contigo muy sola estar. Tengo que baldear el patio. Tengo que regar las plantas. Me cebo unos mates y tiendo la cama. A ultranza. Es la vida que me alcanza, es la vida que me alcanza.


archivado en: celestecarvallismo, aspectos meteorológicos y tecnología.

20.10.05

Maga zulú

Yael dixit: dado que blogger no está ni ahí de cumplirme el deseo de habilitar las categorías para ordenar los post, a partir de hoy me lo concedo yo misma.

Yo también quiero una de esas, así que voy a hacer exactamente lo mismo. A partir de este momento Resacas contará con una justa y necesaria catalogación ordenativa que te cagas.

archivado en: robó, huyó y lo pescaron.

Algunas consideraciones generales acerca del tema que nos compete.

1. No solamente los sugus cofitados evolution y los que tienen gusto a goma de borrar. Nada es más asqueroso que los Fizz.
2. Si existe la interjección (¿contracción?) "del", ¿no debería existir la interjección (¿contracción?)"quel"?. ¿No sería todo muchísimo mejor?
3. ¿No era más lindo hace cosa de tres o cuatro años, cuando los blogs eran escritos por gente?
4. Enhorabuena y parabienes ¿no son palabras maravillosas?
5. Esta mañana escuché a D'argelos cantando: "soy hermoso, soy hermoso..." ¡Hay que tener valor!
6 ¿No es muchísimo más lindo leer textos como éste?
7. El Pity y el coro Kennedy. ¡Hay que tener huevos!
8. ¿Es éste un blog pro?
9. ¿Compete o sin pete?

archivado en: tema que nos compete

15.10.05

Tutiplén + soda + stereo

Tómate el tiempo en desmenuzarme.

Cachos de carne. Montones de cachos de carne. ¿Qué puedo llevarle esta vez? Es que no me come. Es que es un mañero. Es que está muy malacostumbrado. ¿Corazón? ¿A usted le parece? Me parece que es demasiado duro. No sé, me da impresión. Corazones duros. ¿Qué no, que es tiernito?
Bueno, deme medio kilo para probar.
Cuchilla Tramontina, eficaz, ¿Será que está bien afilada o de verdad será que es tiernito?
Siempre va a quedarme la duda.
Mientras tanto, a él parece gustarle. Come el potaje arroz-corazón (adiós corazón de arroz), con ganas, con placer.
Mientras tanto, a él (otro él) parece gustarle mi corazón. Comérselo crudo, en bandeja o en bolsita, como venga, así, a la que te criaste. Se lo come con ganas, con placer. Debe ser tiernito, supongo.

Aún tengo el sol para besar tu sombra

Y pasó tanta, pero tanta agua debajo del puente.
¿Qué hacemos?
No pensar. No tenemos que pensar.
Adoro los antidepresivos. Felicidad en pastillas. El invento del siglo.


De las historias pasadas (no vuelvas sin razón)

Al menos, momentos antes de morir, si es que mi mente tiene la lucidez suficiente, sabré que no me perdí de lo más importante: tus ojos cuando me veían así, cuando todavía, a pesar de... me ven así.

Ya pagué por quebrar la calma.

El sol brilla, los pájaros cantan y yo espero a la primavera como quien espera un milagro.
Escribo poemas, cocino tartas y espero a la sangre como nene a Papá Noel.
Luciérnaga curiosa, consuelo de tontos, hormonas cansadas.
Todo resplandece y se reblandece.
Amigo destornillador ¿Dónde te has metido?. Necesito liberar esta tensión cervical.
Una ducha de coca-cola.
Matapiojos.
Espero los buenos días, los llamados clandestinos, como quién espera el último examen.


El eclipse no fue parcial y cegó nuestras miradas. (No hay nada mejor que casa)

Reja nueva, perrito al que tuve en mis brazos tan pero tan poquito, perrito que elegí entre una cachorrita famélica y él, perrito que, de haber sabido no volvería a ver jamás, ni se me hubiese ocurrido parir. Perrito que yo parí en mi fantasiosa forma de creer en plastilinas de colores que hacen casas, cosas, camas, nubecitas y sierras lejanas para dos.
Perrito: tal vez único acceso al cuchitril de tu vida, al edificio que amasaste cuando creías que uno podía salirse de la naturaleza errante, errada. Fotos borrosas de cámara telefónica. Deseo. El deseo de haber sido parte de esa naricita aguileña, de esos ojos de cocker tan iguales a los tuyos, de esas historias magníficas, de esa imaginación tan parecida a tu mente cuando es algo hermoso: un pequeño compendio genético que dice que algunas cosas te salieron bien y no tenés de qué quejarte.

Fui tan dócil como un guante, tan sincero como pude

Sé que estás ahí. Te ví. Ví que estabas ahí. Sabés que estoy aquí. Me ves, me presentís y lo único que se me ocurre pensar en que los dos somos tan pelotudos, tan injustos, estamos tan equivocados cuando rifamos la vida, despreciando la felicidad como si no fuese el mayor de los bienes.

Los vestigios de una hoguera

¿Cuántas horas que juntas harán cuántos días, meses, años nos encontramos en un momento como este?. ¿Un cuarto de vida?. ¿Cuántas?. ¿Cuánto tiempo?. ¿Y para qué?.
¿Últimos coletazos? Tu piel no puede mentir. La mía tampoco. Nuestras pieles son exactas. No hay nada más bello en esta vida de mierda que tu piel y la mía cuando se juntan y están solas, las dos, hablando de sus cosas. Hablando cosas de pieles.
Dejémoslas hacer. Que no haya interferencias. Ellas son las únicas que saben que decir, cuando hay algo que decir.

No le enviaré cenizas de rosas

Sin embargo, ya ves...

No morirá lo que debe sobrevivir a una terapia de amor intensiva.

Y queda ese pelín de ilusión. No hay demasiado por decir. Algún día, cuando los grandes científicos encuentren la cura a estos males, algún día, tal vez podamos sacarnos las arrugas que nos dejaron, las marcas de la bronca, la huella del monstruo que se deglutió todos los intentos loables, ese breve e inimaginable sentido que quisimos darle a la oportunidad que dejamos escapar todavía sin saber por qué.

Cada lágrima de hambre, el más puro néctar

Cuando me hacés el amor y lloro, en general no es por angustia, es porque mi amor es tan enorme que no hay fluido que alcance para expresarlo.

No quiero soñar mil veces las mismas cosas

Sucesos que se desarrollaban en diferentes celdas de una página web muy colorida. Una de ellas, recuerdo, era naranja. De todos modos, por más que me esfuerzo, no puedo acordarme de nada de lo que pasaba ni en ésa ni en ninguna de las demás. Capaz es mejor. ¿Para qué recordar sueños si los sueños son sólo un deseo demente e imposible?

Zona de promesas (feliz día a todas mis amigas mamás)

Mamá sabe bien
perdí una batalla.
Quiero regresar
sólo a besarla.

No esta mal
ser mi dueño otra vez,
ni temer que el río sangre y calme
al contarle mis plegarias

Tarda en llegar
y al final, al final,
hay recompensa

Mamá sabe bien.
Pequeña princesa:
cuando regresé
todo quemaba

No esta mal
sumergirme otra vez,
ni temer que el río sangre y calme.
Sé bucear en silencio.

Tarda en llegar
y al final, al final,
hay recompensa
en la zona de promesas.

archivado en: tutiplenes musicales

13.10.05

Quilotoa

Este cuadro lo pinté cuando regresé de uno de los lugares más mágicos del mundo. Es un volcán que se llama Quilotoa, queda en Quito y en su cráter se formó una laguna natural que tiene aguas color verde esmeralda.
También escribí un poema donde hablaba de la gente del lugar y toda esa belleza, pero no lo encuentro así que mejor, porque, seguramente, el poema iba a arruinar al cuadro, al recuerdo y al arte contemporáneo en general.



archivado en: plastipinturitas

7.10.05

Estereotipos

¿No es el grito
la medida del abismo?
Por eso grito
siempre que ...
sobre tu vida
tan loca y errada
-¡Qué grito inútil!
-¡Qué inmensa nada!


Vinicius de Moraes



Enumera una serie de situaciones nefastas y, ante cada una, pregunta-afirma: -no queremos esto, ¿verdad?.
Negamos con la cabeza. Lo decimos como para memorizarlo. No queremos esto.
Ves tu vida como si se tratara de la vida de otro, de un film clase B, de un manojo de fotografías donde hay gente que ya no recordabas, ves tu vida como si leyeras antiguos archivos de algún blog perdido en la maraña actual, tan llena de lucecitas débiles como los primeros brotes del árbol que se resistió con valor a la brutal poda del otoño. No queremos esto. No, no lo queremos.
Parece todo tan claro, lo ves allí, sobre la mesa, en los estantes de esa pequeña biblioteca, en las paredes, en el piso, en el reflejo de esos ojos que preguntan-afirman: -no queremos eso, ¿verdad?. No, no queremos.
Te esforzás en recordar datos puntuales y absolutamente prescindibles. Le decís que no recordás el nombre de esa perra que meaba el parquet. -¿Para qué querés saberlo?.
-pregunta. -Es que no quiero que se me borren los recuerdos -le decís, te decís, nos decimos: no es eso lo que queremos, ¿verdad?. Los recuerdos. No queremos que se borren.
Nos cuenta una de sus anécdotas, las ganas de mear, el jardín, el riego de aspersión. -Es que somos muy estereotipados -dice. Causa gracia, ternura, causa sentimientos que de tan fraternos debieran fundar una hermandad de perdedores terminales. No queremos eso. No lo queremos. Es tan simple. Son las cosas de la vida. Es lo que hay. No lo queremos. Lo que hay. No lo queremos, ¿verdad?

6.10.05

De paso cañazo

Esta es la lista de cosas que necesito:

- Horno a microondas.
- Cámara digital.
- Pentium 4 o similar.
- Impresora láser.
- Adiestrador de perro con problemas de conducta.
- Señora, señorita o señor que limpie.
- Albañil.
- Chapista.

Así que, si alguno me quiere comprar el voto, ya saben.

30.9.05

Me dijiste al besar el cristo aquel

Este cuadro lo pinté hace como 800 años, un día que me dolía una muela y se apoderó de mí una especie fulgor celestial que me susurró al oído y me hizo cosquillas en el hígado. Como no podía rascarme porque tenía las manos llenas de enduído, fui a un nosocomio cercano a que me hagan una intervención quirúrgica, pero el maestro mayor de obras se negó aduciendo que no había pagado las últimas cuotas de la obra social.
Cuando regresaba a casa, en un estado de suma desolación, me topé con un contenedor lleno de maderas de esas preciosas para pintar. El dolor de muelas se me había pasado, las cosquillas en el hígado no.
Y entonces lo pinté.
Se llama Tríptico, que es un nombre muy original y lo inventé yo solita ese mismo día (más tarde, muchos pintores de la antigüedad me robaron el título, pero jamás pensé en hacer juicio porque yo sólo creo en la ley de dios, que a veces se cumple, como por ejemplo en Grisel...)
Lo presenté a varios concursos, pero el más significativo fue uno que organizaba el Centro de Jubilados del barrio Atepán. Antes de que el jurado diera el veredicto, nos convidaron con vino tinto y choripán.
Aunque no gané el premio, fue el día más emocionante de mi vida.

29.9.05

SER o no SER

Como placebo es demasiado caro. Pero sea lo que fuere, cuando los nervios esos, la inquietud, el fastidio, las ganas, me clavo una y la vida se convierte en algo un poco más bebible.

22.9.05

Estaba la paloma blanca sentada en el verde limón

Un calor que te cagas, una chinche en la ventana, una chinche no de esas de chinchar sino el bicho, ése que si lo matás se venga con un olor espantoso. Bah, eso me decían. Nunca maté una chinche.
Calma chicha, cuando baja el sol la serenidad deja de hacer efecto y hay que pintar, extirparle las tripas a los demonios.
Sigamos esperando a la primavera, ya va a llegar.
Voy a comprar varias cajas de chinches. Se me acaba de ocurrir una idea.

15.9.05

Guan momen plis



Estamos trabajando por una primavera mejor.
Sepan disculpar las molestias ocasionadas

14.9.05

Pero nadie vivió sin matar, sin cortar una flor, perfumarse y seguir

No es posible hacer listas cuando las cosas a olvidar son tantas.
Fósiles. Un paquete abierto de papitas, dos alfajorcitos de maizena que esta vez, como si de una anticábala fatal se tratara, volvieron intocados, la marca del shampú otra, los ojos ciegos, las lágrimas no tuvieron compañía.
Violetas marchitas, testimonio de una primavera que no llegó.
Lo que queda. Fósiles. Una última catársis. Empezar de nuevo en otra parte, en un paisaje menos hostil que la melancolía.





Mientras escribo esto, una cucaracha semi muerta camina por el escritorio. Termino de matarla. Fósil. Otro símbolo.
Cuando las cosas a olvidar son demasiadas, es mejor dejarlas para otros días, días en los que un rayito de luz te diga: no hacen falta olvidos, estamos en paz, no hay rencores. Lo que queda: nada.

11.9.05

Aseveraciones churrasqueras

El Príncipe azul se fue a la guerra, chiribín, chiribín, chin chin
En su lugar dejó a su gemelo: el príncipe gris.
Al principio no podía diferencialos, pero con el tiempo empecé a extrañar tanto al azul que me dí cuenta que el gris es el color más feo para un príncipe (y también para un auto).
El principe gris se fue a la guerra, chiribín, chiribín, chin, chin.
Capaz que se mueren los dos, o ninguno, o alguno de ellos.
No me importa, Tom Hanks en esta película no trabaja.
Como torta.

dos años no son moco e'pavo

Porque a pesar de que festejo no tengo.
Con el tuyo me entretengo.
¡Felices dos Paulita!

Y feliz día a los maestros porque si no fuera por ellos seriamos todos unos ignorantes de porquería, sin capacidad de discernimiento, no sabríamos leer ni escribir blogs, no tendríamos un oficio tan bello, no seríamos tan útiles para la comunidad y los medios de comunicación, no nos daríamos cuentan cuando nos venden gato por liebre, productos mufados, grises por azules.

6.9.05

Go to

Navegando sin rumbo, buscando (tal vez) respuestas concretas a la problemática existencial circundante, enmarañada entre templates que "te duelen lo sojos", presa del hartazgo autobombín, autobobín, extraido de textos parsimoniosos que redundan calambres y quejumbros, fragmentos de párrafos releídos una y otra y otra vez...
Navegando sin rumbo, encuentro mi Norte, mi Disco, mi Coto.
Cuando sea grande quiero ser vanguardista, petitera y visceral.
Cuando sea grande quiero tener un blog así

1.9.05

Tutiplén pescado y rabioso (Parte I)

El jardinero temprano amaneció

Tomó el paquete de Hortal, lo mezcló con aguardiente y se lo zampó apretando sus fosas nasales con los dedos para evitar el asco profundo que le causaba ese menjunje. El jardinero sufrió una agonía de treinta y cinco días y luego salió del coma. Lo primero que hizo fue comerse una porción de muzza.
El jardinero ya no ejerce su antiguo oficio. Ahora tiene un blog.

Y te amo tanto que no puedo despertarme sin amar

Por eso siempre estoy dormida.

Y en el nuevo día del ocaso nubes vendrán trayendo mensajes

Son millones de babosas que conforman un ejército suicida. Dejan surcos devastadores que el sol alumbra haciéndolos brillosos como diamantes.
Molotovs de sal, burbujas de agonía.
Las babosas viajan por la sal.

Ya despiértate rayo

Y tanto, tanto te insistieron que al fin te subiste y moriste electrocutado.

Amanece ya resignación

Equivale a desesperanza. Se vive tantísimo más tranquilo así. Es como la vida vegetal. Agua, tierra y sol.
Y que no se te cruce una mariposita porque ahí cagaste de nuevo, ahí te acordás de que existen los colores, los aleteos sensuales, las sutiles melodías de una ilusión.

No creas que ya no hay más tinieblas

Adalberto había ganado un concurso de yo-yo Russell. Todo el barrio estaba atento a su performance, los vecinos lo aplaudían cuando salía a la vereda a mostrar sus destrezas, sus familiares, henchidos de orgullo, organizaban exhibiciones públicas a beneficio (de ellos mismos), sus amigos lo estimulaban con fernets gratis.
En la final del Torneo Interamericano de Parque Chás, Adalberto no pasó el control antidopping. Le descubrieron un elevado porcentaje de domingodinubila en la sangre.
Y allí terminó su carrera.
Hoy baila break-dance sobre un bafle de Pachá.
- Pero no es lo mismo -dice a todo el que lo quiera escuchar.

Yo sé muy bien que el tiempo es impreciso

Mis ojos vislumbran futuros promisorios, quiero echar una botella al mar pero sólo hay tetrabrics de vascolet. Escribo con un tronquito fino, no tengo sacapuntas, escribo con la savia robada a una tímida palmera que a tientas intenta atacarme con uno de sus frutos. Se me antojan palmitos con salsa golf. La palmera no coopera y con uno de sus cocos me eunuca.
No me importa nada. Imposible conseguir salsa golf por estos lares.

Si lo que sueño concluye en algo

me sobra lo que a vos te falta. me falta lo que a vos te sobra.
algunas veces tu inteligencia me parece tan real que quisiera aplastarla como a una mosca.
algunas veces amo tu inteligencia.
algunas veces me gustan las moscas.
algunas veces tengo mucho tiempo para papar moscas.

Todo gigante termina exhausto de que lo observen los de afuera

Había una vez un enano dueño de un canal de televisión. Era un enano muy rico y poderoso pero su sueño era trabajar en un circo, dejarse abofetear por payasos, ser el centro de las burlas de los niños, dormir en un carromato junto a la mujer barbuda y el hombre elefante.
El enano jamás pasó ningún casting, en ningún circo querían contratarlo argumentando que los test psicológicos revelaban una personalidad con connotaciones de liderazgo y un carisma alfonsinezco.
El enano se cansó, vendió el canal de televisión y se compró una carpa inmensa donde montar su circo.
La noche del debut, Sarrasani acaparó todo el público, la noche siguiente fue Balá, y las posteriores el estreno de Matrix Revival.
El enano metió todo en una Traffic y se fue a veranear a Mar de las Pampas. Como la carpa era inmensa comenzó a subalquilarla y, rápidamente se llenó de hippies, artesanos, familias numerosas y homeless costeros.
El enano tiene un circo donde la entrada la pagan los propios artistas.
Nadie se ríe del enano.

Lo peculiar de nuestro gran calabozo

Me gusta viajar en combis ilegales con vos porque vamos abrazados y parecemos inmigrantes intentando cruzar la frontera, parecemos enamorados.

Lulú toma el taxi

Pero antes de subir se agarra los dedos con la puerta, grita, aúlla, los dedos quedan entrampados, el taxista se cansa de esperar y pone el pie en el acelerador. Lulú pierde una mano.
¡Oh, yeahhh!


27.8.05

¿Te parece?

...es un espectáculo triste el de los pomos metálicos retorcidos y secos, como cadavercitos del color.
Inx



el taper inefable

26.8.05

Alcantarillas de los recuerdos que a veces son buenos y otras son del orto

Se me ocurrió que debía existir un color que imaginé, también pensé que ésa era una noche para volver a pintar quizá aún lo sea, me refiero a pintar porque esa noche tejió los hilos de una madrugada y fue día, otro día que al rato volvió a ser noche, otra noche en la que revisé el taper inefable, ése que se parece a un placarcito blanco y encontré aguarrás, óleos resecos que habré de recuperar y pinceles que ya no sirven. Pero están los dedos, los dedos ásperos como pinceles en desuso.
Está el bastidor preparado hace siglos, impregnado del pánico de lienzo blanco, la crisis creativa, la vagancia, la mente, la mente mía tan aguda esa noche, tan preparada como cuando hacés moldes de yeso, tan invulnerable a pesar de bombas de alquitrán, a pesar de fraguas prontísimas que ni tiempo te dan a cambiar formas, figuras, diablos, olvidos. Está la mente pero ya no es esa mente. Y ¿en qué cajón metemos esta crisis?. ¿Qué hacer con un antiguo y apagado estilo fragmentado?

Terapia: un papel plegadísimo (plegadísmo es, por lo menos en diez partes, asi que debe ser un papel grandote)agarrar la tijerita y recortarlo formando fideitos finos como cabellos de ángel.
Como recortar los flecos de un mal viaje, dejarlos esparcidos en las baldosas del baño, dejar que el agua se los lleve cuando sea el momento indicado. Como esa noche que ya no es esa noche.

23.8.05

El paraguas insostenible

Mano izquierda: dos bolsas de supermercado, en una de ellas coca cola, pan y velas ranchera, en la otra leche, galletitas y fideos.
Mano izquierda: frasquito de boca ancha con formol al 10% y paraguas roto por tres partes que ni siquiera son equidistantes como para brindar un cierto equilibrio.
Vuelan chapas, vuelan ramas, vuela gente.
Autos impiadosos ante cada charco. Zapatos que hacen globitos (momento ideal para desear unas botas Pampero más que nada en este mundo).
Debo defender el formol como si en ello me fuera la vida. El formol y la coca-cola.
Un paraguas brinda más inconvenientes que beneficios (Damaris dixit).
La razón que tiene.
El árbol, más presisamente este paraíso de tronco grueso es el mejor lugar para estampar el paraguas.
Durante las dos cuadras que faltan para llegar a casa, pienso si hice bien o no, si el paraguas merecía ese destino, si yo merezco que el agua se me meta por el cuello y con total indecencia comience a mojarme el culo.
Pero no quiero mirar hacia atrás.
En casa compruebo que también el corpiño está mojado.
A lo hecho, pecho.

17.8.05

Elementales leches

Si sos del palo, si andás esdrujulizando por el Uest (donde está el agite), si querés enterarte de toda la verdad de aquello que pasó esa vez...

Escuchá la RCT (94.1 kilobites)

No te lo perdás.
No seasgil
Escuchá CÓDIGO BONDI.

Y serás felizzzzzzzzz.

Lo escucho yo, lo escucha él, lo escucha aquél, lo escucha ella:

Mensaje de texto de Nidia de Burzaco

Quería expresarme por este medio ya que soy muy tímida como para llamar por teléfono y/o/u enviar imeiles.
Pero no quería dejar pasar la emoción que me embarga por ser el día sanmanrtiniano por antonomasia, el feriado capital, el día de la patria sin par, como la gloria, como el honor, como la honra, así de igual.
Este día me recuerda a un novio que tuve que se llamaba Martín y la verdad es que era un santo, por eso yo le decía San Martin.
Pero también me recuerda a mi cruce de los Andes que lo hice en barco y todo el mundo me decía: - ¡mirá que buenos que están los picos nevados!
Y yo demientras me comía un biznike y era feliz.

Otro tema aparte son los Tibys, los Tubies y los Cabsha. No hay ningún tipo de situación fundacional que pueda maldecirlos a ellos. Mucho menos hablar en contra.

San Martín me evoca innumerables sucesos de mi infancia y siempre que me acosto pienso en él. Ahí, solito, pobrecito, cruzando el Puente Alsina para libertar la Isla Maciel, el Fuerte Apache, la quebrada de Humahuaca.

Una vez me compré un gorro frigio en la Quebrada de Humahuaca y me estafaron. Me cobraron 10 australes y el gorro era a cebita, así que ¡no compren ahí!.
Mejor compren en la Posta de Yatasto. Ahí está la posta. En ningún sitio más está.

Los saluda cordialmente

Nidia de Burzaco.

Lo demás en el 94.1 de lo diales postas...

14.8.05

La marcha del orgullo bloguer

Se realiza sobre una superficie lisa que puede ser una avenida, una plaza, un velódromo, un club, una cancha de fútbol o un helipuerto. Allí se congregan personas de oficio bloguer que pueden ser de ambos sexos, de dial-up o banda ancha, de blogalia, de bitácoras o de cualquier otro alojador.
Entonces comienzan a marchar hacia el oeste (siempre y cuando el viento no venga del este porque este hecho les daría un impulso o ímpetu no deseado para lograr los resultados favorables que todos queremos)
Mientras marchan pueden realizar diversas actividades como: comer pizza, besarse, insultar, bailar, hacer verticales, imaginar que existen realidades paralelas y que éstas se encuentran detrás de la tribuna, comentar, arrojar tizas, flores, cáscaras de naranja, etc.
Cuando llegan a destino (es decir, a la meta anhelada), se desconcentran y se van a sus casas, trabajos o cybers a contar la experiencia en sus blogs correspondientes, publicar fotos del evento y hacer trackbacks.

10.8.05

Los berberechos mueren boca abajo

(Obra de teatro en once actos)

Personajes:

BERBERECHO
HERMANA DEL BERBERECHO
MAR
CANTO RODADO
DIOS
VIRGEN DE LUJAN
LUNA
LEOPOLDO LUGONES
CIELO
JOSÉ NAROSKY

1º Acto

BERBERECHO: -¡Qué bella es la vida en el mar!
HERMANA DEL BERBERECHO: -No lo creo. Yo me aburro bastante. Siento que vine a esta vida con un propósito superior y los días pasan y no sé bien cómo hacer para enterarme de cuál es la misión especial o divina que me espera.
BERBERECHO: -Para mí que no hay ninguna. Somos simples berberechos. Nuestro cometido es berberechear hasta que nos pesquen, nos pisen o nos coma uno de esos peces grandes que se comen al más chico para así contribuir a la cadena alimentaria que tan bien pensada estuvo para el mantenimiento del ecosisema.
HERMANA DEL BERBERECHO: -Puede ser, aunque no somos peces sino moluscos e igual todo es aburrido.
BERBERECHO: -En eso te doy la razón.

2º Acto

MAR: -Estoy serena, estoy, de tan serena que estoy no se han podido bañar (canta)
CANTO RODADO: -Menos mal, porque lo que es ayer estabas bastante neurótica.
MAR: -Es que me indispuse.
CANTO RODADO: -Con razón, pensé que había marea roja.
MAR: -Ni la nombres.

3º Acto

DIOS: -Ando con ganas de encomendar una misión divina.
VIRGEN DE LUJAN: -Acordate de cómo te fue la última vez con Georgito.
DIOS: - Ya se, lo tengo presente pero es que acá en el cielo todo es tan aburrido.
Tengo que hacer algo en la tierra, aunque sea por hinchar las bolas un rato.
VIRGEN DE LUJAN: -Lo mío si que es un embole. Todo el Santo día inmóvil para que no se me arrugue el vestido. Aguantando a cada uno. No sabés las cosas que me piden.
Y si no son boludeces, son cosas imposibles. Quieren milagros. Todavía no se enteran de que no existen.
DIOS: -Dejalos. Es mejor así.

4º Acto

BERBERECHO: -A mí lo que más me molesta es la valva. Me está quedando ajustada.
HERMANA DEL BERBERECHO: -Es que tenés poca actividad física.
BERBERECHO: -Es cierto. Hagamos un poco de ejercicio. Trepémonos a ese canto rodado.
HERMANA DEL BERBERECHO: -Acordate que ese es bastante cabrón.
BERBERECHO: -No importa. Eso es lo más divertido que podemos hacer en este momento.

5º Acto

LEOPOLDO LUGONES: -Luna, quiero cantarte, ¡oh ilustre anciana de las mitologías!
LUNA: -Me tenés podrida, Leopoldo. Todo el día con la misma cantinela. Mucho versito y nada de acción. ¡Es todo tan aburrido acá arriba!
LEOPOLDO LUGONES:-Languideciendo en la íntima baranda, sin ilusión alguna contestas a mi trémula demanda.
LUNA: -Más baranda tendrás vos, pelotudo.

6º Acto

MAR: -Me parece que la luna anda chiva.
CANTO RODADO: -Esa sí que se queja de llena. Lo tiene todo. Es admirada por todos, nadie la molesta. Gata flora.
BERBERECHO: -Este canto rodado es ideal. Fijate que tiene una parte playita. Dale, subamos.
HERMANA DEL BERBERECHO:-Yo paso. Tengo una sensación extraña. Algo importante está por suceder. Oigo voces.
VOCES: -bssssssssnssnsnsnsfffkkkkemmm (susurrando).
MAR:-ahora sos vos el que está de mal humor.
CANTO RODADO: -Es que tengo un berberecho ensopapándome.

7º Acto

DIOS: -Ya sé. Te voy a mandar a vos a pispiar que es lo que pasa en la tierra y para que elijas al nuevo Mesías.

La Virgen baja entusiasmada y cae en una playa. Al ver el mar siente unos enormes deseos de zambullirse para tomar un baño de sal y luna recomendado por su obstetra. Una inmensa ola la envuelve y la hace dar varias volteretas, traga agua y cae clavándose el canto rodado en la planta del pie y aplastando con ella al berberecho que queda hecho torta.


8º Acto

HERMANA DEL BERBERECHO: -Pero, ¿qué hiciste, animal?
VIRGEN DE LUJAN: -Un respeto que estás hablando con la enviada del Señor.
HERMANA DEL BERBERECHO: -¡Respeto las pelotas!. ¡Acabás de matar a mi hermano, un berberecho inocente, con poca ambición, bastante mediocre, que jamás le hizo mal a nadie!.
CANTO RODADO: -Llamen al SAME, por favor. Tengo un berberecho muerto en la terraza.
VIRGEN DE LUJÁN: -Y yo tengo una herida en el talón por tu culpa, y no me quejo tanto.
HERMANA DEL BERBERECHO: -¿Seguro sos virgen, vos?
VIRGEN DE LUJÁN: Sí, eso dicen...
HERMANA DEL BERBERECHO: ¿Pero, nunca, nunca...?
VIRGEN DE LUJÁN: No, nunca, yo estoy para empresas mayores, no puedo desviar mi mente pensando en porongas y cosas por el estilo.
HERMANA DEL BERBERECHO: ¡Qué vida aburrida!

En ese momento las aguas se abren, el cielo descarga toda la furia de Dios y un maremoto peor que el Tsunami arrasa con todo dejando la playa destrozada por completo.

9º Acto

CIELO: -¿Y, preciosa, qué te pareció ésta?
LUNA: - No estuvo mal. Pero Dios seguro debe estar re caliente, le asesinaste a su virgen preferida.
CIELO: - No, le hice un favor. En el fondo era una insatisfecha.
LEOPOLDO LUGONES: - Te amo porque eres generosa y buena.¡Cuánto, cuánto albayalde llevas gastado en balde para adornar a tu hermana morena!
LUNA: - ¡Uh, otra vez este pesado! ¿No podés hacer algo para callarlo?
CIELO: - Lamentablemente no, es que ya está muerto y su alma le pertenece al "innombrable", es como un testigo protegido, ¿me entendés?
LUNA: -Pensemos en algún otro cataclismo, esto es muy aburrido.
CIELO: - Mirá, me parece que la hermana del berberecho sobrevivió a la catástrofe. ¡Hagámosla mierda!
LUNA - ¡Dale, pegale directo con los Ultravioletas y que el agujero se encargue del resto.


10º Acto

HERMANA DEL BERBERECHO : (Agonizando) - Oigo voces, oigo voces...
LEOPOLDO LUGONES: - Entre nubes al bromuro, encalla como un témpano prematuro, haciendo relumbrar, en fractura de estrella, sobre el solariego muro los cascos de botella.
HERMANA DEL BERBERECHO: - ¡Esta muerte es muy aburrida! -dice con su último aliento.
JOSÉ NAROSKY: -Hay quien arroja un vidrio roto en la playa, pero hay quien se agacha a recogerlo -dice, mientras se agacha a recoger los vidrios desperdigados por la arena.


11º Acto

Dios baja del cielo e inmediatamente, al ver al escribano aforrista, procede al acto de empomamiento.

LUNA, CIELO, VOCES, MAR: (al unísono) - ¡Al fin un poco de diversión!


FIN

5.8.05

Tutiplén con algunos componentes que siguen vigentes a pesar de un enorme lapso de.

Asurín

Se puede empezar por algunas cosas que parecen insignificantes: se descongela la heladera, se corren los muebles, se abren los cajones, se revisan las bolsas, se desarman valijas.
En un punto el agobio es enorme. Uno no sabe que hacer con todo eso acumulado.
La verdad es que no hay gran cosa: pelusas y recuerdos que no se pueden reciclar, pequeñas esculturas que te escupen fracasos antiguos.
Podes encontrar objetos perdidos que carecían de valor porque los habías olvidado y en tus manos, hoy, recuperados, se convierten en algo nuevo, nuevamente preciado.
Lo mejor es tirarlo todo a la basura, lo mejor es el desprendimiento de todo lo que sea vacuo, lo mejor es no pensar que alguna de esas cosas puede servir para mañana, porque mañana es algo tan incierto que nada de lo de hoy, que nada de lo de ayer, será atractivo, útil, necesario.
Sin embargo queda la sensación reconfortante de ver que algunas cosas están acomodadas, de creer que es un comienzo.

Samsonite

Reconocí la derrota en forma tan temprana que no tuve tiempo de dejar que me lastime. Hoy descubrí que me había jodido tanto, que durante un año la tuve encerrada en una valija.
Abrí la valija y guardé a la derrota en una caja.
Sé que no la he vencido, pero, por lo menos, ocupa menos lugar.
Y además sé que está ahí, agazapada, esperando que me digne a aniquilarla.

Adiestre un camarón

¿Estará bien creer (de vez en cuando) que si el destino está escrito y éste es el destino que toca, el que escribió el destino se quedó corto, le falto un touch, no tiene onda, es un verdadero inepto?

¡Haz recibido una postal virtual!

Entonces se le empezaba a notar un cierto fastidio, se ponía inquieto, como si algo le picara, como si no supiese dónde había que rascarse. La sensación se le hacía insoportable. Tantas horas refrescando, tanto tiempo agitando una mugrosa bandera, esperando que alguien la recogiera, que, si quiera lo mirasen un poquito, allí, tan solito, haciendo gestos, revolviendo con un palito sus propios excrementos.
A algunos de nosotros nos daba pena, pero no la suficiente como para acercarnos a él. Es que, por más loco que estuviera, nada justificaba su olor nauseabundo.
A otros, en cambio, les daba risa.

T.A.L.P.

Como masticando la arena de un mejillón mal curado. Es una sensación que se repite.
Siempre.

Clonazepán on the rocks

Tengo la capacidad de regeneración de un dibujito animado, más específicamente: el coyote.