29.3.03

Yo también quiero bombardear algo

Lo dije. Dije que sería un día multipost. Sé que hay gente cuerda/loca que publica todos los días algo y lo mete en sitios como éste.
Yo tengo días multipost y terminando éste, disfrutando del insomnio, conmigo ahora Pavement.
Estoy pisando una línea que se aferra a una esperanza en no sé que cosa.
Cuando sea grande voy a comprarme un avión.
Y tal vez un par de misiles.
Cuando sea grande voy a casarme con Stephen Malkmus y llevarlo en mi avión a mi conquista del mundo.
Días de radio

El miércoles me puse melancólica y comencé a hacer un recuento de las cosas que extraño de él. A madrugada del sábado, descubro con pasmosa frialdad que lo único que extraño de nuestra habitación es el radiodespertador con el que amanecía, que extraño las mañanas con Lalo Mir, o con Lanata cuando no era tan gordo, o Aliberti cuando era zurdo y yo le creía.
Hay montones de canciones que llevo grabadas y convertían, el transe de madrugar, en algo mucho más dulce.
Descubro con bastante pena que lo que extraño de él, no tiene nada que ver con él.

28.3.03

Yo voy

EL CABARET DEL FRACASO
Sábado 29 de marzo a las 23 horas
Teatro Colonial, Paseo COLON 413,


Tel 4342-7958

Un show de Sergio Pángaro con invitados muy especiales
Idea: pángaro-sato-prior
Entrada: un alimento no perecedero.

Un homenaje al mundo onírico y oscuro de la noche. Invocamos un cabaret porteño, con algo de circo criollo, que refleje con sus rojas luces mortecinas el estado de putrefacción y disolución de un tiempo sin discurso. Glorificamos el abucheo, la dignidad ante la andanada de tomates, la purificación por la incomprensión.


Hecho con subsidio de los proyectos compartidos del Proyecto Venus


Oh, my darling, clean to me


¿Cómo podrá terminar un viernes, cuya mañana comenzó con 'Wild is the wind' y esa voz de Bowie taladrando las paredes craneales?

Me temo que la cosa viene multipost.
Intensificando Sensaciones Pedorras

Conozco un grillo que cree ser un alacrán. El grillo todos los martes se mira en el espejo de un charquito llovido el día anterior y cree que ese bicho que tiene enfrente es lo más hermoso que ha visto en su vida. Está perdidamente enamorado de esa imágen y se desespera pensando que nunca podrá alcanzar ese amor, ya que él es un alacran y al que ama es a un grillo.

Conozco muchas gentes que creen estar enamoradas de una imágen en un charco llovido el día anterior.
Recuerdos del futuro

Volver a escuchar la voz de Menem y que nos resulte familiar.

26.3.03

Prosa política

Pobre patria perdida. Pasó por pactos, proclamas, premisas parciales, presidentes pusilánimes, pueblo palpitante pidiendo pan, peces, poseer parcelas propias, pensiones plenas; pertrechados pregonaron penas, permutando paz por pesadillas.
Pendejos peronistas perdieron posibilidades para parir proyectos políticos plausibles.Pocos pudieron persistir, pues principalmente perecieron por patadas, plomos, penitencias, picanas prepotentes, pistolas policiales, prisiones perpetuas , proscripciones.
Pobre país postrado por privaciones premeditadas, poca presteza, patrañas pérfidas, planes patéticos; patrones poderosos, prósperos, pautando paupérrimos peculios para peones pacientes.
Privilegios para pocos.
Plazas para pálidos pañuelos perseveraron, pararon prejuicios, portando pancartas perfumadas por palabras precisas, por propuestas pacíficas, populares.
Pero perspicaces políticos, pudrieron planes ponderables, prometiendo panaceas, permitieron parlamentos prostituídos, pisotearon plataformas. Putos pedantes, perversos, perduran participando periodistas pestilentes, pasquines parciales, panfletos partidarios, podredumbre ponzoñosa.
Pobre pueblo provinciano. Petitorios, piquetes, peleas pacifistas. Porfiando primeros papeles, preguntan por Perón.
Perón partió para ponerse pedestales. Perón pudo, pero palmó.

No exponer a temperatura mayor de 50ºC

En los momentos esos en que sentís que la cabeza se vuelve convexa y contiene dentro una colección de destornilladores made in Hong Kong, lo mejor que podés hacer es intentar la menor cantidad de papelones posibles, es decir, que nadie te vea el código de barra.
Escondete, si es que podés en algún galpón lleno de materiales de construcción o de cosas que no se usan, jamás en el nuevo cubrecama que compraste en el Carrefour, nunca en el OralB celestito que te toca, porque ese es el puto que te avisa cuando lo tenés que cambiar.

25.3.03



Resulta que hay un sitio muy bonito llamado El Centro del Laberinto.
Una de sus secciones es una colección de "Miniaturas" y en la nueva edición han publicado una de estas Resacas, acompañada de algunos de esos pensamientos geniales que andan dando vueltas por el mundillo weblog. Entre ellos, uno de "el chico del Clío azul, otra matrícula"
Gracias, entonces a Miguel Esquirol, quién me ha alegrado esta mañana, mira tú por dónde.

24.3.03

Uno nunca sabe

Al muchacho del Clío azul patente ABL716 que me crucé esta mañana en la esquina de Gaboto y Ocampo y me miró y lo miré y nos miramos.
Quería decirle que me enamoré perdidamente y de ahora en más, sin él, mi vida será un martirio.

21.3.03

Omni Totem

Necesito un monolito de tres metros de altura y cuatro caras que observen a un millón de gentes que anden pululando por la feria del libro.
No me interesa vender mi libro. Sólo quiero un Omni Totem cariñoso que me acompañe en la salud y la enfermedad, que me brinde la contención necesaria en días y noches de cultura aceitosa por doquier.
Necesito un monolito que me ame de verdad, sin pedirme a cambio 220 patacones. Ofrezco fidelidad y reserva absoluta.
Donaciones al 0800-TOTEM.
Disculpen las molestias.
Amores cactus.

Siempre que me enamoro regalo cactus.
El último, (cactus) se llamaba Gregorio.
La mayoría de los cactus, contrariamente al amor, suelen vivir un tiempo bastante prolongado, pero el caso de Gregorio fue muy triste: su duración fue menor a una semana .
El último, (amor) aún vive, pese a las inclemencias de distinta índole.
¿Curiosidades de la fitología? ¿Mera casualidad? ¿Riego apropiado? ¡Que cosa! ¿No?

19.3.03

Aserrín, aserrán

El techo de mi habitación es de madera. A la altura de mi almohada, millones de termitas laboriosas se encargan de que, con frecuencia, amanezca con el pelo lleno de aserrín. Cada mañana imagino (o quiero imaginar) que ésto sucede por alguna razón mágica, como por ejemplo, que, mientras duermo, una suave lluvia cae para calmarme los sueños.
Siempre es preferible ésto, a pensar que, sencillamente, tengo la cabeza de aserrín.
Dat di cuestion

¿Que hacen los amantes virtuales cuando el romance termina?
¿Se devuelven los e-mails?

18.3.03

Me dicen que no se entiende nada.

Cuando era chiquita me fascinaban los lápices de cera, tanto que me los comía enteros. Después aparecieron las plastipinturitas y nada volvió a ser lo mismo.
De todos modos, jamás logré cagar en colores.
Así que no importa.

17.3.03

Finalmente esto va pareciendo un coso de verdad.
Estaba a puto del delete blog y, para variar, no sólo que no delete nada, sino que le metí las cositas estas de comentarios, no porque en realidad me interesen las opiniones sobre estos delirios, sino más bien porque todo el mundo los tiene y yo no quería ser menos.
Cuando descubra la manera de que aparezcan al final de la entrada y no arriba (como se ve ahora) y cuando comience a recibir cariñosos mensajes de mis amiguitos queridos, seré completamente feliz.
Mamá,mamá, soy famosa en el extranjero!

El primer paso era poner en favoritos aquellos sitios que visito con frecuencia. Eso sucedía con el cuadernos de pensamientos difusos e (in)conscientes de Dedeno.
Esta mañana encontré la bella sorpresa de ver linkeadas mis resacas allí.
Y pareceré medio gila, pero la verdad es que a mi esas cosas espontáneas me encantan.
Y aunque no lo parezca, no se trata de una simple devolución de favores. Simplemente éste es uno de mis weblogs preferidos.
Por eso, el necesario segundo paso: apuntarlo a mi lista de diarios nocivos para la salud.

16.3.03



Un poema, hasta ahora desconocido de Pier Paolo Pasolini, editado recientemente en una edición de su obra poetica completa, de nada menos que 10 tomos.

Fin de los años 60

Sé bien, sé bien que estoy en el fondo de la fosa;
que todo aquello que toco ya lo he tocado;
que soy prisionero de un interés indecente;
que cada convalecencia es una recaída;
que las aguas están estancadas y todo tiene sabor a viejo;
que también el humorismo forma parte del bloque inamovible;
que no hago otra cosa que reducir lo nuevo a lo antiguo;
que no intento todavía reconocer quién soy;
que he perdido hasta la antigua paciencia de orfebre;
que la vejez hace resaltar por impaciencia sólo las miserias;
que no saldré nunca de aquí por más que sonría;
que doy vueltas de un lado a otro por la tierra como una bestia enjaulada;
que de tantas cuerdas que tengo he terminado por tirar de una sola;
que me gusta embarrarme porque el barro es materia pobre y por lo tanto pura;
que adoro la luz sólo si no ofrece esperanza.




Necesito un techista premiun

Una rata que está fría y no sabe de asteriscos en acheteleme, ni de pausas.
Un tejado sin rulemanes que puedan hacerlo girar loco hasta marearse y vomitar todas las historias tejidas por ahí.

Recuerdo que me hablaron de tejados. En ése momento todo era tan especial y distinto que abrí las piernas a la vida y traté de verlos y los ví tan claramente que, cuando pude verlos bien a los ojos y con todo el reflejo amarillo, ya no estaban.

Conocí a un tipo que pasó controles de alcoholemia

Hay dos tazas de café que se enfrían esperando labios sorbedores.
Y dos o tres amores que aullan melodías que no se entienden
(y que nadie puede entender en un conjunto adonde sólo hay
unos pocos conceptos que demuestran unas cosas diferentes, tan fríamente estúpidas como la naturaleza)


13.3.03

Credo

Dios pasa demasiado tiempo viendo las kalashmiskades. Es como un gurú atrapado por las luces de "Gran hermano", olvidando que es él el gran hermano. Por eso no hace nada. No le queda tiempo, demasiado se ocupa observando y lamentando. Por eso se rasca el higo a dos manos y, de vez en cuando se toma una hesperidina y se va a dormir.
Eso es lo que dios tiene. Sabe que hay que ser mesurado cuando todo se le sale de control.
Por eso es dios. Bien merecido tiene un descanso. Ser dios cansa, te lo digo por experiencia.


12.3.03

Políticos que no existieron

Había un tipo hace mucho tiempo que tenía un lápiz rojo y creo que era cordobés. No recuerdo su nombre, pero si me acuerdo de ese lápiz rojo de campañas que se seminarizaron de tal manera que olvidarlas, siempre fue el mejor recurso.
Además, los políticos no excitan ni a dios, que bien merecido lo tendría por todo lo que ve desde arriba, el pobre.

El tul que eleganta todo

Toda creencia es de cuarta, como todo cuasimodo y toda alcantarilla. Lo mismo, 'todo' (y cuando digo 'todo', y lo entremedio comillo, digo *todo*), tiene su gracia al final de una fiesta a donde el ferné, las papas fritas y el desencanto hicieron lo suyo.

11.3.03

Apuntes desde el banner

¿Por qué limitarse a la estrechez de cuatro galerías sabiendo que existen cientos más allá?(Alber Vázquez)


Cinco ventanitas abiertas a secretos
Fondo canela, título rojo oscuro
Hormigas que salen
a buscar los confines de la tierra
Se van por cada una de las ventanas
¿Se acariciarán las hormigas
en su paso itinerante?

Entre tanto
un estrépito sordo
se descuelga en una calle que está lejos
con la lluvia durmiendo entre los pastos
Hormigas que trabajan y definen
muchos años de presencia en este mundo.
'Que todo suceda como debe suceder'
¿Sabrán las hormigas de cocinas?

Estamos en aristas que se oponen
De vez en cuando una línea se recorre
y nos encuentra conservandonos la calma
Otras los ojos (de los dos) llueven gotas tímidas.
De una ventana afloran cintas infinitas
recorridas por hormigas en acción
Y hay un cine a dónde nunca fuimos
y todavía nos espera las propinas.

Realidad insoslayable de extrañarte.
Fondo predeterminado, olor a letras,
que son tumbas para hormigas muertas,
cuando todo se inunde en la pesadilla
del silencio que destile madrugadas de no verte

Por las dudas
dibujo tres o cuatro hormigas renacidas
Les pongo colores que detengan
tu tristeza y mi cansacio
Asumo los reversos de la historia
esperando el momento se concilien
tus ganas muertas y mi casa nueva.

8.3.03

Amo a mi hijo.
Mi hijo está más loco que su madre.
Amo a mi hijo porque, entre otras cosas maravillosas que tiene, escribe cosas como éstas:

LEOPOLDO

Leopoldo era un chico con problemas:
Le gustaba ver novelas y comer pizza, mucha pizza. Era adicto a la pizza. Pero la pizza de salame no le gustaba y a la pizza de salame no le gustaba que él la comiera, asi que había una negligencia recíproca.
Fue así que un día Julian Weich le regaló una de sus bermudas:

Y la historia sigue con siete opciones:

Elisa carrió se cae del bidet
Mario Bros se pide una fugaza y no le traen
Te caes en un pozo y te lo encontras a Ricardo Darín.
Boy George te pregunta la hora.
Osvaldo Laport come queso y se tapona.
Martín Sicioli se opera la cara y se va a bañar
Mariana Faviani se tira un pedo en la Paternal


CULO

Culo, era mi perro. Sí, se llamaba Culo. Un perro que no era grandanés, era Grandinetti.
Culo fumaba pipas y jugaba al softbol, pero una tragica vida hizo que Culo abandonara el softbol y se dedicara de lleno a ser el primer perro que en vez de ladrar, comentó los partidos de Ferro.


Y la historia sigue con ocho opciones:

Osvaldo principi se come un flan
Un perro te vende una mondiola a medio comer
Entrás a una habitacion y Manuel Wirtz te canta un tema en do menor
Boy George te vuelve a preguntar la hora
Maxima Zorreguieta te prepara un sambuche y te agarra cagadera
Pelufo se autoflagela
Vas al zoologico y el bacilosaurus te pide un pucho.
El petiso de pibelandia te regala una flor.

EL PEDO DE MI ABUELA

¡Hola! Me llamo Máxima Pandulfo y tengo una abuela que siempre que yo iba a la casa ibamos a la plaza y ella era adicta al morzipan. Sí! ... al morzipan!
Un día cuando llegué tenía que ir al baño y se cago como nadie, pero al final se tiró un pedo y lo adoptó como su hijo.
Y ahora viven felices para siempre. El pedo y ella. Es el pedo de mi abuela. en la familia lo respetamos mucho.


y la historia sigue con cuatro opciones:

Pepe Eleayer se comió una pizza en Bustamante y Vergara
Susana Gimenez se come una mortadela y le agarra un bolo fecal
Marcelo Tinelli ya no quiere ir más al baño
Martín Sicioli se opera la cara y se va a bañar.


Demián Ortiz Gutierrez, argentino y sensual

.

2.3.03

Quiero hacer caca en el baño de Carlitos

El tipo decía que estaba harto de tropezarse con paraguas, que debía existir un orden preponderante, que había que reacomodar el caos y que mejor se iba a dormir temprano que mañana tenía que madrugar.
La mina decía que esa manía de concentrar saliva y tener conciencia del tragado, obedecía a problemas nerviosos ocasionados por radiación y cosas así.
Entre tanto, la vida seguía en sus cauces normales.

Albóndigas termobáricas

Nunca escupas desde la ventanilla de un ómnibus de larga distancia. Normalmente, el gargajo queda pegado en el vidrio y eso es algo desagradable a la vista de los automovilistas que viajan por la Ruta 2. Mejor escupir al cielo. Eso no falla.


Cavilaciones hipocondríacas

Se trata simplemente de ahorrarse la mayor cantidad de estupideces. El espacio no es algo infinito y dónde cabes tú, a veces no cabe, por ejemplo, un chipriota.
Llega un momento en que no queda lugar. Así es cómo surgen las ciudades periféricas. Sin embargo nadie se va de aquí.