31.7.07

Tutiplén con una cierta cantidad de mínimas y otros aditamentos

Chau tren...

Viajar sentada en sentido contrario a la marcha del tren te ofrece un panorama bastante deprimente. Es como ver el pasado en un loop infinito.(1)


Juira bicho

El ángel guardián del subconsciente dibuja frutos exóticos donde nada bueno hay que comer.(1)


Philip Morris

Esperamos todo el tiempo que algo pase, sin saber que algo va a pasar y es lo mismo para todos. Antes o después. Paro cardio-respiratorio, en líneas generales.(1)


A galopar

¿Qué hacer si la vida es un regalo de dios y a caballo regalado no se le miran los dientes?(2)


Argumentos

Un tipo que se quiere suicidar, se equivoca y mata a doscientas treinta mil personas que están visitando el Parque de la Costa.
Una señora que vive en el campo y le tiene alergia a las estrellas.
Alguien muere en forma repentina, lo que da lugar a sospechas.
Dos que se enamoran pero algo (el esposo de ella, por ejemplo) se interpone entre ellos y suceden varias desgracias.
Una guerra civil en un país que es tan pero tan chiquito que ni ganas de pelear dan.
Un espíritu malvado que posee a un perro (Z., por nombrar un perro) y el mismo no puede parar de aullar a la madrugada y robarle las bombachas del cajón a su dueña (yo, por nombrar una dueña).
Buscando alterar su estado de consciencia Romualdo se compra una minipimer y le pasan cosas extraordinarias.(1)


Nah...

Me estremecen los niños que pasan la línea amarilla y se acercan peligrosamente a las vías. No tanto por los niños sino por evitar demoras innecesarias.(1)


Ni eso

- Buenas tardes, deme dos cuchillos de palo.
- No me quedan -contesta el herrero.(1)


Blade Runner

Y los 647 mensajes de texto que me quedan hasta el 5 de agosto se perderán en el tiempo como lágrimas en la lluvia.(2)


Nadie conoce a nadie

Veo como se apaga de a poco el brillo que veía en tu mente. Es como la luz de un fósforo que antes de extinguirse deja una tenue cicatriz en los dedos.(2)


Brushing

Los peluqueros son gente muy sabia.(1)

archivado en: tutiplenes nabos

30.7.07

Me hirve la mula

No puedo parar de bailar con esta manga de desquiciados:

¡Oh no!

Los descubrí acá

Y en la mula hay un montón.

archivado en: carnaval gypsy punk

29.7.07

Mi vida como twittera

En abril conozco Twitter por Vindi y me apunto. Porque yo me apunto a cuanta idea inútil se le ocurra a Vindi, porque él es mi ídolo y no discuto nada, voy y hago.
Allí nos juntamos con varios amigos, Alber, Salva, Eva, y otros pocos más.

Es lindo. Es como volver a la lista de correo, pero más breve. Es bueno porque nos da la idea de "aquí estamos". Acto de presencia. Nos evita la molestia de escribir un mail preguntando: -¿Qué pasa tío?; nos enteramos un poquito de logros editoriales, cambios de trabajo, amores nuevos, nacimientos, operaciones, proyectos discográficos, decepciones, deseos, aburrimientos mutuos y también de las cosas mínimas que nos pasan. Lo necesario. Sin entrar en detalle.

laresacada: Aquí estoy pensando que tal vez quieran saber que me compré una cafetera, y también que los quiero mucho y pienso en ustedes.
Marquitos: De bajar al chucho otra vez. La vida es lo que sucede entre las deposiciones de mi perro.
alber: Ayer vi cómo una ardilla trepaba a toda hostia a la copa de un pino. Mi primera ardilla trepando pinos. Creo que, incluso, mi primer ardilla ...

Se fue sumando gente, como Rain y llegué a tener "ese contacto" con unas seis personas.
Todos nos cansamos enseguida, todos somos comunicacionalmente inestables y la asiduidad poderosa de los posteos del principio, hoy es ocasional, y no está mal.
Porque todos sabemos que "ahí estamos".

El viernes me apunté a un directorio de twitteros argentinos.
La comunidad. Sumate a nosotros. Ya somos 250 los twitteros argentinos. ¡Conquistaremos al mundo!

Twitter se llenó de presuntuosos, ególatras, jactanciosos, haciendo ostentación de sus palms, sus ipods, sus laptops, sus viajes, sus trabajos, sus desarrollos profesionales, sus emprendimientos acerca de causas nobles, pero, por sobre todo, haciendo alarde de una soledad alarmante y un patetismo que supera (todavía más) al de los salones de chat.

En Twitter se habla mucho de Second Life. Le dicen SL, como quién habla de un amigo. Todos saben, todos conocen, todos viven ahí adentro. Todos quieren pertenecer a algo. ¿Cuál es tu avatar?

Twitter es más lumpen, aunque la idea, seguramente, será convertirlo en algo fashion.
Eso es lo que vi. Twitter es el emisario de Second Life, maquinaria inventada por seres realmente diabólicos.

Una mujer dice: Leyendo en la web sobre twitter. Todos creen que somos tarados.

Lo somos, señora. Lo somos. Somos tarados y estamos profundamente desesperados.

Un poeta al que había logrado meter en la carpeta spam manda sus poemas, estrofa a estrofa con una paciencia infinita.

Una chica bastante bonita chatea con cualquiera durante todo el domingo y yo pienso que si fuera joven y bonita como ella no estaría chateando un domingo de sol.

Un chico postea cada minuto y medio:
Hablando por teléfono con mi papá
Mi papá es un genio
Mi papá dice que tiene frío
Mi papá dice que mi mamá está en la cocina
Mi papá dice que mi mamá está preparando sopa
Mi papá es un genio.


Todos, casi sin excepción le chupan las medias a Darío Gallo que no sé bien quién es, pero lo imagino. Debe regalar cosas, supongo.

Te llegan montones de Pipistrilo12 is now following your updates on Twitter.

Al principio querés confraternizar y les das ok. Después, cuando ves que la paginita que hace unos días sólo estaba habitada por mensajes esporádicos de amigos, se llenó de pelotudeces que no te interesan, que los cuadraditos de los links están ocupados por simples avatares creándose una vida virtual, empezás a borrar, admitís a los que te aseguren un mínimo de interés, o diversión, o simplemente admitís nada más que a los que por alguna razón (aunque tengas montones de medios para saberlo) te interesa saber qué están haciendo en este momento.

Inmediatez, laconismo, brevedad, conceptos que de ser bien utilizados serían maravillosos.
No lo son en Twitter argento.

Ves que tu twitter se convirtió en un juntadero de spam (como esas direcciones de correo que alguna vez tuviste que abandonar) que todo el tiempo te habla de lo infeliz que es la gente y te dice: -no quiero ser así, no pertenezco a este lugar.

Entonces, la solución está a tu alcance. Volvés a fojas cero. Te quedás en tu espacio pequeñito y confortable con los amigos y seguís con las mismas ganas de no confraternizar, o confraternizar hastá ahí, de siempre.

Yo sé que el mundo no se conquista de esta manera, de todos modos no tengo la intención de hacerlo por el momento. Sé también que Twitter, tal como se usa en el directorio de argentinos no sirve más que para dar un triste panorama de lo fea, gris y monótona que es la vida de la gente y también para chuparle las medias a un par de bloggers "gurús" de vaya a saber qué cosa.

Por último: Sam, sos un visionario. Sabelo.

archivado en: a wonderfull world y no hagan esto en casa.

27.7.07

Está todo bien

El infierno de Sísifo es un poroto. Bailemos un tap o algo, gordi.

Por sobre todas las cosas cunde el estado de trivialidad generalizado donde no hay altisonancias, ni siquiera humillaciones innovadoras. Nada que profundice esta baja estatura que vino en el manual del mes. ¿Qué creías cuando creías que la bonanza continuaría sin intermitencias y podrías comprarte cantidad de pitos, polleritas, flautas, alfajores y viajes en remís?

Acudiendo a las verdades intervenidas con birome por alguno de los sacados que construyeron el gran templo del saber sine qua non, sin ecuación y cine mark, la realidad resultante es una mandarina que se pudrió en la heladera. ¡Jodete! ¡Te la hubieras comido!

Estoy autoplagiándome. Muchos me imitan la sintaxis (por lo menos tres, sí, a ustedes les hablo) Hay minitas de fotologs que tienen no más de 15 años y sacan poemas de white trash para ilustrar sus fotos darks. ¡Soy un ejemplo para la juventud!

Fantochadas execrables constituidas por un notable estado de aislamiento descarnado. Me copio textual. ¿Y qué? ¿Acaso no puedo? Soy mía, hago conmigo y mis cosas lo que se me antoja.
Si quiero borrar el blog lo borro. ¡Mirá cómo lo borro! Toda una frase entera tacho si quiero. Esta frase, por ejemplo: Todos amamos en forma proporcional a nuestros odios y no hay nada que pueda asegurar que está bien o está mal porque sucede
¿Ves? La taché. ¿Pasó algo extraordinario? No, no pasó nada. Así que ya sabés.

La lucha es anodina, se sabe. ¿Para qué pelar langostinos que comerá tu peor enemigo, para qué ligar marineros suecos si al final no les entendés ni las señas?

El tiempo no llueve pero parece que sí, el mes se adelanta diez días y vuelve la idea de deriva. ¿Qué haré mañana sin AFJP, sin amor, sin bolsa de agua caliente, sin dios, sin yerba de ayer secándose al sol?

Un útero sin uso prende luz roja intermitente. Entre blends, joins, averages y otras patrañas de disegno decido que, a fin de cuentas, habrá que seguir bajando el listón. Cuando me veas lamiendo los zapatos de otro enfermo sádico horripilante condenado, no me digas lo que sé: yo no lo merezco, pero fijate que hay cosas peores.
Una mina, por ejemplo que tiene 9 hijos y no va y pare cuatrillizos. Y todos en perfecto estado de salud y conservación. Ni uno se le murió a la pobre. Ni un rayoncito. Como nuevos, cerokaeme los pendex. Esas son condenas. Yo que ella, lo primero: dejo de cojer, lo segundo: me mato. Eso sí.

Igual lo tengo planeado. El año que viene voy a escribir a París. Quiero un varoncito. Si es francés mejor, así perfecciono el idioma.

Comme d'un cercueil vert en fer blanc, une tête de femme à cheveux bruns fortement pommadés. D'une vieille baignoire émerge, lente et bête, avec des déficits assez mal ravaudés...

O algo así. ¿Ves? También si me da la gana copio a Rimbaud y nadie se da cuenta. ¡Manga de ignorantes wikidepedientes!

- Con la única persona que tengo que hablar es con él -me dice.
- ¡Qué bruta es, pero qué bruta es, pero qué bruta es! -pienso y selecciono nodos, los uno y dibujo una especie de colibrí, parecido al que iba a chupetear el néctar de las flores del jardín de casa. Cuando había jardín, claro.

(descanso)

¡Estoy enojada con las ilusiones que me hice! Las cagaría a trompadas una a una, les martillaría la cabeza, que sangren, que se jodan por esquivas, desagradecidas, malas. Con un martillo no. Con un taladro o con una retroexcavadora. Las pulverizaría a las muy putas. En un plis plás.

Por cierto:
El amor existe. Yo un día lo vi, lo juro. Era amarillo.
Como las ballenas y delfines vectorizados que hago ahora sin que nadie me lo pida, por las dudas que haya alguno que los necesite y justo esté yo ahí para decir: -Acá tenés, te los regalo y no te pido nada a cambio. O sí, invitame a tomar un heladito. O no, mejor comprame un chocolate. Hace frío y no sea cosa que me vaya a resfriar, ¡la virgen no lo permita, por favor!

No estoy ni demente ni deremate.com, no creas. Tengo un serio problema con los codec pack. Los viernes me ponen de malhumor. Pienso en John Travolta y lo quiero asesinar. A él y a todos esos que hace años tenía "muertos" ¿Se habrán muerto de verdad? ¿Los habré matado?
El ejercicio de poder no es algo para andar tomándose livianamente. Te pueden pasar estas cosas. Ya me vas a dar la razón y yo te voy a decir socarronamente:
-¿Viste? yo te lo dije. Y vos me vas a decir: -¿cuándo, cuándo me lo dijiste? -Te lo dije el 27 de Julio de 2007, fijate en el blog -te voy a contestar, y vos vas a decir: -Uh...sí, tenés razón.

Hay razones del corazón que la razón no entiende dijo Pascal sin saber que después cualquier gil le iba a usar el aforrismo. La Renga, sin ir más lejos.
Y a mí me pasa lo que al bueno de Pascal: me usan las palabras y no me las devuelven o lo hacen en malas condiciones.
Pero claro, yo de matemática nada de nada.
Será por eso.

¡Qué rico este café de Costa Rica!
Es un día de sol.
Hagamos un pic-nic.
O bailemos este bolerito: Y en otros ojos me olvidé de tu mirada, y en otros labios despisté la madrugada y en otro pelo me curé del desconsuelo que empapaba tu almohada. Y en otros puertos he atracado mi velero y en otros cuartos he colgado mi sombrero... (sí, es de Joaquín Sabina que no le gusta a nadie pero tiene muchas que sabemos todos. Si te jode, tú mismo)

¡Dale, bailemos un bolero, un tap o lo que sea!

archivado en: resaca retro y un pollito de knorr que salta, salta, y salta sin parar en mi retina

24.7.07

Tutiplén de fuego gris

Sepan yo no vengo con sombra y ustedes son bellos sin mí. En fin, yo no existo en las sombras.

Cierro los ojos y hago más fuerza que el japonés de Héroes cuando quiere teletransportarse, sin embargo sólo oscuridad y tenues, imperceptibles contraluces. No hay nada más que los sonidos del dolor que me rodean y una noche que deberé abordar, sostener, resignar. Sacarle algún provecho a este fiasco, hacer tiempo, ayudar a alguien.


Pobre la mujer azul, que ya no es corpórea, con sus dedos hizo cruz y chau.

La era del hielo. Inexorable, conocida, esperada, la era del hielo. Después del verano (que duró un poco más esta vez), temporada otoño-invierno, es sabido, no sé que me sorprende. Tus ciclos son copiados en carbónico. Yo me aburro de esperar algún matiz que no te haga previsible, yo me aburro y mirá que si me aburro un día de estos no te quiero más, mirá que si me aburro hago cruz y chau.


Ya no están los ruidos que hablaron melodías hasta el fin, ya no más ventanas que hicieron parpadear alguna luz.

Uno sabe que el milagro es sólo un libro de papeles que te muestran espejismos desde índice a prefacio, que no hay dosis de resinas que te salven, que mentira es el banquete de promesas mal cumplidas, uno siente que la espera es como un rito, que los cambios tienen nombres complicados, porque sabe que la historia de los días huele a restos que dejamos en renglones donde risa es accesorio de la pena, donde hay manchas de licores y tabaco, uno sabe que el milagro es libro en blanco.


Nena, tu cabeza va a estallar, nena tu cabeza va a estallar. Han vaciado el mundo, pronto nena, llena el hueco, inventa un Dios.

A mis años y todavía hago la suma de los números del boleto que me toca para saber la letra inicial del chico que gusta de mí. En el tren me toca la hache. Pienso en haches: Héctor, Hugo, Haroldo, Horacio, Hermenegildo.
Los dos Hugos que conozco son ex cuñados, el único Horacio que conozco tiene 78 años y cáncer de próstata. La hache no sirve. Mierda.
Todavía me queda la posibilidad del boleto del colectivo. Es lo bueno de viajar por horas, es lo bueno de vivir en provincia. Muchos boletos, muchos números, muchas iniciales, muchos chicos que gustan de mí.
El 39 me da la ele. Pienso en eles: Leandro, Luis, Lucas, Lisandro, Ladislao, Lautaro, Leonardo, Lorenzo, Luciano.
Los dos Luises que conozco me odian. El único Lucas que conozco es puto. Tiene que haber otro nombre, tiene que haber otro nombre, ¡si tuviera el google a mano! Pero no lo tengo y entonces me esfuerzo: León, Leónidas, Lucio… tiene que haber otro nombre, tiene que haber otro nombre:
¡Ja! ¡Te descubrí, Livio!


Mientras busco, las calles son bocas de lobo, gargantas del piso. Y mas allá solo me queda un segundo más, este cadalso temporal no es mío, no es para mí.

Hubiese querido que el tipo desenfunde un revolver y se mate ahí mismo. O me mate a mí, o le de a un transeúnte apurado salta charcos. Hubiese querido que suceda algo que nos saque de esta alucinación que se supone es la realidad. No era demasiado pretencioso, era simple, podría haber sido bello. La violencia es natural. Todos amamos en forma proporcional a nuestros odios y no hay nada que pueda asegurar que está bien o está mal porque sucede. No es exactamente lo que un juez aprobaría, pero así es como funcionan los deseos que no nos atrevemos ni a imaginar.


Todas las flores del sol en el campo una mañana lloran la lluvia. Quiero saber porque la lloran.

El reloj de agujas inmóviles dibuja una especie de vacío. Yo no sé de miedos ni parálisis faciales del silencio, aún así intento manotazos, torpes juegos que retan a la avidez de razones ancestrales, me sumerjo en los ríos profundos de la mente y es allí donde observo que nada es par, que todos los colores existen por la luz, que sin ella el negro, la ausencia, que sin ella no hay. Quiero saber por qué no hay luz.


Y sé que habitas más allá, acaso estés tras este umbral o en los lugares que no hablaron jamás, pues habla en mí, late en mí.

En el asiento de enfrente viaja James Spader. No es tan rubio, pero es él, igual a él. James Spader me mira. Me miró cuando subí al tren y me senté frente a él. Yo leo, trato de prestar atención, de concentrarme, de no levantar la vista. Pero levanto la vista y observo que me mira. Creo que me sonríe. Yo pienso que soy linda, por eso me mira. Después pienso que tal vez tenga algo raro, a estas horas sería lo normal, la línea de los ojos corrida, alguna mancha horrenda, incluso tal vez la alergia y yo sin darme cuenta, ¿comida pegada en la comisura de los labios? ¿algo en algún diente? No da sacar un espejo. Va a creer que es por él. Va a creer la verdad. James Spader me mira. Tal vez me conozca de algún lado. Eso me da un poco de miedo. Hay mucha gente que me conoce y yo no recuerdo. Hay gente que sabe cosas de mí que yo no sé. Los días blancos... James Spader es muy lindo. Lleva un traje gris. En el Urquiza todos los chicos lindos llevan traje gris. Y este me mira. No sé que estoy leyendo. Hago que leo. No tengo idea de cuál es el argumento, olvidé de qué libro se trata, no me importa saberlo porque James Spader me mira y, antes de bajarse en Coronado me sonríe. Cuando ya han cerrado la puerta, cuando el tren arrancó, cuando estoy a salvo, lo miro con total desparpajo. Camina por el andén. Sigue mirándome. Le sonrío (ahora puedo sonreírle) y James Spader se va. No es lo que los críticos de cine llamarían una gran historia de amor y calificarían con muchas estrellitas, pero es algo. Mejor estuvo Crash, pero bueno...


Debo llegar hacia las manos de alguien que sepa de mi alma, que sepa que mi alma, que sepa que ya no está en mí.

Éramos muelles desiertos como rezos de náufragos en una balsa de espuma. Encorvábamos la vista tras una vela de nostalgia, pudimos detener el viento pero no lo hicimos. Llevábamos el amor aborrascado.


No voy a hablar de la penumbra, mejor voy a ver si puedo despertar. No quiero hablar de tantas cosas, mejor voy a ver si puedo olvidar.

¿Qué más quisiera yo que poder bajar la estúpida cortina, cerrar el tétrico postigo, descorazonarme el centro abismal de la pasión, qué más quisiera yo que olvidarme que te alojas en esta tierra, que aún no te has muerto porque nunca supe, yo no sé cómo se mata, yo no pude y era necesario, yo quería, más me fue imposible en su momento, qué más quisiera yo que deshabitarte de mí, desrecordarte?


Sólo el amor nos podría curar

Muñecote endemoniado, trucha pucherito, no me mires con eso sojos te lo pido por favor porque me voy a ahogar en el mar azul como el mar azul, vení, vení, vení, vamos a hablar, no, mejor no hablemos, vamos a darnos besos, mil quinientos o por lo menos unos ciento cuarenta. Alterame el estado de conciencia bombón de chocolate relleno de licor al marrasquino y la cerecita, dios me ampare, sé buenito no me dejes caer en la tentación que me pongo como loca y un día de estos sin aviso previo voy, te digo, te juro que te digo que me gustás más que una tarta de frutillas fuera de temporada, más que Arcade Fire, más que que un cuadro de Kandinski, más que cinco gigas de ram, más que el Photoshop.


Sanos se ven los muertos si miramos en torno nuestro, fuera o adentro o lejos, lejos del cristal, solo es una caspa, caspa tropical.

Demasiado fresco pa’ Caribe. Inapelable. Lo que encuentra su cómodo lugar. La pereza que te esconde y le da el exacto respiro a la calma que debés amamantar como una madre primeriza, mezcla gozo y dolor, mezcla incertidumbre y seguridad.


archivado en: tutiplén pletórico de romanticismo que desentraña la pureza y esencia misma del amor en su completitud y queremos tanto a Spinetta

22.7.07

Cuadro con planta, chamán y ruidos (técnica mixta - grafito, carbonilla y carilinas)

Intento desanudar algunas percepciones que me rondan hace días.
Creo que es pensamiento pero la cuestión está más cerca del sentir.
La única certeza reclutada, por ahora, es saber que el mundo es del cristal con que se mira, que a veces es un globo a punto de estallar y otras almanaque de tiempo reducido.

(¿Podrías dejar de vomitar escandalosamente, hijo de re mil putas?)

Dada esta situación, es estúpido que me asombre una vez más la insistencia inútil y recurrente hacia la quimera, loca vieja, que me rasca agujeros del espíritu, metáforas antiguas que sólo se argumentan bajo apercibimiento de la autoridad pública.
Creo que me acerco pero siempre hay un obstáculo que nubla el entendimiento. Trato de dilucidar qué pasa cuando nada pasa.

(No es cierto que los ícaros sean bellos. Lo que hace que algo sea bello es uno mismo expuesto ante su propio universo)

Estoy vestida y calzada de falacias, de cuentos de hadas que engañaron a la niña y no suelen ser lo más amables: el que calla no otorga nada, sólo silencio y una composición de moléculas que se atan y juegan al baile de la escoba.
Polvo de estrellas paridas en repartos de descarte, simulacro, nadie habita este enorme campanario que refracta el tañido de viajar a ciegas en la noche.

(Dale linda, mostrame algún color, esta escala de grises me desquicia, no puedo vislumbrar ni una tenue luz entre las sombras quietas)

Yo dormida en laureles que no me pertenecen, vos repartiendo las sobras que quedaron olvidadas en tu piel.
Así estamos, ya ves, no es la panacea, pero tampoco es de lo más inoportuno. No es lo que se podría llamar la gran obra acabadísima en su máxima perfección, pero tampoco es mala cosa, en presente, lo que hay.
Como un dibujo para colorear esperando el trazo mágico de los pequeños pasteles.

(Ayahuasca pinturera, pinta de colores las aves, el cielo, los ríos, los peces…)

No se trata de "misterio insondable" ni de "vértigo esplendoroso", es algo que roza el pragmatismo: la princesa no es, de ningún modo, la que besa al sapo y lo convierte en príncipe, y en caso que así fuera, es el sapo el que va a dejarla ciega orinándole los ojos. El príncipe no besará a la princesa para que despierte. Y en caso de hacerlo, la princesa no despertará porque se tomó muchas botellas y una caja de Valium, la princesa no despierta porque no le da la gana.

(Maldición, no me querés, no me querés, ¿creés que no merezco tu poder? ¿creés que no te necesito? ¿será que no te necesito? ¿qué querés decir con tu desprecio?)

Traducciones que invariablemente apuntan a otra cosa, reímos de ideas fantásticas. ¿Cómo hacerse millonario en una semana? ¿Cuál es el mejor método de estafa? No es casual que compartamos la fascinación por los embaucadores.

(Papá estuvo preso-Papá era vendedor-Papá estuvo preso por estafa-Papá cerraba mis ventas inconclusas-Papá cerraba mis ventanas)

Hechizados por la ficción, la apariencia, nos matamos a besos de mentira, el espejo nos da la imagen deformada de lo que en algunos casos se cree es amor.
Pero no lo es en esta oportunidad.
Ni en ninguna otra porque la idea de amor romántico es de por sí una necedad, apostarle a la dependencia, a la desnudez pura de las zonas más nobles que, de inmediato, mostrarán la gran miseria de la que somos capaces.
Yo aprendo a resistir la tentación de reclamar medallas que no me pertenecen y vos restablecés la farsa en otro vestido, en otras piernas.

(Entraste a mi cuerpo y saliste disparando, quedaste en ese cubo mugroso, perra, sos igual a algunos hombres)

Dios fue muy mal asesorado cuando firmó el plan que le habían diseñado. En ese plan todo está muy mal trazado desde el vamos. ¿Cuál era la necesidad de crear hombres y mujeres? ¿A qué perverso polimorfo se le ocurrió que era esencial la lucha, el sexo, que era el desacuerdo del rejunte la única manera posible de existencia?

(Canoa, canoíta, limpia el cuerpecito, deja que salga el guerrero… No me dejes sola, vine para entregarme a vos, vine a pedir que me salves y me estás abandonando)

Y los destiempos. La conducta histérica de aferrarse a la vida cuando ya no sirve para nada, cuando no sos más que una molestia, cuando la humanidad sólo desea que te mueras.

(Pobrecito-Ya no sufre-Ya está en paz-No somos nada)

¿Cómo sabés que está en paz? Cerdo hipócrita. No hay nada que se parezca a la paz, este es otro de los conceptos erróneos por su inadmisibilidad.
No somos nada. Y la nada no es más que terror, aburrimiento infame, hueco que ineludiblemente querrás rellenar de futilidades pa(sa)jeras.

(Sin embargo es agradable tenerte frente a mí acariciando esas cuerdas, tocando para mí sola por una fracción de segundos, es delicioso el contacto de tu piel con la mía, aunque te vayas pronto)

Dadas las circunstancias es extraño que me sorprenda otra vez en la obstinación frívola y banal hacia el ensueño, viejo tonto, que me deja sarpullidos en el cuerpo y me asume las malas condiciones de auto praxis.

(Estoy extraordinariamente lúcida. Veo todo lo que sucede, es como estar en una reunión de borrachos tomando coca light, la única diferencia es que aquí no odio a nadie. Ni siquiera a vos, madre poderosa, que me dejás a merced de esta noche larga y extenuante)

Polvos, nada más que polvos. Panes para un rato, hambre para el resto de las hojas del cristal con que se mira, colmado de rastros, de globos, de fugaces delirios que no alcanzan a completar el calendario anual de los deleites, que son exiguos, que son nada.

(Hay berridos, hay suspiros, perros que ladran, bostezos excedidos, ecos de baldes, silbidos, murmullos, escándalos, hay un hombre que jadea —por momentos su gemido se parece al de un orgasmo demoníaco—, todo es una orgía auditiva que no puedo soportar. No puedo aguantar en mis oídos el látigo del dolor del mundo hecho lenguaje desgarrado)

Ya tengo más de una certeza, definitivamente no es pensar, se acerca peligroso al sentimiento y el sentir es la cuerda que marca la primera diferencia que hará que el desastre racional se convierta en el último aliento del ahorcado. El sentir es el que habla, no veo nada porque no hay nada que ver, ya lo he visto todo. Hay sollozos que silencio con palabras, hay sonidos que están naciendo, hay lamentos que debo escuchar. Vienen desde afuera, pero están en mí. Debo permitir la posibilidad del grito, debo escuchar esos gemidos y apaciguar mis propios alaridos, hacerlos melodías. Hay alguien que me habla. Hay alguien a quien debo escuchar. ¿Serás vos? ¿Seré yo?

(Entonces el frío, el contacto con otros sufrimientos, el saber que en otro cuarto, ella se está reconciliando, la indiferencia de madre, es posible que me ayuden a crecer sola, es probable que más tarde —cuando el pan y las naranjas—, me muestren el camino que tengo que pintar para salir de los grises, pinturera, pinturera, pinta mi mundo, pinta mi aldea)

archivado en: la medida de todas las cosas

19.7.07

Cosmopolitan

El tiempo es allí un estrato
sin más valor que un hueso enterrado
en un trozo de vasija.
Su historia es un cacharro más
que la lluvia ocultó sin miramientos.
Así es como los caminos
siempre nos alejan de Roma
por más que la busquemos.
Luis M. Madrid

El siglo comenzaba y por aquellos días Buenos Aires era una miniatura, Madrid era un deseo y Roma la esperanza de envejecer juntos.

Caminamos muchas piedras profanando miles de años de historia, sin saber que pisábamos nuestra historia. Demasiado ocupados estábamos en la pretenciosa tarea de proteger respetos mutuos.

-Dame un beso –te dije en uno de aquellos canalcitos-, dame un beso así justificamos Venecia.

En Florencia el amor fue un pagaré ejecutado. El corazón lo había olvidado en Las vistillas.

Hoy sé que lo que habrá por recordar ya ocurrió, me concedo brevedades, dos horas, un secreto. Levanto la capa, me envuelve una voz, me tiro de cabeza a un rio de aguas bajas, estoy entre manos bellas, largas que no pueden sostenerme y las ganas de desaparecer entre las calles de una Buenos Aires enorme que se comió los ojos de las ansias.

archivado en: geografías

18.7.07

¡Mirá lo que recibí!

Café, libros, fasos y el cariño de Cholito via correo denserio




Faltan los cigarrillos. Esta vez no había cámara de fotos.
Atención a la dedicatoria del propio Juan Gelman para
mí, y sólo para mí.

¡Estos son ñandifrubis!


archivado en: el cartero llama dos veces y ¡cholito corazón!

Standing ovation

A Livio se le cayó una perlita.

archivado en: bombines

Buscando a Félix Reverte

Estimado Rafael:

Por medio de la presente me dirijo a vos para comunicarte que hace ya bastante tiempo se me acabo el pimentón y el azafrán y que mi vida no es que sea mala, pero sí está incompleta.
Como he notado que estuviste por acá, vos o alguno de tus familiares, y como he perdido tu dirección de e-mail en uno de esos formateos inevitables de la vida, no tengo más recurso que éste medio para hacerte un pedido solidario y desesperado.
En el Super de casa, La Lidia brilla por su ausencia. Y además se me perdió el palito del mortero.
Yo sé que hay cosas mucho más graves, pero a mí esta situación me mortifica y mucho.

Sin más, me despido con un saludo afectuoso, mi cariño y agradecimiento inalterables.

Luc (a.K.a.) R. Gutiérrez

Esto viene de acá
Y después de acá


archivado en: llamado a la solidaridad

14.7.07

Cantata de fusilamientos (versión 07)

He deseado hoy que este agua nos lave y destiña.
He querido pensar que podíamos ser lavados del
fracaso y de la muerte que vamos mostrando
al mar como un tatuaje obsceno.
(P. S.)


I

Transfundir la sangre y el alcohol, licuarla con el fuego, emulsionar la explosión, que arda como deseos suicidas en un jumping sin arneses.
Caída libre de ojos como pozos abismales.
Caída libre a la esperanza sin llegar temprano al fin del barranco.

No se toca el fondo, es inaccesible.
No hay tortura ni oscuridad que sea suficiente.

Uno no se rompe por amar sin protecciones.
Uno ya venía roto de desganos y rutinas, chapaleándole a la suerte (esa cabrona) escondida en estaciones que jamás fueron pisadas ni por la propia sombra.

No hay piedras que pulir, ni hay orfebres que ajusten los estados que nunca te atreviste ni siquiera a corromper.

Se trata de desanudar pasos cansados, de esperar que se reanuden los temblores, de querer ver que más allá de esa ventana hay alguna cosa viva, que sorprende, que no muere en su artificio.

Es el deseo inmemorial por los fantasmas, que fustiga y limita los desbordes.
Se trata de no doler las apariencias, desespinar toda asfixia, lamerse las palabras sin llorarlas.

Algún día dejaremos de cocinar tristezas, podremos vestirnos con collares tintineantes, nos subiremos a mesas de celofanes baratos y bailaremos la canción que no sabemos, ésa cuya melodía es menos cruel que los espejos.

Hay razones que no pueden comprenderse en una primera lectura caprichosa.


II

Y ahora hay vapores parecidos a una noche en el bar que no dormía.
Y ahora, un cardumen de hilachas da vueltas desflorando hemisferios que se invierten y provocan alaridos que la garganta no puede retener.
La tensión se agiganta, los buenos propósitos son piedras, granitos oxidados por insomnios.

Lo cierto es que esta fase inevitable ya tiene que morir.
Lo cierto es que hay que envenenarla con arroces blandos sazonados de mal gusto.

No importa la coherencia. ¿Quién puede asegurar que las cosas son como lucen frente a ojos de arpillera?

Renegar de la historia, la educación, los consejos sabios.
Mearnos sobre la tumba de todos los jodidos desencuentros, escupirle a las ausencias.
A lo que sentías esa vez cuando todo parecía ser amable.

Uno no se rompió de amor. Uno ya estaba roto.
Hay razones que no tienen remiendo.


III

¿Y adónde es que van a parar todas las cosas que están muertas?
En este momento sólo hay pasto seco. Se parece al recuerdo de lloviznas risas. Se parece a una valija que dimos por perdida. Se parece a tu hombro cuando gemía piedras.

Causa y efecto.
La causa está plantada, caprichosa en su costado. Es tan simple como un prisma que refleja los colores —como cuando los veíamos en un arco iris—, tan inútil como baldear las veredas del pasado.

Somos sementales de la pena

¿Y adónde fueron las noches de música y tu angular apuntalando mi esqueleto? ¿Por qué las ganas se escondieron en todos los cajones donde no se encuentra nada?

Como esta cinta que nunca termina.
Como este hoy abatido y destemplado.

Hay tanta nube atornillada en el recuerdo. Hay tanta ausencia de guitarras.
Los intentos no saben bailar.
No hay teléfonos que digan el secreto.

Somos regaderas de lágrimas que escarban por detrás de los relojes.

Hay razones que se escapan y no vemos.

archivado en: recon-tra-re-mix-nun-cata-xi

12.7.07

Rapidísimo

Espero el rápido de las ocho y veinte.
Como soy viva-vivísima, me fijo en el lugar exacto de la ubicación de la puerta del tren anterior.
Nadie es tan vivo-vivísimo como yo.
Se forman manojos de gente, multitudes se agolpan a varios metros de distancia, hacia la derecha, hacia la izquierda.
Gente tonta con poco poder de observación.
El rápido llega majestuoso.
El rápido es un tren diferente.
El rápido es un tren de larga distancia con asientos de cuero amplísimos y ventanas enormes.
El rápido es un tren diferente.
Lo miro detenerse lentamente como quién mira la bola en la ruleta esperando que caiga en el colorado 30.
Pero no.
Cae en el negro 20 y yo me quedo con cara de boluda justo en la mitad del vagón.
Mi orgullo herido hace que no pueda decidir hacia qué puerta enfilar.
Entran todos, millones de experimentados viajadores que saben el lugar exacto de la ubicación de la puerta.
Una multitud de vivos-vivísimos que se empujan, se golpean, se putean y consiguen el bien más preciado: un asiento.
Yo viajo parada.
No me importa. No me importa. No me importa.
Viajar parada es bueno para la circulación.
Además a mí me encanta viajar en el pasillo, sola, sin nadie que moleste mirando por la ventana que es casi toda la puerta.
Me ubico en el mejor lugar del tren y abro mi librito.
No me importa. No me importa. No me importa.
No me importa que un señor gordito se siente al lado mío en el suelo y me engrampe contra la puerta, no me importa que el tren vaya a las chapas y no pueda agarrar el libro con las dos manos porque me tengo que sujetar de la manija de la puerta para no caerme encima del gordito.
El gordito se da cuenta de mi tambaleo y, por miedo a que en cualquier momento lo aplaste, se levanta.
Tiene ojos claros el gordito.

El tren va a las chapas y pienso que esto no es normal.
El tren va a descarrilar.
Inmediatamente me acuerdo de las medias pantys que llevo puestas.
Tienen tres agujeros: uno en la punta del pie derecho y los otros dos en el culo. Hacia la derecha, hacia la izquierda.
No, no es sexy, es lamentable.
No me las rompieron a mordiscos apasionados.

Si descarrilamos jamás reconoceré que las medias estaban rotas antes del siniestro. No, jamás lo haré.
Pienso en las veces que la abuela me dijo que había que salir con medias y bombacha limpitas y sanas por "si uno tenía un accidente".
También pienso en el pijama y las sábanas que se guardaban "para cuando venga el médico".
El tren va a las chapas.
Pronto va a descarrilar.
Me veo en la ambulancia cubierta de sangre y con las medias rotas.
No, definitivamente no voy a reconocerlo, no es sexy, es lamentable.

Y el gorrito.
Me puse un gorrito de lana.
Me miré al espejo y me gustó.
Pero ¿viste cómo son los espejos?
El de la casa de uno es más amable, el de la casa de uno es un hipócrita maldito comemierda embustero.
Las ventanas no mienten, las vidrieras tampoco. Parezco una loca.
Y una vieja.
Y una trola.
Y todos me miran.
Se ríen de mí.
Porque viajo parada y por el gorrito.
Y por las medias y el accidente y la ambulancia y se ríen de mí cubierta de sangre, intentando, con el hilo de vida que me queda, salvaguardar mi integridad.
Le grito al enfermero que las medias estaban sanas, que viajé parada porque es bueno para la circulación y, que el gorrito no es mío, no, no es mío.
Es de ese gordito que está allá. Sí el que tiene ojos claros, el que se salvó por levantarse a tiempo, el que se ríe de mi.
Ahora mismo se ríe.
De mi sistema circulatorio.
De mi poder de observación.
De mi gorrito.
De mis medias.

archivado en: prêt à porter

10.7.07

Tutiplén con plantas, bichos y escaleras

Las escaleras bajo sin mirar, mi mente entonces quiere quedarse en las desgracias
Luis Alberto Spinetta

Aquelarre

Hablamos de brujas. Hablamos de casualidades. Hicimos la sumatoria de pequeñas frustraciones cotidianas.

Esto no sirve.
Esto tampoco.
Esto mucho menos.

Hablamos de evitarse la mayor cantidad posible de decepciones. Hablamos de panes calientes. Comimos demasiados chocolates. Nos reímos mucho de lo pasmoso y serio.

Esto sirve.
Esto también.
Esto mucho más.


A tontas y a locas

Se atascan los tornillos y no hay quién los despegue de su obstinado ensopapamiento. Se esconden detrás de los engranajes esperando el momento de frenar el mecanismo que tan bien sincronizado está. No diría que son malignos, simplemente no saben lo que quieren, juegan la carrera del obstáculo y creen que son los corredores, no el estorbo.
O tal vez sólo están pirados y giran locos como algunos ángeles.


Bagley Blanco


Comienzo a creer que todo saldrá bien y me invade una sensación como de reventar globitos de aire encapsulados en polietileno.


Saving young Marina

Pasé mucho tiempo llorando por los rincones. Ahora lo hago exclusivamente en escaleras mecánicas. Eso te da una gran perspectiva. Hacia arriba o hacia abajo. Incluso hacia uno de los costados. Y —ponele—, te cruzás con uno que te hace un guiño pero no tenés más remedio que seguir hacia arriba o hacia abajo. Una vez allí te quedás esperando que el del guiño suba o baje a tu encuentro.
Si no lo hace, volvés a la escalera y seguís llorando lo más pancha.


Trabajando la planta en vida

-¿Alguna vez te dejaron desplantado?
-Sí, hace un rato.


Entomología para principiantes


gusanitos, lombrices, algo que de ningún modo aletee, cositas que se arrastran, reptan, cosquillean, una especie de gastritis sin reflujos, nervios que van y vienen, humo; se me nubla el cerebro, me pongo en on, no sé que decir, no atino, sin embargo me da miedo, miedo, miedo, mierda, me parece que sí porque te pienso dulce y delicioso como un Cadbury con almendras, me parece que sí y estoy perdida, no encuentro la música adecuada, no encuentro salida porque te pienso amable, muy amable y me dan ganas, muchas ganas de ser amable y de estar encima y que te encimes, de curarte y que me cures, mierda, me parece que sí porque percibo gusanitos y lombrices, mariposas no, de ningún modo nada que aletee.


Todos muertos en la ruta

Diez minutos antes del nuevo día sucedió el fenómeno. Algo debe significar. Tal vez haya salvado a millones de personas o, por lo menos, a veinte. Mientras tanto se me sale un trauma, lo pierdo y nunca sabré cuál es. Cuál de todos los traumas he perdido.


Welcome to the machine


Es como afinar un auto. Si está atrasado o adelantado. ¿Ves? Aquí se ve la brecha de regulación. Fijate la luz, que sea la correcta. Esta correa es como si fuese la de distribución. Cuando la uses, eso será como un colchón. Y todas estas cosas son las que podrás hacer. ¿Ves? Maravillas. Pero mejor tomá clases de crush dummie, comprate el air bag, hacete la planchita que esos rulos, esos rulos pueden provocar un accidente.


Loca por Mary

-Tenés el metatarso vencido
-¡No puede ser!
-Sí fijate la fecha de caducidad
-¿Dónde?
-Al dorso
-¡Oh dios, es verdad!


archivado en: tutiplenes no intimidatorios

9.7.07

Allá lejos y hace tiempo

Imaginemos que en lugar de niebla es nieve. Un campo cubierto de nieve. El campo de golf de lo que alguna vez fue una fábrica, fuente de laburo de medio Hurlingham.
- Pero no es nieve, má, ¿no ves que se despega del pasto?
Imaginemos, entonces, que es nieve flotante. Pierde su peso, su consistencia. Se derrite con los primeros rayos tibios, se evapora y vuela.
- Claro, el ciclo del agua...
No hablaba de eso. No hablaba de lógica ni de procesos naturales. Imaginemos que es nieve, que estamos juntas viendo la nieve, que los obreros bailan sobre un campo cubierto de nieve, que la enorme chimenea de la Goodyear escupe sus humos y la sirena de las siete menos cuarto es la que esta mañana nos despertó.
- Pero no hay nadie, má.
Fijate. Allá atrás se está abriendo el enorme portón. Entra un camión. Detrás de él, el colectivo con la gente. Mirá. Ahí está Oscar, Josefina, tu abuelo.
- Yo no los veo, má. ¿Hay que imaginarlos?
Escuchá la sirena, sentí el olor a tostadas con manteca.
- ¿Estás imaginando, má?
No. Estoy recordando.
(Marzo de 2004)

----------------------------------------------------------

A la nieve hoy no la imaginamos, pero la Goodyear sigue cerrada.


archivado en: re-mix

Comunicado Nº 9

"La ola de frío polar durará toda la semana"

Todo muy lindo por hoy, pero no jodamos, ya fue suficiente.

archivado en: tengo un cohete en el pantalón

Comunicado Nº 8

¡RECTIFICACIÓN!

En La Plata sucede algo...

archivado en: nieve de una noche de verano

Comunicado Nº 7

Nieva en Chacarita. La vecina de Damaris salió al balcón con una especie de daguerrotipo para fotografiar el fenómeno.
En Palermo también nieva pero poco y tonto.

En Hurlingham seguimos ganando. El pasto, los árboles, los autos, la gente están blancos.
Z. más que nunca.

archivado en: ¡feliz navidad!

Comunicado Nº 6

Mi hija está estudiando.
La nieve hace milagros.

archivado en: incidencia de la nieve en la educación

Comunicado Nº 5

El tronco de los hongos ya está completamente blanco.

En La Plata no nieva. En Constitución sí.
Nieva en Ezeiza y aledaños.

Hurlingham e Ituzaingó ganan por afano.

Acaban de llegar dos muñecos de nieve vivientes. Voy a hacer sopa.


archivado en: Z. en su hábitat natural

Comunicado Nº 4

Nieva en Núñez, en Villa Urquiza, en La Algodonera, en Floresta, en San Justo, En Lomas de Zamora.
En Palermo no nieva. En City Bell no sabemos.


archivado en: ¡guarda que refala!

Comunicado Nº 3



-Che.
-¿Qué?
-Hoy es 9 de Julio.
-Ya sé, por eso está nevando.
-Claro, el blanco de la escarapela.
-Tenemos que festejar, ¿no?
-Sí, el descubrimiento de la libertad.
-Tendríamos que hacer algo, ¿no?
-Sí, hagamos algo.
-¿Y qué podemos hacer?
-No sé, ¿vamos a esquiar?.
-Dale, me pongo el gorro y salimos.


archivado en: viva la patria

Comunicado Nº 2

En Hurlingham hace 5º menos que en Capital Federal.
Y nieva ahora mismo.

archivado en: post no intimidatorio

Comunicado Nº 1

En la tele hablan boludeces, dicen "aguanieve". Yo estoy mirando por la ventana a Z., feliz, tratando de cazar copos.
Esto es nieve. Cualquier persona que haya visto nieve sabe que esto es nieve. Hurlingham se va poniendo blanca y cada vez más helada
No me jodan.
Esto es nieve.

archivado en: temporada de esquí

8.7.07

Graffiti

La última vez que te vi, fue de espaldas. De entre todas las espaldas del mundo la tuya era la mejor pared. Doblé en la esquina para no toparme con tu cara y debe ser por eso que ahora te recuerdo borroso, como testigo protegido de programa de televisión.

Incomparable Beatriche

Inmóvil me espera, es como el interior de un frasco que esconde un elixir extraordinario, áspera superficie donde puedo perder la noción, brotarme a desgarros, destejer el estrábico rumbo de las pretensiones.
El muro gris y sumiso accede al despliegue de mis manos. Huellas donde cantan cuchillos y se congregan nubes, cavidades secretas, templos de humo, aparecidos que brillan más allá, luces malas del abismo, vivas como llagas.

Esto es no atreverse al demasiado lejos.

La planta es un vacío que me observa, mi corazón —tierra de siena desolada— ansía el amarillo de unos labios compasivos.
Como aerosoles que agitan sombras.
Como mieles punzantes, abejorros inquietos.

Busco el intervalo que me encuentre pensándome hacia dentro, pesándome filosofías abandonadas en almohadas anónimas.
Sin descanso, nómada, busco atajos que me encuentren revisando la intimidad de los cadáveres, el circo de los freaks desangelados.

Esto se llama sobrevivir, en el peor de los sentidos.

Intentaría sofocar su desnudez, intentaría ahogar la plácida seducción, imán poderoso y subrepticio.
Probaría lamerle los jabones de la piel, pero el norte del hierro que me pesa en las ventanas es otro norte.
No sé si acaso haya puntos cardinales que extirpen esta extraña sensación de extravío, pero este norte, estoy segura, no figura en el registro de sonrisas. Este norte es una gota en un papel menos blanco que la nada.

Esto es ir a los tumbos, tropezar con claroscuros.

Trataría de palparle la muerte a todo este cansancio y saber de lo que pasa al costado de mis días.
Si es que algo pasa, que alguien pasa.
Que alguien pasa y acarrea hambres de olvidar el cementerio, las rosas, las preguntas y el lugar donde nacimos.
Que alguien pasa y puede detenerse a hacer roces de crepúsculos, labios amarillos, lunas pequeñas, frustración del sol.

Esto dice: "necesito el whisky que hay en tu saliva".

El muro gris se deja acariciar dócil. Los nudillos me queman sangre, la pesadumbre de este purgatorio recorrido se desclava del paisaje y se subleva.
La pintura es una mancha.
La pintura es un fracaso.
La pintura es una vértebra extenuada.

Esto significa: "así no hay arte que aguante".

Me espera resignado, abierto a mi bautismo como una virgen lasciva.
Yo no puedo.
Ya no puedo complacerlo.
Soy indiferente a los relojes y además no puedo.
No puedo ver si alguien pasa por el costado de mis días.




archivado en: ¡feliz domingo para la juventud!
soundtrack: Arcade Fire - Wake up

6.7.07

Las 8 fenomenologías del viernes

Como Yael me involucró en su propia meméz, ahora no van los bloggers y pretenden que yo siga todas las cadenas habidas y por haber.
Esta la voy a hacer porque me lo pide Rain y porque hablar de mí misma es un tema realmente fascinante.

Lo mismo es la última vez que me involucro en este tipo de cuestiones. Lo juro por Bloomberg.

8 cosas sobre mí:

1. Soy hermosa
2. Soy buena
3. Tengo tetas grandes
4. Soy inteligente
5. Soy encantadora
6. Cocino rico
7. Soy humilde
8. No tengo novio

Como el punto 2 es verdad, no voy a meter a nadie en el brete de seguir con esto. Igual el mundo transcurrirá por sus cauces normales, nada será mejor ni peor, ningún nuevo cataclismo se cernirá sobre la humanidad en los próximos días y salió el sol. ¿Vieron?

archivado en: la satisfacción del deber cumplido y tirá la cadena

4.7.07

Insurrección del sueño

La noche secuestra vapores que brotan de alguna alcantarilla. Espero llegadas en algún muelle del sur, pero sólo vienen sombras que se dirigen a mi cuello, quieren apretar el hilo de vida que queda entre el sueño y la vigilia, ese desdibujado sitio en que el contacto con la tierra va perdiéndose y entonces sólo hay trenes que circulan por entre vías de neuronas y surcos cerebrales.
Se disparara la adrenalina, la frecuencia cardíaca se arritmia, la respiración desfallece, la presión ocular palpita frenética, el sudor inunda las sábanas, la ansiedad y el recelo.

El vértigo es aterrador en este instante.

Trago saliva. No puedo serle indiferente a esa contracción en el estómago que me dobla y le baja los brazos a toda integridad.
Hay unos ojos inyectados en sangre. Ojos caníbales, sagaces, que se sujetan detrás de las cortinas, esperando el instante preciso de cubrirme con su secreción ácida y quemar mi piel desabrigada.

El paisaje es desmedido, la niebla que habita en las estaciones se espesa a medida que el fantasma del desorden opaca la visión, la cubre hasta crecerle cegueras al gemido enjaulado en el tiempo.

Orfeo es ahora un marica en un baño de Constitución. Lo veo en su indefensa promiscuidad, lo veo en su desesperada mendicidad de amor.
Orfeo me suplica, me promete, es tan turbador su desamparo. Como una viuda, como un desengaño, como un hospital de enfermos terminales.
Junto a él hay un mapa y un puñal. Tengo las coordenadas exactas para no encontrarlo, tengo el filo que adormecerá la herida. Xilocaína del presente y de la espera.

Entre los primeros tragos del amanecer intento limarme el tabique a martillazos y, como si se tratase de un rito de iniciación, ofrecer algo más de lo tengo: intentos disfrazados de heroicos actos de locura.
El teléfono no suena, los milagros no se amistan con la confianza, los milagros no hacen gestos, los milagros son un anti inflamatorio, un anti depresivo, una sonrisa falsa que te venden bajo juramento de adicción perpetua y archivada.

La mañana me taladra el hipotálamo, me convierte en un pez agonizando entre redes de tormenta.

----------------------------------------------------------

Un estudio científico afirma que películas como "La Cenicienta" y "La dama y el vagabundo" incluyeron personajes que sufrían alteraciones del sueño cuando esos trastornos aún no habían sido detallados por la medicina. El informe será publicado este mes en la revista especializada Sleep Medicine

Disney y los trastornos del sueño

archivado en: reciclaje de cachos y cuentos de hadas

3.7.07

Twitter II

Compulsión nunca me abandones
si te siento es que estoy vivo
aunque vivo como un muerto
Vox Dei

1. Un ser inescrupuloso me dejó sin telefonía móvil. Así que no gasten mensajes al cuete. Algún día no muy lejano enviaré un nuevo número para agendar.

2. Ya se qué quiero para mi vida: volver a viajar mucho como cuando era una señora, pero sin serlo.

3. Pasen y vean qué linda quedó la casita yegual. Con este enorme esfuerzo de producción cumplimos por varios meses. Ni se les ocurra pensar que vamos a escribir algo nuevo.

4. Mi radio no sintoniza más que radio aspen. Yo pensé que no existía más y esta mañana me desperté rara. Era por la radio.

5. Una cosa que envidio es a la gente que prepara "su tesis". Por eso las ayudo en lo que puedo, porque me gustaría estar preparando "mi tesis". Gracias a mi envidia estoy releyendo cosas de filosofía. No entiendo todo, pero me doy una idea. Y está bueno.

6: Declaración de principios: los memes me parecen una pelotudez. De ninguna manera participaré de algo así.

7. Estoy preparándome para el segundo viaje de sanación y conocimiento, esta semana, ni chancho ni orégano.

8. Este post será lo que podría llamarse un post dinámico. No me cambies de canal. O sí, hacé lo que quieras, pero después no te quejes.

Apdeit 08:44 hs.
¿Te acordás cuando creíamos que la poesía era un arma cargada de futuro?

Apdeit 09:02 hs.
Érase una vez un lobito bueno
al que maltrataban todos los corderos
Y había también un príncipe malo
una bruja hermosa y un pirata honrado...

Apdeit 09:22 hs.
Hace una semana que tengo que comprar una esponjita para la cocina. Y también lavandina. Pero no me decido.

Apdeit 09:43 hs.
Z. acaba de comerse un blister de tafiroles. Si sobrevive, al menos sé que no va a resfriarse.

Apdeit 09:52 hs.
Como tú, guijarro humilde, como tú...

Apdeit 10:15 hs.
¡Ojo! No es que quiera llamar la atención. No, no, para nada.

Apdeit 10:47 hs.
Massive Attack Tricky Portishead. Linda gente esta, che.

Apdeit 11:21 hs.
-Con un compacto y divertido diseño, juegos, luz linterna incorporada y carcasas intercambiables, el Nokia 1100 es un excelente teléfono celular para principiantes. Fácil de usar, el 1100 es un gran compañero, y es el perfecto complemento para servicios prepagos.
- La idea de tener un gran compañero me seduce, pero si me vas a tratar de principiante, empezamos mal, querido.

Apdeit 11:43 hs


Apdeit 12:05


Apdeit 12:58
Pensé que era una miguita de chocolate pero no, no era. Y acabo de comerme un cachito de sahumerio.
No es feo.

Apdeit 13:35
Ensalada con lechuga, tomate, zanahoria, rúcula, repollo blanco, repollo morado, cebolla, manzana, albahaca y queso. Una porquería, la verdá.

Apdeit 14:25 hs.
Tengo que decirlo. El pelotazo que me tiró Yael no puede ser considerado una meméz común y corriente, así que yo lo voy a atajar. Espero haber salvado mi buen nombre con esta aclaración.

Apdeit 14:56 hs.
Mirame, mirame, mirame, mirame, mirame, mirame, mirame, mirame, mirame...

Apdeit 15:27
Me dicen que si no cumplo con la meméz, una maldición inconmensurablemente espeluznante caerá sobre mi integridad física y moral así que, el segundo párrafo de la página 139 del libro que estoy leyendo dice:

Me acaricié el cuello dolorido y me senté en el sillón tratando de no tener en cuenta el collar ortopédico que estaba sobre el escritorio. Aún tenía el gusto del beso de Paula en los labios, el aroma a carmín y perfume norteamericano. Pero sabía que el mensaje transmitido no era pasión. Los dedos en mi cuello habían sido un recordatorio, inscripto en el teclado de mis moretones, de que necesitaba encontrar nuevas pistas en la senda que llevaba al asesino de los Hollinger.

J. G. Ballard. _Noches de cocaína_. Minotauro, Barcelona, 1997.

Y les tiro la pelota a Irene Purpurina y Cholito

Apdeit 15:45 hs


Apdeit 16:02 hs


Apdeit 16:24 hs.
Crítica literaria de la novela Nana, de Chuck Palahniuk

No me gustó.


Apdeit 16:43 hs.


Apdeit 17:01 hs.


Apdeit 17:17 hs.
Por tí contaría la arena del mar
Pero si llueve no te voy a buscar


Apdeit 17:27 hs.
¿No era que nos íbamos a curar?

Apdeit 17:52 hs.
Hay dos bandos:
1. Los que me adoran.
2. Los que no me conocen.

Apdeit 18:00 hs.
The service is not available. Please try again later.


Apdeit 18:19 hs.



Apdeit 19:27 hs.


Apdeit 19:49 hs.
Golden Slumbers. Quiero una versión que me mate y que no sea de los beatles.


Apdeit 20:08 hs.
Abbey Road, sin ninguna duda.


Apdeit 20:21 hs.
Lo usual
Estamos casi siempre a un milímetro —y el casi equivale a veces a kilómetros—, otras a mi espalda contra vos, pegada a vos. Tus piernas temblando y no por contacto sino por inestables y nerviosas.
Lo típico
Tenemos el amor atravesando la tráquea, el estómago, las ganas de acortar, romper todos los metros y ser tan poco serios como para no decirnos , y vernos con ojos recién abiertos, con bocas de estreno.
Lo predecible.
Nos pierde el exceso de ternura, pero no lo suficiente, masticamos todo cincuenta veces y seguimos esperando.


Apdeit 20:53 hs.



Apdeit 21:15 hs.



Apdeit 21:49 hs.
¡El artículo que estás siguiendo está por finalizar!


Apdeit 22:23 hs.
Ben Folds.
Puede ser.



Apdeit 22:54 hs.
Los minutos se hacen eternos hasta la hora de los abrazos.


Apdeit 23:13 hs.
Mi contestador automático no quiere hablarme y mi novio fue al baño a suicidarse.


Apdeit 23:20 hs
Esto empezó con Paco Ibáñez y terminará con Guns & Roses.
Y no es nada. Soy capaz de cosas peores.


Apdeit 23:43 hs.
Acabo de sufrir una enorme decepción. Pero no dejaré que la pesadumbre obstaculice el arduo camino que emprendí con ilusión.


Apdeit 24:00 hs.
Pese al mal comportamiento de Haloscán, estuvo lindo. Agradezco el apoyo moral, los gestos de aliento y las demostraciones de afecto que he recibido a lo largo de esta interminable maratón.
De todas maneras juro que no volverá a repetirse.

Don't you cry tonight
I still love you baby
Don't you cry tonight
Don't you cry tonight


(aplausos)

archivado en: deportes extremos, alpedismo y arte conceptual para toda la familia